CRONOLOGÍA

El 'independentómetro' de un mes de vértigo

Repaso de los momentos clave antes, durante y después del referéndum del 1-O

Una de las unas del 1-O.

Una de las unas del 1-O. / DANNY CAMINAL

7
Se lee en minutos
Rafa Julve
Rafa Julve

Periodista

ver +

Independentómetro. El palabro se las trae y es digno de ser empleado en un concurso de deletreo, pero servirá para resumir en estas líneas el mes de alto voltaje que ha vivido la política catalana antes, durante y después del referéndum unilateral del 1-O. Estos fueron los últimos días de aquella cosa antes llamada 'procés' y que ahora está pendiente de ser rebautizada.


6 de septiembre

El Parlament, convertido en un corral de comedias (o tragicomedias). En una maratoniana jornada que se alarga hasta las dos de la madrugada, la mayoría parlamentaria de JxSí y la CUP aprueba la ley del referéndum sin los diputados de C's, PSC y PPC en el hemiciclo. Antes de ello, la sesión sufre constantes choques e interrupciones: la oposición denuncia la vulneración del Estatut, la Constitución, el reglamento del Parlament y los dictámenes del Consell de Garanties Estatutàries y arremete contra la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, por desoír incluso a los letrados de la institución. A última hora, el Govern en pleno firma la convocatoria del referéndum del 1-O. Entre las imágenes del día, la de la diputada de Catalunya Sí que es Pot Àngels Martínez retirando las banderas de España de los escaños populares.


7 de septiembre 

Mientras el Tribunal Constitucional (TC) suspende de forma cautelar la convocatoria del referéndum unilateral al admitir a trámite los cuatro recursos presentados por el Gobierno central, en el Parlament se repite el esperpento de la jornada anterior. En esa sesión, JxSí y la CUP (también el no adscrito Germà Gordó, como el día anterior) aprueban la ley de transitoriedad, de nuevo con la bancada de C's, PSC y PPC vacía. El Govern crea además la Sindicatura Electoral que debe velar por las garantías del referéndum. Un día después, el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) admite a trámite la querella presentada por la fiscalía contra el Ejecutivo de la Generalitat por desobediencia, prevaricación y malversación. En dos días, el independentómetro roza la cúspide.


9 de septiembre

La Guardia Civil registra el semanario 'El Vallenc' de Valls en busca de material electoral del 1-O. También ha empezado el rastreo de imprentas a la caza de papeletas y las consiguientes protestas en la calle. El independentismo empieza a subir la temperatura de la calle.


11 de septiembre

Nueva (y van seis) multitudinaria manifestación independentista con motivo de la Diada. Más de un millón de personas, según la Guardia Urbana y los organizadores, reclaman la secesión en el centro de Barcelona mientras el Gobierno central da otra vuelta de tuerca a la ofensiva judicial recurriendo en el TC la ley de transitoriedad catalana. Nada nuevo para el independentómetro; ninguna tensión sobrevenida.


12 de septiembre

La maquinaria judicial sigue a todo tren. El TC suspende la ley de transitoriedad y la Fiscalía de Catalunya ordena a los Mossos d'Esquadra, la Guardia Civil y la Policía Nacional que "requisen urnas" y todo el material relacionado con el 1-O. Un día después, el fiscal general del Estado echa mercurio al independentómetro al ordenar que se cite como investigados a los alcaldes que cedan locales. El Govern hace lo propio volviendo a abrir la web oficial del referéndum clausurada por la Guardia Civil. No será la última vez.


14 de septiembre

El independentismo empieza la campaña del 'sí' (no habrá otra, al menos, oficialmente) en un acto unitario en Tarragona con el independentómetro tambaleándose ante un posible veto del mitin que finalmente no ocurre. Lo que sí ocurre es que la Generalitat anuncia que deja de enviar al Gobierno central los informes semanales de sus gastos, aunque días después volverá a hacerlo. Y lo que también pasa, un día después, es que Hacienda asume el control de las nóminas de la Generalitat. Queda suspendida de facto la autonomía financiera.


19 de septiembre

La Guardia Civil confisca 45.000 notificaciones de mesas electorales, Hacienda bloquea el presupuesto de la Generalitat y el fiscal anuncia que tomará medidas contra quienes presionen a los alcaldes que se niegan a ceder locales para el 1-O.


20 de septiembre

El preludio de la que se avecina. La Guardia Civil registra 50 sedes de la Generalitat y detiene a 14 altos cargos. Miles de personas se concentran ante los edificios registrados, especialmente frente a la Conselleria d'Economia. Se requisan 10 millones de papeletas. El independentómetro toca techo mientras el TC anula los acuerdos del Parlament que permitieron convocar el referéndum. Ah, y mientras, Interior envía tres barcos a Catalunya para los agentes de refuerzo. Piolín atraca en Barcelona.


21 de septiembre

El TC, 'on fire', multa con 12.000 euros diarios a Josep Maria Jové, secretario general de Vicepresidència, y a los cinco miembros de la Sindicatura Electoral, que poco después dejarán el cargo. La creación en el Congreso de una comisión sobre la reforma territorial a propuesta del PSOE no atempera ni mucho menos el ambiente. Sobre todo, porque el 'president' Carles Puigdemont publica la web en la que se puede consultar dónde votar el 1-O.


23 de septiembre

El Ministerio del Interior asume la coordinación de las Fuerzas de Seguridad en Catalunya. La Generalitat lo rechaza. El designado como coordinador del dispositivo será Diego Pérez de los Cobos, hermano de un expresidente del Tribunal Constitucional.


25 de septiembre

El Tribunal de Cuentas impone una fianza de 5,25 millones de euros a Artur Mas y los 'exconsellers' Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs por la organización del proceso participativo del 9-N. La fiscalía ordena a los Mossos identificar a los responsables de los centros de voto, mientras la policía autonómica alega que ya cumple con todas las órdenes y el 'major' Josep Lluís Trapero delega en su número dos para la reunión de fuerzas de seguridad. El resquemor es evidente.


26 de septiembre

Mariano Rajoy se reúne con Donald Trump en la Casa Blanca y logra que el presidente de EEUU defienda una "España unida" y califique de "tontería" la intención de independizarse. Pero ojo, también suelta el siguiente comentario: "Rajoy diría que no se va a votar, pero creo que la gente se opondrá".


27 de septiembre

Puigdemont preside la Junta de Seguridad de Catalunya, a la que asiste el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. El independentómetro ni se inmuta... por este motivo, pero sí lo hace con las manifestaciones estudiantiles a favor del 1-O y cuando la Guardia Civil interviene 1,5 millones más de papeletas y 4 millones de sobres.


29 de septiembre

Los colegios (electorales) empiezan a plantar cara ante las órdenes judiciales de vetar el 1-O. Decenas de padres, profesores y demás voluntarios 'acampan' en los centros para evitar el precinto por parte de la policía. Los Mossos se limitan a levantar acta y el 'major' Trapero emite una orden interna en que indica que no se deberá utilizar la violencia para desalojar a los electores si estos practican la "desobediencia pacífica".


1 de octubre

El independentómetro salta por los aires en el día clave. Antes de las cinco de la mañana la mayoría de colegios están repletos de gente para impedir el cierre. Poco antes de abrirse los puntos de votación, el 'conseller' Jordi Turull anuncia el "censo universal" para que se pueda votar en cualquier colegio y sin necesidad de poner la papeleta en un sobre. Ni eso ni los bloqueos del sistema informático frenan las órdenes a la Policía Nacional y la Guardia Civil, que efectúan violentas cargas contra centenares de personas: 893 heridos en total y una imagen pésima de represión que recoge toda la prensa internacional. El resultado es ya casi lo de menos (2,2 millones de votantes y el 90% de 'síes'), aunque Puigdemont se ampara en él para anunciar que sigue adelante y que se declarará la independencia. 


3 de octubre

Paro general en Catalunya como protesta por la represión policial del 1-O. Catalunya responde con multitudinarias manifestaciones en la calle. Por la noche, desde la Zarzuela, el rey Felipe VI reclama al Estado que "garantice el orden constitucional" Felipe VI  en un discurso contundente contra el independentismo que no sirve para calmar el independentómetro.


4 de octubre

Noticias relacionadas

Puigdemont responde al Rey con un "así no" y pide una "mediación" para resolver el conflicto. Insiste en la validez de los resultados del 1-O y en que seguirá la hoja de ruta fijada por la ley del referéndum, pero no menciona en ningún caso la declaración de independencia, ni siquiera la palabra 'independencia'. La Audiencia Nacional imputa al 'major' Trapero por sedición.


5 de octubre

El TC veta el pleno en que JxSí y la CUP podrían haber proclamado la independencia, aunque eso siga también en el alero. Voces del PDECat empiezan a reclamar que se enfríe la DUI. El Banc Sabadell anuncia que cambia su sede a Alicante. Hacen lo propio un buen puñado de empresas. CaixaBank (a València) y Gas Natural (Madrid) lo comunican al día siguiente.