02 jun 2020

Ir a contenido

La clave

8-M: Este domingo, en las calles

Miguel Lorenzo

8-M: Este domingo, en las calles

Carol Álvarez

La senda de los derechos de las mujeres está cimentada sobre vidas vividas en la incomprensión y mucha invisibilidad, pero que no se rindieron

Será la metodología, la rutina, la gota malaya. Llamémosle hache, pero asumamos que solo la persistencia reducirá con los años la brecha de igualdad que aún lleva a titulares una serie de situaciones que deberían avergonzarnos como sociedad. 

La senda de los derechos de las mujeres está cimentada sobre vidas vividas en la incomprensión y mucha invisibilidad, pero que no se rindieron: las luchas de pioneras en la reivindicación de la mujer fueron semillas. No todas crecieron, y algunas lo hicieron a destiempo, pero fueron suficientes para que su ejemplo haya fructificado: De Clara Campoamor y su lucha por el voto a la legión de abogadas feministas que empujaron las causas judiciales por violencia machista cuando aún no sabíamos ni cómo llamar a ese tanto maltratar a las mujeres. Los juzgados de violencia de género ya forman parte de nuestra cartera de instituciones. Que existan es un hecho agridulde: demuestran que hacen falta. Pero aún más significativo es que se haya hecho visible el problema, porque solo cuando se expone a la luz, como si fuera una herida, puede empezarse a curar. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Exponerse como ha hecho estos días en que rebrota el movimiento feminista por el 8-M, la ingeniera aeronáutica María de Soria-Santacruz, que relató a EL PERIÓDICO sus miedos e inseguridades al asumir su puesto en el MIT y cómo los superó. El síndrome del impostor es especialmente agudo en las mujeres, que se ponen techos de cristal que limitan sus capacidades al atribuir a la suerte sus logros y desmerezarse por sistema en una carrera profesional. También se han expuesto un puñado de mujeres influyentes en el reportaje multimedia de este diario que da voz a sus vivencias más íntimas como mujeres que se han abierto paso casi de forma disruptiva en el sistema. ¿Quién no ha tenido miedo por la noche al volver sola a casa? 

El último ranking que evalúa a los países ante sus políticas contra el techo de cristal que elabora The economist sitúa a España en el puesto número 14, un poco por encima de la media, y está liderado por Islandia. El 8-M islandés bien podría ser su 24 de octubre, fecha en la que hace más de 40 años las mujeres se plantaron y salieron a manifestarse para reivindicar sus derechos paralizando el país. 

Este 8 de marzo, sigamos contando lo que pasa, lo que nos pasa. Este domingo, en las calles.