Giro en la investigación

El juez acusa al primer ministro libanés de "negligencia" en la explosión en Beirut

El tribunal imputa a Hasán Diab y tres exministros por la deflagración que causó 200 muertes y 6.000 heridos en el puerto

El primer ministro libanés en funciones,  Hassan Diab, en una fotografía del pasado mes de enero.

El primer ministro libanés en funciones, Hassan Diab, en una fotografía del pasado mes de enero. / EFE / WAEL HAMZEH

Se lee en minutos

Cuatro meses después de la explosión del puerto de Beirut, que causó la muerte de más de 200 personas e hirió a otras 6.000, la investigación salpica a altos cargos de la política libanesa. El juez encargado del caso ha acusado al actual primer ministro en funciones, Hasán Diab, y a tres exministros de negligencia. Aunque hasta ahora solo se había interrogado a personas en calidad de testigos, la decisión ha generado polémica ya que muchos nombres relevantes de la clase política libanesa también reconocieron conocer la existencia del material explosivo en el puerto. Diab y el exministro de Finanzas, Ali Hasán Khalil, y los dos exministros de Asuntos Públicos, Ghazi Zeiter y Youssef Fenianos, serán interrogados la próxima semana. 

“La justicia no se basa en un doble rasero, y las familias de las víctimas de la explosión portuaria tienen el derecho a conocer la verdad y responsabilizar a los implicados en el crimen”, ha tuiteado este jueves el exprimer ministro Najib Mikati. Diab llegó al poder a principios de este año tras la renuncia forzada de Saad Hariri por las protestas iniciadas en octubre y desde un principio fue visto como un externo al 'establishmen't político. Por ello, muchos le ven como la cabeza de turco de los señores de la guerra que ocupan el poder en el Líbano. 

El primer ministro en funciones ha declarado que tiene la conciencia tranquila y confía en que “sus manos están limpias” y que manejó “el informe sobre la explosión del puerto de Beirut de una manera responsable y transparente”. Diab no ha dejado claro si acudirá al interrogatorio la próxima semana, tras acusar al juez Fadi Sawan de violar la Constitución. Según su oficina, el primer ministro “ya ha dicho lo que tenía que decir sobre el caso y punto”. Muchos ven este gesto como un teatro de cara a la galería ya que los cuatro acusados gozan de inmunidad política. 

Diab, Khalil, Zeiter y Fenianos son los cargos más altos acusados hasta ahora, pese a que hay otros implicados que conocían de la existencia de los 2.750 toneladas de nitratos de amonio almacenadas sin las medidas de seguridad adecuadas desde el 2013. “¿Cómo puede ser esta fiscalía tan selectiva e ignorar que el presidente de la República [Michel Aoun] dijo que había leído informes que advertían de la presencia de materiales peligrosos en el puerto?”, ha denunciado Mikati. Alrededor de 30 funcionarios de seguridad, puertos y aduanas han sido detenidos hasta ahora. 

Inestabilidad política

Varios documentos publicados tras la explosión demuestran que durante como mínimo una decena de veces en los últimos seis años, las autoridades judiciales, militares, de aduanas y de agencias de seguridad habían alarmado a los líderes políticos de la peligrosidad de estos materiales. En los últimos seis años, ha habido cuatros primeros ministros –Najib Mikati, Tammam Salam, Saad Hariri y Hasán Diab– y es sorprendente que solo Diab, el outsider de la clase política libanesa, haya sido acusado. 

Te puede interesar

Una semana después de la tragedia, el actual mandatario renunció al cargo pero la imposibilidad de formar gobierno le ha forzado a actuar en funciones desde entonces, hace cuatro meses. Ahora, vuelve a ser Saad Hariri quién está a la espera de asumir el cargo de primer ministro mientras intenta formar un gabinete de acuerdo a la iniciativa francesa, pese a que el movimiento social de las calles le echara hace un año. La justicia en el Líbano se reparte en los despachos, no en las plazas.