Ir a contenido

REHABILITACIÓN HISTÓRICA

Nostálgicos de Stalin en Siberia

La ciudad rusa de Novosibirsk inaugura en la sede del Partido Comunista un busto en honor a la controvertida figura del dictador

Marc Marginedas

Una anciana sostiene un retrato de Stalin en las celebraciones del Día de la Victoria en Sebastopol. 

Una anciana sostiene un retrato de Stalin en las celebraciones del Día de la Victoria en Sebastopol.  / AFP

Junto a un muro de ladrillo amarillo. En el patio de la sede local del Partido Comunista, donde no estará a la vista de todos pero permanecerá protegido de eventuales ataques vandálicos. Anatoli Lokot, el alcalde comunista de Novosibirsk, capital de Siberia y tercera ciudad de Rusia, ha aprovechado la festividad del Día de la Victoria (el 9 de mayo) para desvelar un imponente busto de Josif Vissiariónovich Stalin, el longevo dictador georgiano de la primera mitad del pasado siglo y responsable último de las represiones y las deportaciones de millones de ciudadanos que tuvieron lugar durante su mandato en la Unión Soviética

Con un cierto tono de revancha ante las fuerzas liberales, a quienes los comunistas culpan de la desintegración de la URSS a finales de los años 80 y principios de los 90, Lokot ha saludado la inauguración de un monumento en honor al "generalísimo de la Gran Victoria", en referencia al triunfo del país frente a la Alemania nazi durante la segunda guerra mundial. "No permitiremos a los así denominados liberales que manipulen nuestra historia", ha manifestado en tono firme.

Bajo el mandato de Vladímir Putin, la figura del dictador soviético, completamente denostada durante la perestroika y los primeros años de la Rusia independiente, ha sido parcialmente rehabilitada, bajo la tesis de que afrontó durante sus años en el poder circunstancias excepcionales, como la contienda mundial. Hasta tal punto Stalin está siendo revalorizado en la Rusia actual que recientemente salieron a la luz los datos de una encuesta que reflejaba unas cifras de aprobación récord, de alrededor del 70%. Toda esta narrativa positiva y disculpatoria fue asumida por completo por los promotores de la iniciativa y los asistentes al acto de Novosibirsk

"Servicios indisputables"

"Considerando los servicios indisputables llevados a cabo por Stalin para lograr la victoria en la Gran Guerra Patria... pedimos que se restaure la justicia histórica", había declarado en noviembre Alekséi Denisyuk, impulsor del monumento y de la campaña de donaciones, a la emisora Radio Svoboda.

El jueves, entre los dos centenares de personas que formaban el público allí congregado, muchos de ellos ataviados con uniformes militares de la época, repitieron al unísono estos argumentos: las represiones fueron "necesarias porque nuestro país tenía entonces muchos enemigos", según informa la misma emisora.

El monumento ha contado con una fuerte oposición. Más de 11.500 personas han firmado una petición en contra en la web Change.org en la que sostienen que el busto "provocará una ola de tensión y resistencia innecesaria" en la sociedad. Timur Khanov, un activista por los derechos civiles, ha calificado la obra de "vengüenza" para la ciudad. "Considero a Stalin un criminal responable de la muerte de millones de personas", ha manifestado durante el acto.

La elección del lugar se debe, según se han encargado de subrayar el presidente del Consejo de Artistas de Novosibirsk, Aleksándr Lozhkin, en la necesidad de que el busto no esté a la vista de todos, dado que muchos ciudadanos lo consideran un dictador asesino. 

Temas: Rusia