29 oct 2020

Ir a contenido

Apenas tres veranos separan la Barcelona con pancartas proclamando «turistas go home» (iros a vuestra casa)  en pleno centro, de la Barcelona que esta semana fue escenario de un capítulo (de autobombo) del programa 'Masterchef' con presencia activa de la alcaldesa Ada Colau. O de la que está a punto de lanzar una intensa campaña de promoción para recuperar un turismo español que compense al internacional que este año apenas viajará. La bofetada de realidad, al pasar la ciudad de la masificación en algunos puntos a casi la deserción, ha evidenciado la importancia vital del turismo (acaso excesiva) en la economía local. Por eso, este verano con apenas un 20% de hoteles abiertos y en baja ocupación, con un desplome de facturación de hasta la mitad en los comercios y restaurantes más céntricos, y miles de empleos en jaque (la mitad de los trabajadores del turismo siguen en ERTE) , pondrá a prueba la capacidad de remontada local.

De cómo transcurran los próximos meses y el arranque del otoño dependerá un segundo semestre que la patronal Foment Comerç vaticina de posiblemente «devastador» en cifras. Se basan en que algunos barrios, como el Born, presentan ya una cuarta parte de establecimientos cerrados, como confirman en Born Comerç. Pero son muchos los establecimientos que han abierto para eliminar estocs durante las rebajas y posiblemente no continúen en otoño.

Turismo sin colas

Natàlia Farré / Olga Pereda / Julia Camacho / Nacho Herrero 0 Comentarios

La pandemia y la ausencia de visitantes ha transformado a Barcelona, Madrid, Sevilla y València, cuyos cascos históricos son ahora silenciosos desiertos