01 dic 2020

Ir a contenido

campaña

Barcelona se promociona protagonizando un capítulo de 'Masterchef'

La grabación centrada en la Boqueria y la Rambla, con participación de Colau, alentará la reconquista del turismo español por vía de la gastronomía

Patricia Castán

En la Boquería, de izquierda a derecha, la concejala de Comercio, Montse Ballarín; la presentadora Samantha Vallejo-Nájera; la directora de Turismo de Barcelona, Marián Muro; el chef y presentador Jordi Cruz; el teniente de alcalde Jaume Collboni; la alcaldesa Ada Colau; el presidente de Turismo de Barcelona, Eduard Torres; y el también chef y presentador, Pepe Rodríguez. 

En la Boquería, de izquierda a derecha, la concejala de Comercio, Montse Ballarín; la presentadora Samantha Vallejo-Nájera; la directora de Turismo de Barcelona, Marián Muro; el chef y presentador Jordi Cruz; el teniente de alcalde Jaume Collboni; la alcaldesa Ada Colau; el presidente de Turismo de Barcelona, Eduard Torres; y el también chef y presentador, Pepe Rodríguez.  / MARTÍ FRADERA

La escena hubiera sido inverósimil el pasado verano. O en cualquier otro momento. Pero la pandemia del covid-19 también ha hecho historia en Barcelona al haber vaciado la Rambla de turistas durante meses. Hasta el punto de que la alcaldesa Ada Colau haya aceptado convertirla hoy miércoles en un plató de 'Masterchef Celebrity' en pleno verano para tratar de devolverle algo de pulso. 

Desde el inicio de su mandato, el ayuntamiento ha mostrado notable alergia a promocionar el turismo en la capital catalana con el argumento de frenar la evidente masificación. Pero los efectos colaterales del confinamiento han dejado seca de visitantes a una ciudad con el 14% de sus empleos en el sector turístico, que supone el 12% del PIB directo y casi el 16% sumando el indirecto. Así que ha sabiendas de que cualquier extremo es igual de malo, el consistorio sintoniza ahora con el reto de recuperar viajeros, pero con el estímulo añadido de captar al ansiado turista de calidad, que viene a ser algo así el que se interesa por la cultura y valores locales: de la arquitectura a la buena mesa, por ejemplo.  El programa «visibiliza que Barcelona es ciudad de gastronomía», en especial al hilo de la capitalidad de la Alimentación Sostenible en el 2021, terció Colau.

La alcaldesa, que ha asumido la urgencia de recuperar visitantes, posó con el chef y presentador Jordi Cruz en el rodaje

El consorcio Turismo de Barcelona, que la semana pasada presentó su batería de 44 acciones para tratar de remontar el vuelo, tuvo la reciente ocurrencia (hace apenas unas semanas) de facilitar al máximo que Barcelona se convirtiera en plató de 'Masterchef' de cara al turismo de proximidad. Y los productores del exitoso programa de TV-1, con más de 3,5 millones de espectadores de media en España y otros países, no han dudado en aterrizar en la ciudad, por la que desde hace tiempo se interesaban, hasta ahora sin éxito.  

Alfombra roja, pues, para  un equipo de 65 personas entre rodaje y concursantes –con famosos tan variopintos como Celia Villalobos, Ainhoa Arteta o 'La Terremoto de Alcorcón'–, alojados en 13 hoteles, con facilidades en restaurantes y transporte durante dos días, y la implicación total del sector privado, que se juega mucho en la remontada local.

La directora del consorcio, Marian Muro, ve en la nueva coyuntura una oportunidad de volver a promocionar la ciudad «ofreciendo un relato» del destino que se quiere ser, en lugar de dejar que el turismo funcione a lo bruto.  O sea, de filtrar. Una idea compartida por Jaume Collboni, teniente de alcalde de Promoción Económica, entregado a esa repesca del turismo español que ahora se perfila como estratégico, en tiempos en que los extranjeros temen viajar. 

Confidencial

La confidencialidad (el programa se emitirá en otoño) no permite la crítica gastronómica. Aunque los platos fueron lo de menos. Lo de más fue una Rambla casi desierta, con un 40% de comercios cerrados, sin apenas público para un ágape tan mediático y con más de cien comensales, que antaño habría sido difícil de encajar. Ejerció de bisagra Fermín Villar (Amics de la Rambla) incluso insuflando camareros del aula de Hostelería del Casal del Infants del Raval.

Con mucha menor afluencia de lo común por obra de la pandemia, el chef y copresentador Jordi Cruz (profeta en su tierra con tres estrellas Michelin en Àbac) pudo pasearse horas antes entre autoridades locales por la Boqueria, donde los concursantes hicieron la compra de lo que cocinarían, siguiendo el menú de otro restaurante laureado.

Y es que Barcelona suma 31 estrellas Michelin en 22 restaurantes, enfatizó, todo un filón a explotar para un destino sabroso donde el visitante se deja una media de 36 euros diarios.

La insólita grabación de exteriores icónicos, sin mogollones ni apenas visitantes estará llamada también a dejar huella en el archivo barcelonés.