El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

El (mal) estilo de los políticos españoles

REUTERS

El debate electoral en TVE, con los cuatro candidatos.

Julián Arroyo PomedaMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 20 de mayo del 2019 - 06:30 h

Los elegidos por el pueblo representan a los ciudadanos en la casa de la democracia, el Parlamento o el Senado. Qué menos que mostrar ejemplaridad y defender los intereses de sus votantes. No es esta la regla. Lo que se lleva es la confrontación, el insulto, las interrupciones constantes y el menosprecio del adversario político.

A finales de abril vimos en televisión los debates a cuatro y a los políticos despedazándose entre sí: "no mienta", "no se ponga nervioso", "yo no he dicho eso", "déjeme terminar", "no me interrumpa". Así el sentido de Estado brilla por su ausencia, se nota el bajo nivel y a muchos les horroriza que nos vayan a gobernar estas personas.

En legislaturas anteriores cada cual echaba el resto por conseguir titulares. Ante la inmersión lingüística en Catalunya, un político dijo que es como dejar que los pederastas campen a sus anchas. Otro llamó "mariposón" al presidente del gobierno de entonces. Se dijo que el presidente Zapatero fue lo peor que le ha ocurrido a la democracia española después de Tejero, así como que Santamaría era una monja novata. Un ex presidente de Comunidad Autónoma estableció que Hitler y Mussolini destruyeron el sistema desde dentro y que esta clase de golpismo también lo practicaba el presidente de la Generalitat. Un ministro del gobierno afirmó que el aborto y ETA tenían algo que ver. Otra ministra dijo ante un escrache que el último acoso conocido es el de la Alemania nazi. Y un periodista afirmó que de tener una escopeta recortada dispararía contra algunos miembros de Podemos, o que "el bebé de Bescansa debe estar en algún contenedor".

Antes tampoco se mordían la lengua los políticos, pero lo hacían con más clase, como Gil Robles cuando, al lanzarle que todavía llevaba calzoncillos de seda, contestó: "No sabía que la esposa de su señoría fuese tan indiscreta". Qué distinto a cuando una diputada abronca ahora a Rufián con "no me guiñes el ojo, imbécil". O un ministro del último gobierno al mismo diputado, diciéndole que en el hemiciclo esparce "esa mezcla de serrín y estiércol que es lo único que usted es capaz de producir".

En el último debate de los aspirantes al ayuntamiento de Madrid, uno acusó a la alcaldesa de la suciedad y abandono de la ciudad y de que no apueste por la cultura. Carmena contestó defendiendo la cultura y el aumento del turismo que llega a la capital, pero el anterior le interrumpió que eso sucedía "a pesar de". "Perdona, no me interrumpas", le pidió Carmena, pero seguía haciéndolo. Y el otro: "Si, sí, pero es a pesar del ayuntamiento". Ni cortesía, ni educación, ni respeto, solo hay que destrozar al otro.

Esto se ve en televisión. No hace mucho había una cadena basura por antonomasia, pero ahora ya lo hacen casi todas hasta producir asco oírlas. Así se habla también en los centros de enseñanza, en titulares de periódicos, en bares y cafeterías, y entre la gente normal. ¿Hasta dónde vamos a llegar en enfrentamientos, bajo nivel y encuentros broncos de la peor baba posible?

Participaciones de los lectores

2,5 milions de persones afectades pel judici: Ho tornarem a fer!

Àngel Comas Salou

No sóc jurista, però com individu afectat, com altres dos milions i mig de persones, he seguit tot el que he pogut les sessions de... Seguir leyendo

No publicar - Donar o contribuir: igualdad y equidad para todos los ciudadanos

Iris Miquel A Coruña

Leí que Amancio Ortega, propietario de Inditex, hará una donación de material para tratar el cáncer. No me parece lo... Seguir leyendo

La mala organización del concierto de Ed Sheeran

Gisela Nicolás Sánchez Cerdanyola del Vallès

El viernes 7 de junio acudí al que fuese el concierto más esperado del año en Barcelona. Nueve meses habían pasado desde que compré mis entradas: el mismo tiempo que... Seguir leyendo

La rueda de consultas del Rey: No en mi nombre, señora Borràs

Demetrio Acebo Barcelona

En la rueda de consultas del Jefe del Estado, el día en que se personó Laura Borràs como representante de su partido, y a la salida de la ... Seguir leyendo

Cada vez menos medicación: la presunta tendencia de los profesionales jóvenes

Enric Torras Barcelona

El tema es motivado porque cada vez que se nos cambia el médico de cabecera en el CAP de Ramon Turró, en Barcelona, ... Seguir leyendo

¿Catalanes pacíficos y españoles violentos?

Francisco Martín Álvarez Barcelona

El señor Cuixart afirmó, seguro que apoyándose en las muchas y sólidas investigaciones científicas que deben ex... Seguir leyendo

El mundo cinematográfico: una forma de aprender moda

Cristina Alcón Jiménez Viladecans

Hace unas semanas se estrenó la serie Alta mar, la nueva propuesta española de Netflix. Esta serie está ambientada en la sociedad española... Seguir leyendo

La bondad entraña riesgos

Alejandro Prieto Gijón

En la época que los niños pasábamos la mayor parte del tiempo libre explorando el entorno y jugando en la calle, en el caso de apretar la sed&#... Seguir leyendo

Por un futuro sin humos: enfrentémonos sinceramente al problema

Emiliano del Pozo Sant Andreu de la Barca

Hace unos días me topé con un artículo que habla de un futuro sin humos. Me han llamado la atención esos más de 7 millones de muer... Seguir leyendo