26 nov 2020

Ir a contenido

Hacia dónde nos dirigimos

Jose Antonio Núñez

Confinamiento en La Mina.

Confinamiento en La Mina. / FERRAN NADEU

Cada día me invaden millones de cuestiones sobre este mundo nuestro, un mundo en el cual el dinero ha pasado a formar parte de la naturaleza humana. Un elemento indiscutible, imprescindible. Fruto de la naturaleza. El dinero, y cómo no, las fronteras. Esas lineas imaginarias que fomentan la desigualdad entre regiones, entre iguales en pos de otros que son no iguales no, son pretendidamente mejores. Los que tienen la pasta y el poder. Los que impiden la evolución de todos para maximizar el beneficio personal.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Me sigo preguntando si no podría existir convención social mejor que el dinero. ¿Es necesario el dinero para extraer los recursos energéticos del planeta? ¿Para generar bienestar social? ¿Es necesario generar competitividad para que todos los seres humanos tengan un plato de comida en la mesa, un techo donde cobijarse y agua potable que beber? ¿No ha desarrollado ya el ser humano suficiente conocimiento científico, tecnológico e infraestructura como para no tener que supeditar más estas herramientas al caprichoso y volátil mercado? Un mercado que cada vez se parece más a una partida de Monopoly entre seres sin alma ni conciencia. Traidores a la humanidad.

Gran parte de la evolución humana teledirigida al timo de la banca y la competitividad. A la apropiación indebida de bienes comunes. Al otra vida es posible y yo me la estoy pegando. No es una cuestión de estado. Es una cuestión mundial. De sensibilidad del ser humano para consigo mismo. Una cuestión moral, ética. De dignidad. De conciencia evolutiva.

Criticamos al torero pero nos da igual que un 30% de la población mundial no tenga acceso al agua potable. Exigimos nuestro propio derecho y cuando lo conseguimos... nos olvidamos del derecho ajeno. Nos olvidamos de luchar también por los derechos de los demás y así seguimos, divididos, como nos quieren. El egoísmo es el cáncer de nuestra especie. El capitalismo es el mas claro de los síntomas de que el ser humano está herido. Esperemos no sea de muerte.

Participaciones de loslectores

Másdebates