Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Desahucio en Riereta 3: Cuando tener buenos vecinos se convierte en una utopía"

Vecinos concentrados en la puerta de Riereta, 3 minutos antes del desahucio.

Vecinos concentrados en la puerta de Riereta, 3 minutos antes del desahucio. / JORDI OTIX

Se ha ejecutado el desahucio de Riereta, 3, todo un símbolo de resistencia en el barrio del Raval. Más allá de ese simbolismo que casi todos conocemos (unas vecinas del barrio okupan un piso abandonado por un gran tenedor que se había convertido en un narcopiso y lo recuperan como vivienda), me gustaría resaltar lo que para mí representa el valor más importante de esas vecinas: el valor del cuidado, de cuidar de Riereta y de cuidar del barrio entero, en definitiva. En el mundo en el que vivimos, cada vez más individualista, con muchas personas que necesitan ayuda de todo tipo, con la presión de trabajar de manera precaria para subsistir, tener unas buenas vecinas se ha convertido en algo casi utópico, y las vecinas de Riereta, 3 eran unas buenas vecinas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Leo el recién salido código ético de las enfermeras y en el código 4, 'Las enfermeras y la salud global', se contempla actuar en los problemas locales y globales que afectan a la salud como la pobreza, el alojamiento, la inmigración… bla, bla, bla. Lo leo y me entra dolor de barriga. Por la hipocresía, por la impotencia que me genera, porque no, porque ¡no, no y no! Porque las decisiones que las administraciones imponen suponen barreras insalvables que nos impiden actuar de acuerdo con ese código, y eso provoca una gran frustración en todas nosotras.

La pobreza mata, las desigualdades matan, echar a la gente de sus casas mata. Cuando no se defienden los derechos de los ciudadanos y continuamente se respalda a los lobis del capitalismo, estamos condenadas a seguir perdiendo vecinas, buenas vecinas como las de Riereta, 3, y con ellas perdemos la reciprocidad de sus cuidados.

Participaciones de loslectores

Másdebates