Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"La corrupción funcional y hasta campechana"

"La corrupción funcional y hasta campechana"

Pixabay

El objetivo último del corruptor es viciar el procedimiento administrativo, buscando ventajas competitivas o una situación de privilegio para sus negocios frente a otros competidores o la propia Administración. La corrupción es funcional, no necesita de la inteligencia y de la voluntad de los implicados. Crece simplemente, casi sin esfuerzo; al corrupto le basta con presentarse y asumirse como un engranaje del sistema, cuanto más podrido, más necesario. Banalizar la corrupción de esta forma exige aberrar de la propia conciencia, creándose la ilusión de que el corrupto controla el proceso completo sintiéndose invulnerable por su pericia para conjurar los riesgos, porque las consecuencias son intrascendentes penalmente, o porque no hay víctimas identificables (doctrina Botín).

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La falta de motivación para cumplir la legalidad se transforma en indiferencia afectiva hacia los demás. La ética pública se amolda a las exigencias del implicado que delinque sin problema de conciencia. En sentido contrario, para mantenerse al margen de tal grado de corrupción, sí es imprescindible en los empleados públicos una actitud proactiva en defensa de la legalidad, y, a veces, un sacrificio personal que casi nunca resulta suficiente.

Participaciones de loslectores

Másdebates