Proyecto de Presupuestos

El Banco de España aconseja limitar a los sanitarios la subida de sueldos en el 2021

El gobernador ve optimistas las previsiones del Gobierno sobre crecimiento, paro, déficit y deuda

Hernández de Cos anticipa que harán falta nuevas ayudas públicas por la nueva ola de contagios

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante una comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso. 

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante una comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso.  / EFE Fernando Alvarado

Se lee en minutos

Rosa María Sánchez

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, consideró este miércoles demasiado optimistas las previsiones de crecimiento económico, paro, ingresos, gastos, déficit y deuda incorporadas por el Gobierno en el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2021. Según el gobernador, la segunda ola de la pandemia en esta última parte del año restará crecimiento económico y aumentará las necesidades de gasto sanitario y por desempleo, al tiempo que reclamará nuevas ayudas en forma de prórroga de los ertes, entre otras. Hernández de Cos también reclamó un mecanismo de rescate para pymes viables "en forma de recapitalizaciones, subvenciones directas o de reestructuración de deuda con implicación del sector público en tanto que acreedor" (por las deudas de las empresas con la Seguridad Social y la Agencia Tributaria). 

Durante su comparencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados para valorar el proyecto de Cuentas para el 2021 que ha presentado el Gobierno, Hernández de Cos, además, advirtió sobre el riesgo de contraer en este momento gastos estructurales a su juicio excesivos que puedan condicionar el retorno futuro a la estabilidad fiscal. En este sentido, Hernández de Cos, se refirió a la subida del 0,9% prevista por el Gobierno para todos los empleados públicos en el 2021 en un contexto --dijo-- de baja inflación y aconsejó limitarla solo a ciertos colectivos. "En mi opinión, sería más conveniente que, en lugar de adoptar incrementos salariales generalizados para los trabajadores públicos, se valorase la posibilidad de implementar, de acuerdo con criterios objetivos, aumentos más focalizados dentro de este colectivo, por ejemplo, en el personal sanitario", dijo.

Pensiones y funcionarios

"Indudablemente, el salario de los empleados públicos y las pensiones son dos de los asuntos más sensibles en materia presupuestaria y están muy presentes en el debate social", admitió el gobernador. Sobre esta base, recordó que tanto pensionistas como funcionarios ganarán poder adquisitivo en el 2020, en un ejercicio en el que sus ingresos han crecido el 0,9% y el 2% respectivamente mientras que la inflación podría situarse en el -0,3%, según las estimaciones del Banco de España. De ahí, recomendó limitar el alcance de la subida de sueldos públicos en el 2021 a determinados colectivos, como los sanitarios.

En el caso de las pensiones, estimó que la actualización de las prestaciones de acuerdo con el IPC real, tal como aconseja el Pacto de Toledo, añadirá 3 puntos de PIB de gasto en las tres próximas décadas y por eso aconsejó la adopción de medidas compensatorias actuando sobre los ingresos, la tasa de reposición o el retraso de la edad efectiva de jubilación.

Escenario más pesimista

El gobernador reconoció el positivo dato de crecimiento del PIB en el tercer trimestre, del 16,7%. Sin embargo, los efectos de la segunda ola de la pandemia y de las nuevas medidas restrictivas sobre el crecimiento económico y el gasto presupuestario hacen que la visión del Banco de España sobre el futuro próximo de la economía sea más pesimista que la expresada por el Gobierno en su cuadro macroeconómico. "El nivel de incertidumbre es muy elevado y los riesgos están orientados a la baja", dijo Hernández de Cos durante su intervención en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados.

Según el Banco de España "en el cuarto trimestre la recuperación ha ido perdiendo impulso por el rápido aumento de los contagios y las medidas de contención. Todo esto nos acerca al escenario más pesimista" que proyectó el organismo en septiembre y que incluía una caída del 12,6% para el 2020 (por encima del retroceso del 11,2% previsto por el Gobierno) y eso, según el organismo monetario, también acabará sesgando a la baja las previsiones del 2021.

Fondos europeos

El organismo monetario también ve optimistas las previsiones del Gobierno que incluyen la plena absorción en el 2021 de 27.000 millones de fondos europeos, con un efecto multiplicador sobre el crecimiento económico de 1,2 puntos. Según Hernández de Cos, hay dudas de que se puedan absorber esos fondos y, en todo caso, cree que conllevaría un efecto multiplicador en el entorno del 0,8%, con lo cual, desde su punto de vista, tampoco sería factible el crecimiento del 9,8% previsto por el Gobierno para el 2021.

En este contexto, "el Parlamento tiene que estar preparado para una necesidad de ampliar, extender y calibrar" las medidas económicas ya existentes de apoyo a empresas y familias, "focalizándolas en los sectores y grupos poblacionales más afectados". 

Impuestos, déficit y deuda

Según el Banco de España, el menor crecimiento cuestiona las previsiones de ingresos formuladas por el Gobierno. Además, cuestionó la oportunidad de abordar en el 2021 algunos de los incrementos tributarios dispuestos por el Gobierno. "Hubiera sido más idóneo retrasar algunas de estas figuras", dijo Hernández de Cos, sin precisar más. Y  advirtió de que "no puede descartarse una desviación al alza del gasto en prestaciones por desempleo".

Con este contexto, apuntó que "existe riesgo de que el déficit público supere el nivel de referencia del 7,7% del PIB" previsto por el Gobierno. Lo mismo, con el nivel de deuda pública previsto del 117,4% del PIB para el 2021. "No sería descartable que la ratio de deuda pública tuviera un comportamiento más negativo", dijo.

Reequilibrar las cuentas en una década

El gobernador abogó por dejar fluctuar los "estabilizadores automáticos" en el 2021 y por adoptar nuevas medidas contra la pandemia y sus efectos socioeconómicos, pero también encareció al Gobierno y al Parlamento a diseñar ya un plan de consolidación de las cuentas públicas a medio plazo.

Según los cálculos del Banco de España, las decisiones adoptadas por el Gobierno llevan a un aumento del gasto estructural (permanente) en torno a 5 puntos del PIB. A modo de ejemplo señaló que, una vez que se consolide la recuperación económica, abordar un ajuste presupuestario en las administraciones públicas equivalente al 0,5% del PIB anual --como establecen las reglas de estabilidad de la UE-- permitiría devolver las cuentas al punto de partida pre-pandemia "en una década". La tarea de Gobierno y Parlamento sería diseñar cómo lograr esa senda de ajuste, señaló

Crítica del PP al Gobierno

Te puede interesar

La portavoz del PP en la Comisión de Presupuestos, Elvira Rodríguez, vio reflejadas  en las observaciones realizadas por Hernández de Cos las críticas de su grupo sobre las previsiones oficiales, la subida de impuestos, el aumento del gasto estructural y la falta de un plan de consolidación presupuestaria a medio plazo. 

La falta de credibilidad el cuadro macroeconómico "hace que se tambaleen todas las cifras del Presupuesto", dijo la diputada. Según Elvira Rodríguez, la "irresponsabilidad fiscal" del Gobierno, "perjudicará a todos, también a aquellos a quienes pretende salvar", dijo.