Los restaurantes de Pau Arenós

Restaurante Taco Méndez: ¡no sueltes el taco (al pastor)!

Tras el cierre de Niño Viejo, Paco Méndez, en alianza con Albert Adrià, regresa a la vía popular con masas recién hechas

6 restaurantes mexicanos que no te puedes perder

5 recetas de tacos para requetechuparse los dedos

Paco Méndez, ante el trompo de Taco Méndez.

Paco Méndez, ante el trompo de Taco Méndez. / Elisenda Pons

Pau Arenós

Pau Arenós

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El mejor juguete de Taco Méndez está oculto. Hay que ir hasta el fondo de la taquería que han abierto Paco Méndez (Come) y Albert Adrià (Enigma) en lo que fue la Bodega 1900 y después Bodega Lito y después un local con un proyecto vacilante y en estos momentos, cuando se publica la crónica, un 'pop-up' con voluntad de plaza permanente.

Como digo, hay que dirigirse al final, pasar tras la barra y observar a la derecha la máquina de tortillas para envolturas hechas al momento. A la izquierda está el monumento de carne con su rotación sin prisa.

Taco Méndez

Tamarit, 91. Barcelona

No admiten reservas

Precio medio (sin vino): 20 €

La 'tecnología' del trompo tiene unos 150 años y se atribuye al turco Iskender Efendi, que tuvo la rompedora idea de desafiar la gravedad: en lugar de asar el cordero de forma horizontal lo hizo de manera vertical, lo que evitaba el mal olor de la grasa goteante y quemada, a la vez que enriquecía la pieza con sus propios jugos. Sin embargo, el método ya existía en los fuegos antiguos con los espetos plantados.

La segunda parte de la innovación respecto de la barbacoa tradicional es la carne cortada en láminas y apilada hasta formar el obelisco. Chicha deshuesada para facilitar el corte, el servicio y la deglución. 

Los tacos al pastor de Paco Méndez

Los tacos al pastor de Paco Méndez / Elisenda Pons

Edificio viajero, adopta un nombre en cada país: en Alemania, a dónde fue con el gran contingente de trabajadores turcos, 'döner kebab'; en los países árabes, 'shawarma'; en Grecia, 'gyro'; en Canadá, 'donair'. 

Y en México, tacos al pastor, de trompo o de adobada, en una evolución inédita que hace que se separe de la rama general para abrazar condiciones subtropicales, con la piña a modo de corona y el achiote como barniz. La piña sobre la piña de carne.

El bocadillo Triple Pork de Taco Méndez.

El bocadillo Triple Pork de Taco Méndez. / Elisenda Pons

Fueron los emigrantes libaneses quienes sobre los años 20 se instalaron en Puebla y en Ciudad de México con el 'kebab' en la maleta, entonces de cordero, animal de pastores, lo que identifica el bocado. Cristianizado, la carne preferente es hoy la de cerdo.

Paco ayudó a Josper a construir el modelo de Taco Méndez, que renuncia al gas en favor del carbón. En realidad, lleva el artefacto al origen, a cuando la pirámide invertida se rustía con brasas. El prototipo es este, el número cero, padre de la nueva generación trumpera.

El taco de cochinita de Taco Méndez

El taco de cochinita de Taco Méndez / Elisenda Pons

Veo el trompo y recuerdo cuando éramos artistas de la peonza, ahora que hemos olvidado todos los juegos.

Paredes de colores, platos de plástico de colores, ningún cubierto: los dedos son aquí los actores principales, y qué ahorro en cuchillos y tenedores. El pedido se hace mediante el móvil, asedio al 'boomer' en compañía de la música demasiado alta.

Llega la margarita 'frozen' y los tacos al pastor, cuello de cerdo, salsa verde, bastoncitos de piña fresca y la tortilla hecha al momento. Gira y gira el peón de seis kilos y el taquero va cortando la carne achicharrada: qué bueno.

«Somos expertos en el Mundo Taco», dice Paco Méndez, Taco Méndez, Señor Taco, que demostró una mano eficaz con el discóbolo en Niño Viejo.

El comedor de Taco Méndez.

El comedor de Taco Méndez. / Elisenda Pons

Más que bueno es el bocata Triple Pork, con pan de cristal, cuello de cerdo, papada, chicharrón, mayonesa de adobo, queso havarti, jalapeño encurtido... Una cerdada chorreante, un no parar de limpiarse morros y yemas con las insuficientes servilletas.

Taco, taco: de cochinita (panceta) y de costilla en adobo, según la receta de la abuela Flor, la versión casera del que servían en Come, donde México se viste de alta cocina.

La entrada de Taco Méndez.

La entrada de Taco Méndez. / Elisenda Pons

Sigue el movimiento de dedos con las alitas de pollo frito, un rebozado que cruje para liberar carnes blancas y humeantes, con una salsa picante para levantar el vuelo.

De postre, el Flantástico, flan de maíz con el que tuve el placer de resbalar hace años en Hoja Santa, el predecesor de Come; y, por fin, una cucharita.

Gira, gira, gira, gira el giroscopio y yo lo miro, con la historia de la emigración escrita en los estratos de carne.

El equipo

Xavier Arquerons, Johana García, Hugo Fajardo, Santiago García, Alejandro Adriá, Federico Canepa, Joaquín Rebatta y Muhammed Drammeh.