Ir a contenido

ANÁLISIS POST 26-M

Claves para entender el 'efecto Albiol' en la Badalona donde no ha parado de crecer

Al contrario de la tendencia catalana, el candidato del PP no ha parado de ganar votos desde 1999: el 26-M sumó un regidor y 6.939 electores más

El alcaldable seduce por su imagen personalista, alejada de las siglas, y un discurso que absorbe votos a la derecha del PP y que cala en barrios periféricos

Anna Rocasalva

El líder del PP en Badalona, Xavier García Albiol, votando en las elecciones municipales este 26 de mayo.

El líder del PP en Badalona, Xavier García Albiol, votando en las elecciones municipales este 26 de mayo. / TWITTER PP BADALONA

Parafraseando aquel eslogan de Manuel Fraga, Badalona “is different” del resto de municipios de Catalunya; y el líder del PP de la localidad, Xavier García Albiol, parece haber comprendido perfectamente la idiosincrasia de esta ciudad del Barcelonès.

No en vano se ha erigido como el candidato más votado en las tres últimas elecciones municipales; al contrario de lo que marca la tendencia catalana, donde los populares han ido desapareciendo de los consistorios convirtiéndose prácticamente en una fuerza residual.

En las elecciones municipales del 26 de marzo, el PP superó en Catalunya por poco los 100.000 votos; con 68 regidores, quedó muy lejos de las 213.474 papeletas y los 216 concejales que sacó en el 2015. Y en las elecciones generales del pasado 28 de abril, el PP en Badalona tan solo obtuvo 7.586 votos, es decir, 8.897 votos menos que en el 2016. "No es lo mismo el efecto que produce Pablo Casado, que no lo conoce nadie, a Albiol, que ha sido un alcalde que se ha dejado ver por los barrios", explica una badalonesa a este diario sin querer revelar su identidad.

Ante este panorama desolador para los populares en Catalunya, solo dos ciudades se mantienen teñidas de azul: Castelldefels y Badalona, donde las secciones locales del PP comparten ciertas similitudes. Arrasaron en municipios de tradición socialista; fueron la fuerza más votada en las tres últimas elecciones, aunque ambos líderes -el casteldefelense Manuel Reyes y el badalonés Xavier García Albiol- solo gobernaron durante el primer mandato pues, ante su victoria en los siguientes comicios, la oposición se unió para deponerlos; y ahora han vuelto a ganar las municipales, si bien no está claro que vayan a gobernar de nuevo.

No obstante, a pesar de que Manuel Reyes ha logrado más votos que en los años anteriores, su homólogo en Badalona no sólo le ha superado en electores sino que ha recuperado el regidor que había perdido en las últimas elecciones, obteniendo 11 concejales y quedándose a tan solo tres de la mayoría absoluta.

El personalismo como bandera

¿Cómo se explica la victoria de este mediático y controvertido Xavier García Albiol? Un político que ha despertado la admiración de muchos de sus conciudadanos por haber sido la persona que ha “puesto orden en Badalona y se ha implicado de lleno en los barrios”; a la par que ha sido repudiado por otros por sus discursos de tinte xenófobodenuncias por racismo y ausencias en los plenos del Ayuntamiento, entre otras polémicas. 

Una de las propuestas más originales de la campaña electoral ha sido el 'foodtruck'  de Albiol. / TWITTER DEL PP BADALONA

La respuesta es sencilla y a la vez extremadamente compleja porque “Xavi”, como le llaman sus allegados, es mucho más que unas siglas azules y una gaviota. Ha logrado convertirse en su propia marca. "En Badalona se vota a Albiol, no a su partido. Si fuese del PSC se le votaría igual", comenta María Isabel Lozano, vecina del barrio de Sant Roc.

Es ahí donde radica su éxito: estando siempre en el centro del foco mediático, se ha transformado en una personalidad que no deja a nadie indiferente, capaz de seducir a un electorado heterogéneo con un discurso populista que, por un lado, ha sabido identificar las necesidades y las preocupaciones de los vecinos -sean fundadas o no, como la supuesta “inmigración criminal”- y, por otro, ha apelado a un sentimiento de pertenencia más allá de las ideologías.

Victoria en las municipales

Con el 37,58% de los votos, el Partido Popular ha vuelto ha ser la fuerza más votada por tercera vez en Badalona. Los populares han obtenido 11 de un total de 27 regidores -uno más que el pasado 2015-, lo que les lleva a necesitar otros tres concejales más para llegar a la mayoría absoluta, que en Badalona se sitúa en 14. Lejos queda la segunda fuerza política, la coalición de Guanyem Badalona en Comú y ERC, liderada por la exalcaldesa Dolors Sabater, con siete concejales.

Resultados de las municipales en Badalona. / Elaboración propia

Pero, pactos aparte, es importante remarcar que en estos comicios Albiol ha sumado un total de 6.939 electores más que hace cuatro años. ¿De dónde salen estos casi 7.000 nuevos votantes? ¿Podría ser que, como afirma el propio exalcalde, su candidatura haya seducido a electores de otros partidos e incluso a independentistas y de izquierdas? Lo cierto es que a pesar de que ha sido capaz de absorber gran parte del voto más conservador, ha tenido más dificultades a la hora de penetrar en el progresista.

Albiol gana en los mismos barrios, pero le vota más gente

En dos vídeos publicados en redes sociales por el líder popular en plena campaña electoral se podía ver a distintos vecinos de Badalona confesar ante la cámara que ellos jamás votarían al PP en las elecciones generales, pero que en las municipales confiarían en Albiol “porque era él”. Estos contenidos tenían dos objetivos clave: por un lado, el exalcalde buscaba desmarcarse de las siglas de un PP en decadencia en Catalunya; por otro, también buscaban al electorado socialista, pues la mayoría de los protagonistas del vídeo admitían “haber sido votantes socialistas de toda la vída”.

Estos vídeos se difundieron justo después de unas elecciones generales en las que el PSC volvió a ganar en Badalona después de ocho años, tras las dos últimas victorias de En Comú Podem en los comicios del 2015 y del 2016; pero en las que el PP descendió hasta la quinta posición, intercambiándose el puesto con Esquerra Republicana, que quedó tercero en el pódium. 

Aprovechando ese 'tsunami socialista' de las generales, los resultados de estas municipales revelaron una subida considerable de los votos al candidato del PSC, Álex Pastor, que ha logrado revertir la tendencia decreciente de su partido en Badalona en los últimos comicios, sumando dos regidores y situándose como tercera fuerza con seis concejales. La formación de Sabater, en cambio, ha obtenido un concejal menos que el año 2015, cuando Guanyem y ERC se presentaron por separado, algo que se puede explicarse con la subida en votos de Aïda Llauradó, candidata de Badalona en Comú Podem.

Así pues, es posible que Albiol haya absorbido electores socialistas, pero en todo caso menos de los que esperaba. En cambio, los grandes damnificados de estas municipales han sido Ciutadans y, en menor medida, Junts per Badalona, que han perdido ambos un regidor, quedándose los primeros sin representación en el consistorio. 

Los naranjas han pasado de obtener 5.002 votos en 2015 a 1.772 este 2019. Su candidato, Juan Miguel López, lo expresaba así de claro en declaraciones a Badalona Comunicació“Hemos desaparecido porque Albiol es una máquina y tiene un gran apoyo mediático”. 

Los candidatos a las elecciones municipales del Ayuntamiento de Badalona antes de comenzar el debate en motivo del 20 aniversario de la ACN / violeta gumà

En cuanto a Junts per Badalona, el partido liderado por el mosso en excedencia David Torrents, ha sufrido la fuga de 1.957 electores, quedándose con un 5,15% justo para poder entrar en el consistorio con un regidor. 

Aquí la lectura se vuelve más compleja porque en los barrios de tradición más catalanista conservadora, como el Centre y Dalt de la Vila, la coalición de Sabater ha crecido en detrimento de la formación de Torrents y, en menor medida, también del PP. Lo mismo ocurre en otros barrios como Casagemes o el Progrés, con lo que el argumento albiolista de que de los populares habrían incluso amasado votos independentistas en el corazón de la ciudad no se acaba cumplir. 

No se trata de que Albiol haya ganado en más barrios; ha triunfado en los mismos, solo que le ha votado todavía más gente. Es el caso de Sant Joan de Llefià, Sant Mori de Llefià y La Salut, donde el candidato del PP ha logrado grandes mayorías, con el 55,35%, el 51,90% y el 51,40% de los votos, respectivamente.

Por su parte, en la misma noche electoral, Dolors Sabater ya afirmaba que “Albiol solo ha sido capaz de sumar el regidor que ha perdido Ciudadanos. No ha crecido, a pesar de todo. Ha tocado techo. A esta premisa hay que sumar el hecho de que la participación en estas elecciones ha sido la más alta en Badalona desde la recuperación de la democracia (63,85%), lo que también explicaría el aumento de votos de los populares.

No obstante, el ‘fenómeno Albiol’ no ha parado de crecer en votos badaloneses desde el año 1999, aunque su estallido fue en el 2011, cuando relacionó con tintes xenófobos la delincuencia en los barrios con la inmigración. Precisamente, al contrario del efecto que produce el Partido Popular en las elecciones generales, cuyos electores han ido disminuyendo progresivamente en Badalona.

Cambio de discurso

En el imaginario colectivo de muchos badaloneses aún se asocia al actual Albiol con aquel del 2011 beligerante, rayando a menudo en lo hostil con sus arengas antiinmigración. Una concepción que sigue sin seducir a gran parte del electorado del centro de la ciudad pero, en cambió, sí ha calado profundamente en los barrios periféricos donde el contacto de los vecinos autóctonos con los foráneos es mucho mayor.

Sonada fue la campaña “Limpando Badalona” de hace ocho años, cuando la crisis se cebaba con los vecinos más vulnerables de los barrios periféricos. Aquellos hechos le costaron al entonces alcalde la denuncia de SOS Racisme e ICV-EUiA ante la Fiscalía de Barcelona por presunta incitación al odio y discriminación, cargos por los que posteriormente fue absuelto.

Cartel del polémico eslogan popular "Limpiando Badalona", / ALBERT BERTRAN

Sin embargo, en estos comicios se ha podido ver a un Albiol más conciliador y afable, “un alcalde de todos”, tal y como rezaba su lema de campaña. Una campaña que, por otro lado, empezó a forjarse mucho antes de las municipales. "Xavi se pasa mucho por el barrio; es familiar, te saluda y viene al mercadillo de los viernes", comenta la vecina de Sant Crist, Núria Harenas.

Y es que el candidato del PP en Badalona se ha rodeado de una serie de profesionales transversales que han estado trabajando desde el pasado octubre en su candidatura para convertirla en algo más aperturista, más personalista, conciliadora y, en definitiva, más centrada en la captación de nuevos votantes.

Una de estas profesionales es Hannan Serroukh, experta en programas socioculturales, y número 78 en la lista del PP para las elecciones al Parlament del 2017. “Mi aportación en las campañas de Albiol ha sido poner énfasis en que no se cayese en el populismo de segregar por colectivos o etnias a la la ciudadanía”, explica a este diario Serroukh. 

“Durante la campaña de ‘Limpiemos Badalona’ se le dio una lectura erróneamente xenófoba cuando en realidad apelábamos al orden, al civismo y a la seguridad, algo que queremos todos los ciudadanos, y los migrantes somos los primeros en buscar que se cumpla la normativa municipal”, agrega. Sin embargo, muchos de los vecinos de barrios periféricos con los que ha podido hablar este diario, como Miguel Cañada, Fefi González o Encarna (que prefiere no revelar su apellido), coinciden en afirmar que "Albiol ha sido el único político que 'ha limpiado' la delincuencia de Badalona", algo que ellos relacionan directamente con la inmigración y, concretamente, la de origen rumano.

Sobre el tono extremista de lemas de ese tipo, Serroukh matiza argumentando que “si bien puede que en un principio eso atraiga a votantes de extrema derecha, luego estas personas han seguido votando a Albiol porque entienden que su candidatura va más allá, y que con su voto tienen la oportunidad de participar en un futuro constructivo”. Eso explicaría por qué en Badalona los partidos como Vox o, en su momento, Plataforma per Catalunya, son prácticamente anecdóticos en la ciudad. Es el caso de Antonio, un vecino de Sant Roc apodado 'Husky', quien explica a EL PERIÓDICO que en las elecciones generales votó a Vox pero en las municipales a Albiol porque "es el único que ha echado a los rumanos".

Asimismo, la experta también considera que el líder del PP ha logrado seducir a parte de los votantes migrantes porque “no quieren ser tratados de forma diferente” y “cronificar su estatus no es una verdadera integración”. “Los problemas que afectan a Ahmed son los mismos que afectan a Juan, y los discursos paternalistas y victimistas quedarán en el pasado. Quien antes entienda eso, más cerca de la ciudadanía estará”, concluye Serroukh.

La mayoría de los migrantes con los que ha tratado de hablar este diario no han querido responder a las preguntas y tan solo algunas de ellas han explicado que no han podido votar "al no tener los papeles en regla".

Xavier García Albiol, durante la campaña electoral municipal del 2011 / JULIO CARBÓ

De momento, SOS Racisme ya ha lanzado un comunicado alertando de que prestará una “especial atención” a Albiol, debido a la falta de protagonismo de los posicionamientos antirracistas en el programa electoral.

El próximo 15 de junio, día de la constitución de los nuevos consistorios, será cuando el resto de fuerzas políticas de Badalona tomen una decisión. Ante la coyuntura política actual en la cuarta ciudad más poblada de Catalunya, si no ha pacto de izquierdas, Albiol parte con la ventaja para volver a ser alcalde de Badalona al haber sido la lista más votada. 

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA