Ir a contenido

INVESTIGACIÓN POR TRÁFICO DE NIÑOS

Archivado de nuevo el caso por la denuncia del robo de un bebé en la Dexeus

El juez asegura en su resolución que no es suficiente con la declaración de la madre biológica

La acusación particular recurre el auto al considerar que existen pruebas de detención ilegal

J. G. ALBALAT / BARCELONA

El juez ha archivado por segunda vez el proceso judicial iniciado a finales del 2013 a raíz de una querella presentada por Alfonsa Reinoso por la supuesta sustracción en 1987, cuando ella tenía 14 años y estaba bajo el amparo del Tribunal Tutelar de Menores, de su hija recién nacida en la clínica Dexeus de Barcelona. El magistrado sostiene que la “sola” afirmación de la madre biológica y querellante de que se la había engañado en el centro sanitario diciéndole que el bebé había nacido muerto no es suficiente para atribuir un delito de detención ilegal. La acusación particular ha recurrido el sobreseimiento de la causa.

El magistrado Juan Emilio Vila Mayor ya archivó en febrero del 2014 la causa acogiéndose a un argumento meramente jurídico, negando que un presunto robo de bebé pueda considerarse una detención ilegal. En enero del 2015, la Audiencia de Barcelona ordenó reabrir el caso y requirió al juez que continuara la investigación y llamara a declarar a los querellados, ya que a partir de los documentos incorporados al proceso judicial se podía concluir que la adopción del bebé se produjo “de forma irregular”.

Ante esta resolución, el magistrado tuvo que citar a declarar como imputados a los cinco querelladosJordi Estivill y Cristina Rimbau, los padres adoptivos; Ignasi de Gispert, abogado; Víctoria López-Rodo, la ginecóloga que atendió a Alfonsa, y Mercedes Porrera, la exdirectora de la Casa de la Jove, el centro de acogida en el que la denunciante pasó la última fase de la gestación. También interrogó a varios testigos, entre ellos Marina Estivill, la hija de Alfonsa supuestamente robada.

En su nuevo auto de archivo el juez hace un resumen de las declaraciones practicadas y destaca la falta de interés de Marina Estivill por ejercer la acción penal contra sus padres adoptivos y por modificar la adopción. Agrega que “esta voluntad de la adoptada no puede dejar de incidir en el supuesto tipo penal de detención ilegal”.

NIÑA MUERTA

El juez considera que Alfonsa, la madre biológica, sería “un perjudicado indirecto”. El auto detalla que la afirmación de Alfonsa de que le dijeron que el recién nacido había fallecido “no viene corroborada por lo actuado”, “no existe documento alguno al respecto” y los profesionales de la Dexeus “coinciden en decir que no es posible que eso sucediera”. Por lo tanto, la "sola" declaración de la querellante es “insuficiente”. La fiscalía considera, por su parte, que los hechos podrían ser constitutivos de un delito de adopción ilegal (no de detención ilegal), pero que estaría prescrito por las fechas en que ocurrieron los hechos.

Alfonsa Reinoso, a través de su abogado, Antoni Julià ha presentado un recurso en contra del archivo. En el escrito expone que el resumen de la investigación realizado por el juez es “irreal, por segado, parcial” e “inconcreto”, y analiza las contradicciones en las que, en su opinión, han incurrido los imputados y los testigos. El letrado estima que hay pruebas suficientes para considerar que el bebé fue sustraído y que en ningún caso se le podía dar como abandonado porque “la madre lo creía muerto”. El letrado subraya la inexistencia de cualquier documento por el cual Alfonsa o el Tribunal Tutelar de menores hubieran autorizado la adopción.

26 años sin su hija

EL EMBARAZO

Hija de una familia desestructurada, el Tribunal Tutelar de Menores acogió a Alfonsa Reinoso y retiró la custodia a sus padres al saber que estaba embarazada con 14 años. El tribunal remitió un escrito a la Casa de la Jove, que acogió a la menor antes de dar a luz, en el que le recordaba que la menor estaba bajo su amparo. La directora del centro, Mercedes Porrera, recuerda que la adolescente acudió en compañía de la abogada Teresa Cervelló, ya fallecida, esposa del imputado Ignasi de Gispert, que se identificó como cuñada de Núria de Gispert, expresidenta del Parlament.

EL PARTO

El 18 de junio del 1987 nace Marina Estevill, la hija de Alfonsa Reinoso, en un parto programado en la clínica Dexeus. La querella expone que la ginecóloga que asistió a la intervención, Victoria López-Rodó, le dijo a la madre biológica que el bebé había nacido muerto. Jordi Estevill y Cristina Rimbau se llevaron a la niña de la clínica en régimen de acogida e iniciaron los trámites de adopción, que culminaron en 1989. El Registro Civil inscribió a la menor con sus apellidos, un hecho que el juez del registro ha reconocido como un “error”. No existe ningún documento que pruebe que Alfonsa dio a su hija en adopción.

EL REENCUENTRO

En el 2013, Marina Estevill contactó con la Direcció General de l’Atenció a la Infància i Adolescència (DGAIA) con la intención de conocer la identidad de su madre biológica. La DGAIA localizó a Alfonsa y le comunicó que tuvo una hija que deseaba conocerla. El 17 de mayo, madre e hija se reencuentran. Meses después, Alfonsa denunció a los padres adoptivos, a la ginecóloga y al abogado Ignasi de Gispert. Marina Estivill dijo a la policía que sus padres adoptivos siempre le habían dicho que había sido adoptada y que su madre biológica era menor de edad cuando la parió.

0 Comentarios
cargando