Ir a contenido

EL ÓRDAGO SOBERANISTA

JxSí y la CUP aprueban la reforma del reglamento del Parlament para allanar la ruptura exprés

La modificación de la normativa permite aprobar una ley sin debate previo ni enmiendas

La Moncloa envía el texto al Consejo de Estado previo recurso ante el Tribunal Constitucional

Fidel Masreal Roger Pascual

Imagen de un pleno del Parlament de Catalunya.

Imagen de un pleno del Parlament de Catalunya. / RICARD CUGAT

Junts pel Sí y la CUP han consumado este miércoles una decisión aparentemente técnica pero de gran trascendencia política: aprobar una reforma del reglamento del Parlament para poder tirar adelante con este mecanismo las leyes de desconexión sin enmiendas ni apenas debate previo y así hacer que entren en vigor sin que el Tribunal Constitucional (TC) haya tenido tiempo de suspenderlas.  Aun así, la Moncloa ha reaccionado este mismo miércoles enviando el texto al Consejo de Estado, al que solicitó un dictamen urgente para decidir sobre un posible recurso contra la reforma ante el TC.

Una reforma que no ha contado con el consenso o las amplias mayorías que normalmente han de presidir este tipo de cambios de las reglas de juego. Al contrario, el resto de grupos han calificado de "cacicada" la reforma reglamentaria para "amordazar" a la oposición de forma poco democrática para impulsar los planes respecto al referéndum.

El Consejo de Estado tiene previsto reunirse este jueves y, según fuentes del Ministerio de Justicia citadas por ACN, todo apunta a que avalará elrecurso que el Gobierno prevé aprobar mañana, en la última reunión del Consejo de Ministros antes de las vacaciones de verano. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, lanzó la advertencia anoche: "Si estimamos que la decisión incumple la normativa estatal o autonómica procederíamos a su impugnación".

Debate bronco

El debate, como era de prever, ha sido bronco en el tono, con acusaciones cruzadas de falta de respeto a la democracia especialmente entre el PP y Ciutadans, por un lado, y la CUP y Junts pel Sí por otro. El grupo de JxSí ha defendido que la reforma es perfectamente democrática pero también ha hecho referencia a que otros parlamentos, como el español, prevén aprobar leyes por lectura única.

Roger Torrent, de JxSí, ha hecho una lectura favorable a sus intereses de un dictamen del Consell de Garanties Estatutàries crítico con la reforma, pero que apunta que estrictamente no vulnera el Estatut ni la Constitución. Y se ha escudado en la persecución política del Estado contra el proceso soberanista. "¿Pueden salir aquí a hablar de ley mordaza cuando fuera están imputando hoy a gente por querer poner las urnas para que los catalanes puedan votar, esto no es cinismo?", ha espetado.

La oposición ha denunciado que se vulneran los principios democráticos del resto de grupos para debatir las leyes. Ha sido el tono utilizado por ejemplo por Ciutadans. "La razón de hacer este reglamento es simplemente el miedo a la oposición democrática. Por eso tiene que hacer un reglamento para tapar la boca a la oposición, para amordazarla", ha afirmado el diputado Fernando Espejo-Saavedra. "No creen en la democracia aunque se llenen la boca de ella", ha añadido.

"Supremacismo hispanofóbico"

También el popular Alejandro Fernández ha dedicado gruesos adjetivos para descalificar la reforma del reglamento y, como Ciutadans, ha reclamado a JxSí -sin éxito- que diga claramente si quiere aprobar la ley del referéndum y la de transitoriedad por lectura única. Fernández, en línea con su estilo siempre provocativo, ha acabado su intervención afirmando que el soberanismo ya tiene tomada la decisión de poner rumbo a la independencia y que mediante "el supremacismo hispanofóbico del nuevo director de los Mossos no quieren democracia sino ir a las bravas".

El PSC también ha recordado que los letrados del Parlament y el Consell de Garanties Estatutàries han recomendado no reformar el reglamento sin un mínimo consenso y no tramitar el procedimiento de lectura única de las leyes salvo en casos de poca complejidad. El socialista Ferran Pedret ha recordado que la ley de referéndum y la de transitoriedad no son precisamente sencillas. "Esta reforma no sirve para lo que la han diseñado", ha añadido.

La equidistancia, o no, de Sí que es Pot

Por su parte, Catalunya Sí que es Pot ha intervenido también de forma contundente pero -a diferencia de PP, C's y PSC- defendiendo, eso sí, el referéndum de autodeterminación, aunque no con las herramientas que están forjando JxSí y la CUP. "La ley del referéndum tiene graves déficits democráticos y si además se aprueba por lectura única socavará su legitimidad democrática ante la sociedad catalana; tiran piedras sobre el tejado del referéndum, le quitarán apoyo social y legitimidad democrática, piensen antes de hacer esta trastada", ha advertido Joan Coscubiela. Ante ello, Torrent le ha espetado que no se puede mantener la "equidistancia" en los tiempos actuales y Sí que es Pot ha de escoger entre la posición del Govern y la del Gobierno del PP.

La CUP ha defendido la reforma del reglamento con un argumento sencillo: hacer todo lo que sea para llegar al referéndum. "Apoyaremos la reforma si sirve para levantar las barreras a este pueblo para autodeterminarse, para responder al estado de excepción que quiere instaurar el Estado español y si sirve para que la gente pueda votar el 1-O claro que sí", ha afirmado la 'cupaire' Anna Gabriel.

Suspensión de diputados

Por otra parte, Junts pel Sí ha transaccionado y aprobado una enmienda de la CUP por la que se suspenda a un diputado de sus funciones cuando se inicie el juicio oral por una causa de corrupción lucrativa. Todos los grupos, salvo el PPC, han votado a favor de este texto incluido en la reforma reglamentaria.

0 Comentarios
cargando