La gestión de la sequía

Catalunya reclama poder de decisión sobre las cuencas del Ebro

Hugo Morán: "En Catalunya y Andalucía es donde más se nota la crisis climática en España"

Barcelona beberá por primera vez agua del río Besòs

La Generalitat critica a la CHE por el cierre del Canal d'Urgell y la declaración de excepcionalidad en el Segre

JORDÀ2 OK

JORDÀ2 OK / JORDI COTRINA

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La prioridad del Govern es la sequía. Y en la gestión de esta catástrofe, tras el cierre del Canal d'Urgell, la última gran preocupación es dar soluciones a los agricultores de las comarcas de Lleida que usan esta infraestructura como principal grifo. Pero aparte de esta necesidad inmediata, el 'president' Pere Aragonès ha dejado entrever este miércoles una demanda: se propone que la Generalitat tenga voz en las decisiones que se tomen en las cuencas del Ebro, ahora en manos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Aragonès, dispuesto a "asumir más responsabilidades" en la gestión del Ebro y sus afluentes

Aragonès ha hablado literalmente de la posibilidad de "asumir más responsabilidades en las cuencas que no son las internas". Estas palabras dan a entender el ofrecimiento del Govern para tener más competencias sobre los ríos del oeste de Catalunya (el Ebro y todos sus afluentes). No es un tema que se tenga que poner ahora sobre la mesa, pero sí es una opción que el Govern vislumbra en el horizonte.

Fuentes del Govern consultadas por EL PERIÓDICO aseguran que, tarde o temprano, la voz de la Generalitat debe ganar presencia en lo que debata la CHE. En estos momentos, a la hora de abordar la sequía, hay dos Catalunyas: la de las cuencas internas y la de las cuencas del Ebro. Y esto, según sostienen estas fuentes, no tiene sentido.

Semana negra

María Dolores Pascual, presidenta de la CHE, ha aclarado que apuesta por la coordinación entre administraciones, pero remarca que Catalunya tiene realidades hidrológicas muy diferentes: "No se puede comparar la situación del Área Metropolitana de Barcelona con las comarcas de Lleida, que tienen el abastecimiento garantizado, igual que el 'minitrasvase' de agua hasta Tarragona. Aquí, la mayoría del agua se usa para el regadío, no para el consumo urbano." De hecho, en la Comisión Permanente de Sequía de la cuenca del Ebro hay representación de las comunidades autónomas. Pero el Govern quiere más presencia.

El Govern reprocha la "falta de planificación" de la CHE a la hora de dictar restricciones

Ya hace meses que la escasez acecha a las comarcas regadas por el Ebro. Sin embargo, el duro golpe no ha llegado hasta las últimas horas. El cierre del Canal d'Urgell coincide con la declaración de excepcionalidad en la cuenca del Segre por parte de la CHE. Una decisión, esta última, que ha caldeado los ánimos en la Conselleria d'Acció Climàtica.

Sucesión de críticas

La 'consellera' Teresa Jordà ha aprovechado su visita a la desalinizadora de El Prat de Llobregat para criticar la "falta de planificación" por parte de la CHE. Jordà reconoce que la declaración de excepcionalidad permitirá a los regantes acceder a ayudas, pero considera que si se aplicaran restricciones más progresivas, "como se ha hecho en las cuencas internas", eso permitiría a los agricultores una mejor organización. El 'president' ha sacado pecho del plan de sequía de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA) y lo ha contrapuesto a la toma de decisiones de la CHE: "Su criterio es otro".

El responsable de la desalinizadora de El Prat guía al 'president' y la 'consellera' por la planta.

El responsable de la desalinizadora de El Prat guía al 'president' y la 'consellera' por la planta. / JORDI COTRINA

En febrero, cuentan desde el Departament, Jordà ya interpeló a la CHE preguntando por qué no actuaba ante la sequía. No recibió respuesta, afirman. En marzo, esta demanda se repitió e incorporá una propuesta de modernización del Canal d'Urgell. Tras una reunión entre 'conselleria' y CHE, Jordà constató una vez más lo que interpretó como una "nula previsión".

Después de esta sucesión de desavenencias, este miércoles el tono de Jordà ha sido todavía más vehemente: "No respondieron a nuestras preguntas, y de un día para otro, cierran el Canal d'Urgell y presentan su plan especial de sequía". La 'consellera' tiene pensado llamar a la presidenta de la CHE y trasladarle la opinión negativa que tiene el Govern acerca de su gestión.

A todo esto, responde Pascual: "En el Urgell sí se tomaron medidas. Se retrasó la campaña de riego y sí hubieron prorrateos en las dotaciones". La presidenta de la CHE ha remarcado que era muy difícil prever que las aportaciones de lluvia en los embalses serían casi inexistentes. "Por esto se ha tomado esta decisión drástica. Para garantizar los abastecimientos", ha zanjado. Aun así, no descarta retocar el plan anunciado si llueve en mayo.

Desalinizar más

Pere Aragonès, que este jueves se reunirá con los regantes del Canal d'Urgell, ha reivindicado el poder de las potabilizadoras y desalinizadoras como la del Llobregat. "Estas infraestructuras han producido 86 hectómetros cúbicos en 16 meses, más de lo que cabe en la Llosa del Cavall", ha destacado Aragonès.

La capacidad de desalinizar agua de Catalunya se doblará en los próximos cinco años, con la ampliación de la planta de la Tordera y la que se construirá en la desembocadura del río Foix (en Cubelles), tras una inversión de 400 millones de euros.

Para hacer frente al gasto que supondrán las infraestructuras antisequía anunciadas, el Govern pidió colaboración al Ministerio de Transición ecológica. De momento, la respuesta por parte del Gobierno, según ha explicado Jordà, ha sido agendar una reunión entre la 'consellera' y la ministra Teresa Ribera. El encuentro se celebrará el próximo 22 de mayo y Jordà espera que sirva para llegar a acuerdos.