Sequía extrema en Catalunya

Hacer caer la fruta y dejar que se pudra: la única salida para salvar a los frutales en el Urgell

La sequía cuestiona el actual modelo agrícola en Catalunya

¿Qué se puede plantar en el jardín que sea compatible con la sequía?

El histórico cierre del canal aboca a los agricultores a perder parte de sus cosechas

Guillem Costa

Guillem Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La agonía estaba anunciada desde hace días, pero esto no le ha quitado gravedad a la histórica jornada que se ha vivido este martes en el Canal d'Urgell (Lleida). "Cerramos el canal principal y es un día triste para los agricultores", se lamenta Xavi Díaz, director general de la Comunidad General de Regantes del Canal d'Urgell, que suministra agua a más de 50.000 hectáreas de campos. Un cierre inédito en los 160 años de historia de la infraestructura.

En las próximas semanas, se priorizará el abastecimiento urbano y muchos agricultores perderán parte de la cosecha. Los afectados cifran en miles de euros las pérdidas causadas por la sequía y esperan las ayudas de la Administración.

El agua será para suministro urbano y se mantendrá un riego de emergencia para salvar a los árboles frutales

Solamente se suministrará una pequeña cantidad de agua para que los árboles frutales sobrevivan. "Será un riego de salvamento, no para producir sino para que no mueran", detalla Díaz.

Pep Vidal es uno de los que vivirá de cerca esta medida excepcional. Él cultiva manzanos en Vilanova de Bellpuig (Urgell) y Arbeca (las Garrigues). "Los manzanos más jóvenes, que tienen raíces más cortas, si no llueve en mayo, morirán", advierte.

La campaña de riego del Canal d'Urgell se cierra por la falta de agua

Una de las zonas agrícolas abastecidas por el canal. / JORDI V. POU

A Vidal, un manzano le puede costar más de cuatro euros. Pero la inversión va mucho más lejos: "Durante tres años, no te produce nada y tienes que gastar en abono, químicos, riego. Es una inversión a medio plazo que puede saltar por los aires en pocas semanas".

Manzanas secas

La cosecha está perdida. Ahora el único objetivo es salvar tantos árboles como sea posible: "Si mueren será un drama, pero también mucho trabajo extra de replantar y arrancar árboles muertos". Estos días, él y sus compañeros se dedican a aplicar un producto químico para que las manzanas caigan al suelo.

"No tienen el tamaño suficiente y las dejaremos en el suelo pudriéndose o secándose, pero las tenemos que hacer caer para que el árbol no consuma tanta agua", detalla.

"Los manzanos más jóvenes, con raíces más cortas, si no llueve en mayo, morirán"

— Pep Vidal, agricultor

Vidal exige ayudas urgentes: "Ni que sea para no perder dinero, ya no pido ni ganar". El Govern les ha dicho que llegarán pero no les ha concretado ni cómo ni cuánto. A la demanda se suma Manel Pedrol, agricultor de Preixana (Urgell). Tiene campos de secano y otros de regadío: "Los cereales de secano (trigo y cebada) ya están perdidos. Los de regadío lo estarán en poco tiempo si no empieza a llover".

De hecho, en la zona de regadío tuvo que plantar también trigo y cebada, cultivos de invierno, que consumen menos que el maíz y el forraje, lo que estaba previsto en un principio para cosechar en verano.

La campaña de riego del Canal d'Urgell se cierra por la falta de agua

Otras de las zonas donde se cultiva, abastecida por el canal. / JORDI V. POU

"Si no llueve, perderemos la mitad de la cosecha. Esta es la campaña más cara que hemos vivido, por los costes elevados de fertilizantes, adobes y semillas", se queja. El único objetivo de Pedrol es cubrir los gastos. Y sin ayudas de la Administración lo ve complicado.

Agua de boca

A partir de ahora, el agua del Canal d'Urgell tendrá un único objetivo prioritario: llegar a las casas. "El embalse de Rialb está bajo mínimos, por lo que el canal, desde hoy, tiene un caudal continuo de dos metros cúbicos por segundo, cuando era de 23 m3 por segundo", concreta Díaz

"Mayo lo decidirá todo. Si llueve, podríamos reorientar el uso del agua"

— Xavi Díaz, director del Canal d'Urgell

A lo largo de la infraestructura hay una serie de retenciones de agua que generan unos pequeños embalses artificiales. Estos almacenes se seguirán llenando con el poco caudal del canal y los municipios los utilizarán para satisfacer las necesidades urbanas. Además, se ha hecho un llamamiento al ahorro.

"Hacemos un juego de equilibrios para garantizar los diferentes usos del agua", afirma Díaz. Considera que ahora mismo, esta es la única salida. "Todo dependerá de lo que ocurra en mayo, si llueve podríamos cambiar un poco la planificación. En estos momentos está en riesgo el verano, pero también el otoño e invierno".

El Govern ha pedido al Ministerio de Agricultura acciones para que los regantes del Canal d'Urgell reciban una inversión "imprescindible" que les permitiría hacer un uso más "sostenible" del agua, ante la actual emergencia climática. Jordà propone al ministerio que cofinancie esta modernización en un porcentaje del 40%, ya que se trata de la red de riego más antigua de España sin modernizar.

En las últimas horas, la 'consellera' Teresa Jordà ha insistido en criticar la "poca planificación" de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que toma las decisiones sobre lo que se hace en el Canal d'Urgell y que no aplicó ninguna restricción hasta ahora.

Sin embargo, el director de los regantes no está de acuerdo: "La CHE no es intervencionista y esto siempre funciona. Nadie podía saber que tendríamos las aportaciones más bajas de los últimos 70 años". Las previsiones más pesimistas se imponen ahora y los agricultores aguardan sin regar y a la espera de ayudas y de lluvia. Estos dos elementos, son lo único que puede salvar una temporada nefasta.