Por orden judicial

Registros en naves de Mataró y Canet en busca de responsables de los disturbios de Barcelona

Los Mossos han trasladado hasta el lugar a algunos de los 14 detenidos la noche del sábado

Registro de los Mossos en una nave de Mataró.

Registro de los Mossos en una nave de Mataró. / ACN / JORDI PUJOLAR

Se lee en minutos

El Periódico

Los Mossos d'Esquadra están registrando por orden judicial dos naves okupadas en Mataró y Canet de Mar, en la comarca barcelonesa del Maresme, en las que vivirían personas relacionadas con los violentos disturbios ocurridos el sábado en Barcelona durante las protestas contra el encarcelamiento de Pablo Hasél. La noche del sábado acabó con 14 personas detenidas. Según publica el digital local 'Capgros', la policía ha acudido a estos registros con al menos 8 de esos detenidos que, al parecer, viven en esas naves.

La nave de Canet es la antigua fábrica de Can Jover, mientras que la de Mataró, situada en la Ronda Prim, lleva años ocupada y ha sido fuente de conflicto en reiteradas ocasiones. Durante el confinamiento más estricto, por ejemplo, la policía tuvo que acudir porque se organizaban en el local fiestas ilegales.

Noticias relacionadas

Estos registros se llevan a cabo después de que el pasado sábado se reprodujeran en Barcelona graves incidentes, entre ellos el incendio de una furgoneta de la Guardia Urbana con un agente dentro, que pudo salir sin daños. Durante los disturbios, iniciados el 17 de febrero, además de ataques a la policía, a comisarias y a medios de comunicación, se han producido daños en el mobiliario urbano, en entidades bancarias y se han saqueado varios comercios. Según informa Efe, en las naves de Mataró y Canet podrían encontrarse individuos responsables de esos saqueos.

El 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper, ha explicado este lunes que entre los 14 detenidos la noche del sábado, hay uno "directamente relacionado" con el incendio de la furgoneta de la Guardia Urbana. Se trataría de una mujer italiana que roció el vehículo con líquido inflamable. Sàmper ha subrayado que si la furgoneta hubiera explotado, se podría haber producido una muerte (la del agente que estaba dentro y que, afortunadamente, pudo salir ileso) y ha apuntado que lo que ha habido aquí es un homicidio en grado de tentativa, aunque ha señalado que corresponderá a la fiscalía determinarlo.