investigación

La vacuna de AstraZeneca y Oxford contra el covid muestra una eficacia media del 70%

El grupo de pacientes vacunados con una dosis y media logró un 90% de protección, frente al 62% logrado con dos dosis enteras

En los ensayos clínicos no se han detectado casos graves de covid-19 entre los pacientes vacunados

Viales de la vacuna del coronavirus, junto a la marca AstraZeneca.

Viales de la vacuna del coronavirus, junto a la marca AstraZeneca. / AFP / JUSTIN TALLIS

Se lee en minutos

Valentina Raffio

Las futuras vacunas contra el covid-19 están cada vez más cerca. La inmunización diseñada por la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford ha demostrado una eficacia media del 70%, según afirman los responsables de su desarrollo en un comunicado de prensa emitido a primera hora de este lunes. Se trata de una de las fórmulas adquiridas en preventa por España y, previsiblemente, una de las primeras que podrían repartirse en el país entre finales del 2020 y principios del 2021. 

La noticia llega apenas unos días después de que las farmacéuticas Pfizer / BioNTech y Moderna anunciaran una eficacia del 95% de sus respectivas fórmulas; desatando el entusiasmo en las bolsas y devolviendo un rayo de esperanza a los ciudadanos. El porcentaje de eficacia presentado hoy por AstraZeneca y Oxford va en la misma línea. Pero para apreciarlo hay que fijarse en la letra pequeña. El compuesto británico fue administrado en dos escenarios distintos. En un primer grupo de 2.741 pacientes se suministró media dosis, se dejó pasar un mes y acto seguido se añadió una dosis entera. Siguiendo esta pauta se observó un 90% de eficacia de la inmunización. Paralelamente, a un segundo grupo de 11.636 pacientes se les administró dos dosis completas de la vacuna con un mes de intervalo. Ahí se observó que la eficacia de las inyecciones rondaba el 62%. El 70% de eficacia de la vacuna británica debe leerse como una media calculada en base a estos dos escenarios. 

Todas las vacunas que se enfilan en la recta final de los ensayos clínicos muestran una eficacia superior a la esperada. A mediados de abril, cuando la carrera por la inmunización recién empezaba, la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó a plantear un umbral del 60% de eficacia para que una vacuna contra el covid-19 resultara eficaz para frenar la pandemia. Esta cifra se correspondería, más o menos, a la eficacia de la vacuna anual de la gripe. Las fórmulas más prometedoras contra el coronavirus muestran, por ahora, un pronóstico más esperanzador. Aunque en la práctica esto no significa que la pandemia se acabará de un día para otro

Ventaja estratégica

"Estos hallazgos muestran que tenemos una vacuna eficaz que salvará muchas vidas", ha señalado el profesor Andrew Pollard, investigador principal del ensayo clínico de la vacuna británica, tras la publicación de los resultados de este lunes. Los números de hoy corresponden al análisis intermedio de la tercera fase de los ensayos clínicos, en las que se está testando el compuesto en un total de 24.000 voluntarios en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica. Hasta la fecha se han detectado 131 casos de covid-19 entre los participantes en este estudio. Ninguno de estos desarrolló una forma grave de la enfermedad ni necesitó hospitalización. Y esta es la verdadera buena noticia que se desprende de los resultados presentados hoy. 

La farmacéutica destaca que los datos obtenidos en este estudio fueron supervisados por un comité de expertos independientes y próximamente serán enviado (y revisado) por una revista científica. Varios expertos internacionales interpelados por 'Science Media Center' se muestran optimistas con los resultados obtenidos hasta la fecha. Sobre todo por la ventaja estratégica que ofrece la vacuna británica; que se puede conservar a temperatura de nevera (entre 2 y 8 grados centígrados) y cuyo precio rondaría los tres euros

Esta fórmula resultaría mucho más accesible que la de Pfizer/BioNTech y Moderna, que debido a su composición requieren una logística más compleja. La vacuna de Pfizer y BioNTech, por ejemplo, tendría que almacenarse en cadena de ultrafrío a unos 70 grados bajo cero y costaría entre 16 y 20 euros. La de Moderna debería permanecer a 20 grados bajo cero y podría llegar al mercado a un precio de entre 20 y 30 euros. Ambas inmunizaciones se basan en una novedosa técnica que utiliza una parte de los genes del virus (su ARN) para suscitar una respuesta inmune en el organismo. Su producción debería ser, teóricamente, más rápida. Aunque la logística resultaría ser mucho más complicada. Tanto que ninguna de estas dos fórmulas sería accesible para países de renta media o baja

Autorización de emergencia

Con estos datos sobre la mesa, la farmacéutica británica anuncia hoy que pedirá la autorización de emergencia de su compuesto. Esto implicaría una autorización condicional y limitada para empezar a repartir las dosis en un contexto de emergencia sanitaria, mientras los estudios clínicos siguen en marcha. Según esgrime la compañía, el proceso de autorización no se pedirá en un país o región concreta. El objetivo es solicitar el uso de emergencia ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a partir de ahí ir escalando hasta llegar a todos los países afectados. 

Pascal Soriot, director ejecutivo de la compañía, ha destacado el compromiso de la empresa a repartir la vacuna "sin ánimo de lucro" durante la pandemia para lograr un "acceso amplio, equitativo y oportuno" de la vacuna allí donde se la necesite. Tanto el precio de las dosis como la logística de su reparto, que no requiere infraestructuras especiales, permitiría la llegada de esta vacuna también en los países de renta media y baja.

La vacuna de AstraZeneca y Oxford es la tercera hasta la fecha que se dispone a solicitar formalmente esta autorización. Las farmacéuticas Pfizer y BioNTech presentaron el pasado viernes los resultados de su vacuna ante la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA) para que la entidad estudie su posible aprobación. La compañía Moderna también anunció que se presentaría al trámite en las próximas semanas. 

Te puede interesar

A nivel global, hay seis vacunas más que han logrado una autorización extraordinaria para empezar a repartirse entre la población; las fórmulas chinas de Cansino, Sinovac y Sinopharm (que dispone de dos proyectos de vacuna) y las dos rusas del Instituto Gamaleya (Sputnik V) y de Bektop (EpiVacCorona). La comunidad científica internacional y las autoridades sanitarias han respondido con recelo a la aprobación extraoficial de estas fórmulas que en su día se aprobaron sin pruebas sólidas de su seguridad y eficacia y sin el aval de los ensayos clínicos a gran escala. 

%scoreboardHtml%

Arbitro: ,.

Tarjetas:

%

Campo: ()

3.000 millones de dosis en 2021

La farmacéutica británica espera poder suministrar hasta 3.000 millones de dosis a lo largo del 2021. En verano, la Comisión Europea cerró un acuerdo de compra por 300 millones de viales para repartir entre los países europeos. En España, a finales de octubre el Consejo de Ministros aprobó la compra de 31 millones de dosis de esta vacuna con las que se podrá vacunar a aproximadamente 15 millones de españoles

La fecha definitiva para el aterrizaje de estas dosis dependerá de varios factores. Como el proceso de revisión y aprobación llevado a cabo por los organismos reguladores internacionales y las agencias nacionales. O la logística del reparto de los viales. Dudas a parte, la buena noticia es que las futuras vacunas contra el covid-19 es que están cada vez más cerca. Y que su llegada marcará un punto de inflexión en la pandemia.