06 jun 2020

Ir a contenido

amplía su capacidad

El Hospital de Igualada convierte las salas de espera en zona para pacientes

La donación de 80 colchones ha permitido al centro aumentar el espacio para los enfermos de coronavirus

El Periódico

Entrada de las urgencias del Hospital de Igualada, el pasado 30 de marzo.

Entrada de las urgencias del Hospital de Igualada, el pasado 30 de marzo. / FOTO MARC VILA

El Hospital de Igualada, la localidad que es la zona cero de la pandemia del coronavirus en Catalunya, ha reconvertido las salas de espera de las consultas externas en zonas de hospitalización gracias a una donación de colchones. El centro médico es uno de los que sufre una mayor presión, ya que este municipio en el que viven 39.500 personas tiene, probablemente, la tasa de letalidad por covid-19 más alta del mundo: 63,1 muertes por cada 100.000 habitantes, frente a los 41,6 de Lombardía o las 6,9 de media de toda Catalunya, según cifras dadas hace unos días por Salut. 

La reconversión se ha llevado a cabo después de que, en las últimas horas, el hospital haya recibido la donación de 80 colchones por parte de las empresas Pikolín y Maxcolchon. Aunque ya se han colocado las camas en estas nuevas zonas destinadas para pacientes, todavía no han recibido a los primeros enfermos.

 

Además de la creación de una nueva unidad para la hospitalización en las consultas externas, también se han utilizado para complementar la capacidad de otras áreas del centro como la de oncología o la medicalizada.

Hospital de campaña

La ampliación del Hospital de Igualada se suma a la construcción de un hospital de campaña en el pabellón deportivo las Comes de la localidad, algo a lo que ha hecho referencia esta mañana el alcalde de la ciudad, Marc Castells, en la rueda de prensa diaria para informar de la crisis del coronavirus en la Conca d'Òdena. La nueva instalación todavía no recibe enfermos.

"Preferimos tener cien camas a punto que cien enfermos que no sabemos dónde poner", ha precisado. El objetivo, según él, es "anticiparse a los problemas" y trabajar "con una prevención de 15 días".

Castells ha remarcado las palabras del presidente de Médicos sin Fronteras en España, David Noguera, que afirmó en Catalunya Ràdio que no creía que se hubiera "perdido el tiempo" montando el espacio porque era necesario tener a punto "las herramientas para el peor de los escenarios", a pesar de que el Govern todavía no tenía previsto utilizarlo.