22 feb 2020

Ir a contenido

VIRUS MORTAL

Un estudio descubre que el coronavirus puede incubar hasta 24 días, y no 14 como se creía

Una investigación afirma que la incubación puede ser asintomática durante 24 días, 10 días más de lo que se creía hasta ahora

Efe / El Periódico

Ciudadanos se protegen del coronavirus con mascarillas en Hong Kong.

Ciudadanos se protegen del coronavirus con mascarillas en Hong Kong. / JEROME FAVRE / EFE

El periodo de incubación del coronavirus puede llegar a ser de hasta 24 días, y no 14 como se pensaba hasta ahora, según un estudio realizado por 37 investigadores, entre ellos el epidemiólogo chino Zhong Nanshan.

Según ha explicado Nanshan, el período de incubación de la neumonía, que ya ha matado a más de 1.000 personas en China, podría ser tan corto como de cero días o tan largo como de 24, 10 días más de los que se creía hasta ahora.

La investigación confirma que la fiebre, considerada hasta el momento uno de los primeros síntomas del brote, se manifestó en un 43,8% de los pacientes en su primera visita al médico y se terminó desarrollando en un 87,9%  tras su ingreso hospitalario.

Incubación asintomática

Las disposiciones de cuarentena para aquellos sospechosos de portar la infección actualmente se extienden durante 14 días, tiempo enel cual el portador puede no presentar síntomas. Algunos expertos han sugerido que el virus puede transmitirse durante esta incubación asintomática, aunque otros han puesto en duda esta hipótesis.

La ausencia de fiebre, según explica el estudio, es más frecuente entre los pacientes estudiados que el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), por lo que “puede que no se diagnostique a esos pacientes si la vigilancia para determinar los casos de contagio se centra sobre todo en la detección de fiebre”. Lo mismo sucede con las pruebas del escáner de tomografía, que solo detectó síntomas de una posible infección en la mitad de los casos analizados, pero según apunta el portal de noticias privado Caixin,  los análisis de ácido nucleico “están dando muchos falsos negativos”.  

La muestra se realizó sobre 1.099 pacientes con infección de coronavirus diagnosticada hasta el 29 de enero en 552 hospitales de 31 regiones de China, con una media de edad de 47 años y de los cuales el 41,9 % eran mujeres.

Entre los pacientes, el 26 % no había viajado a Wuhan, epicentro de la epidemia o estado en contacto con gente de allí recientemente. El periodo medio de incubación del virus fue de tres días y no de 5,2 como se había concluido en anteriores investigaciones, aunque los casos estudiados indican alguna incubación de hasta 24 días.

Tasa de mortalidad baja

Asimismo, el estudio muestra que el coronavirus "tiene una tasa de letalidad relativamente menor que el SARS y el MERS", como también apuntó el epidemiólogo Ian Lipkin, director del Centro de Infecciones e inmunidad de la universidad estadounidense de Columbia y a cargo del equipo de respuesta al SARS en China en 2002 y 2003.

"Hay una mortalidad aproximada del 2% (de los pacientes infectados de coronavirus). El SARS tuvo una tasa de mortalidad de casi el 10%, mientras que la del MERS fue de en torno al 35%", afirmó Lipkin. "Cuando lo comparas con la gripe, continuó el epidemiólogo, de la que hay hasta 1.000 millones de casos al año en todo el mundo, con entre 350.000 y 650.000 muertes, aunque es una tasa de mortalidad del 0,1 %, es un número mucho mayor".

El experto indicó que, en vistas de cómo evoluciona la epidemia y el probable número total de casos a conocerse en el futuro, la tasa de mortalidad del nuevo coronavirus será posiblemente menor del 2% calculado hasta la fecha y se atrevió a pronosticar que "será mucho menor del 1%".

A su vez, Lipkin destacó la facilidad de la transmisión del virus, por lo que no descartó que hubiera brotes futuros de esta epidemia.

Más de 1.000 muertos

En cuanto a los últimos datos, en su informe de hoy, la Comisión Nacional de Sanidad de China indicó que hay registradas 1.016 muertes y 42.638 contagios por coronavirus en la China continental. Las cifras oficiales muestran una desaceleración en el número de nuevos casos detectados desde el pasado 5 de febrero.