24 sep 2020

Ir a contenido

Altas temperaturas

La crisis climática complica el cultivo de árboles de Navidad en Catalunya

Por primera vez, los productores han tenido que regar los árboles plantados este año con el fin de asegurar su supervivencia

ACN

Campos de abetos de Espinelves afectados por la sequía. / FOTO Y VÍDEO: ESTEFANIA ESCOLÀ / ACN

Espinelves (Girona) está situado en las Guilleries y es una de las zonas más húmedas de Catalunya. Sin embargo, este verano pasado el termómetro batió récords y se llegó a ascender hasta los 39 grados. Unas temperaturas del todo inusuales en esta zona que, sumado a la falta de lluvia, ha complicado uno de los cultivos más emblemáticos de la zona: el de árboles de Navidad.

Este año y, por primera vez, algunos productores han tenido que regar, uno por uno, los árboles plantados y aquellos que no lo han hecho han visto perder más de la mitad de la producción. Los productores tienen claro que, ante el cambio climático, el riego será "absolutamente necesario" para asegurar la supervivencia de los árboles. "No todos podrán hacer frente al gasto que ello supone", aseguró uno de ellos.

La región del Montseny-Guilleries es la principal productora de árboles de Navidad del sur de Europa y, aproximadamente, cada año se producen un millón. Según explicó el presidente de la Associació de Cultivadors d'Arbres de Nadal, Albert Gallifa, esta zona es "privilegiada" debido a que tiene un subclima atlántico dentro de un clima mediterráneo, lo que garantiza más horas de sol y, al mismo tiempo, noches frescas. Sin embargo, el cambio climático y su consecuente subida de temperaturas está complicando el cultivo de esta especie, especialmente durante el primer año de vida del árbol.

Calor extremo

El calor extremo que ha hecho este verano, junto con la falta de lluvias, ha provocado que, por primera vez, los productores de Espinelves hayan tenido que regar, uno por uno, los árboles de Navidad plantados. Es el caso de David Masferrer, del Arboretum de Espinelves, quien ha explicado que se trata de un hecho "hasta ahora inédito, pero que en cambio será del todo necesario en adelante debido al cambio climático".

En el mismo municipio de Espinelves, por ejemplo, ha habido algún campesino que ha visto perder más de la mitad de la producción por culpa del extremo calor de este verano. Según Masferrer, esto provocará un encarecimiento del cultivo y los productores deberán apostar por aquellas especies que soporten mejor el calor.

Por otra parte, Gallifa también ha destacado el hecho de que el árbol de Navidad es "un gran aliado" a la hora de combatir el cambio climático, ya que es fijador de C02. "Hay gente que se piensa que comprar un árbol de Navidad es cometer un crimen, y no es así. Se trata de un cultivo totalmente biodegradable, 100% natural y que, además, ayuda a luchar contra el cambio climático", subraya.