HISTORIA DE UN PAÍS

"España no entendería un retroceso en la ley del aborto"

Consuelo Catalá, histórica activista por los derechos reproductivos, recuerda los años de prohibición

Las aborteras practicaban sin formación médica interrupciones voluntarias del embarazo

Activistas de Femen durante una manifestación de la antiabortista Plataforma Sí a la Vida, en el 2014.

Activistas de Femen durante una manifestación de la antiabortista Plataforma Sí a la Vida, en el 2014. / VÍCTOR LERENA (EFE)

3
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Françoise es conocida como la "abuela" del aborto en Europa. Cuando abortar era ilegal en casi todo el continente, Françoise, de ahora 76 años, montó redes clandestinas para realizar abortos que practicaba ella misma y enseñó sus técnicas en Francia, Italia y España. Su historia aparece recogida en la exposición 'On Abortion: A History of Misogyny' de Laia Abril. Consuelo Catalá (Alicante, 1954), enfermera e histórica militante del movimiento feminista y proabortista español, fue una de las aprendices de Françoise en nuestro país.

"Históricamente las mujeres siempre hemos abortado", explica a este diario Catalá. Esta experta en salud reproductiva formó parte del Colectivo de Salud Acuario, en Valencia, formado por ginecólogos y enfermeras. Nacido a finales de los 70, el Colectivo Acuario fue pionero en España en partos naturales interrupciones voluntarias del embarazo. "Practicábamos abortos en la ilegalidad, pero seguros", destaca. Eran profesionales. En España, hasta 1985 el aborto estuvo completamente penalizado. 

Pero antes de la aparición de clínicas clandestinas como esta existió otra realidad. "Hasta 1976, eran las aborteras las que ayudaban a las mujeres a interrumpir sus embarazos: personas que habían aprendido a hacer abortos de sus madres y abuelas, pero sin formación médica. Los realizaban en condiciones insalubres y, a veces, las embarazadas se morían o se quedaban estériles", relata Catalá. Apunta, además, que no todas las mujeres abortaban de la misma manera: "Las pobres, con las aborteras. La gente más pudiente se iba a clínicas privadas, donde justificaban que la operación era por un quiste de ovarios".

La experta en salud reproductiva y activista proaborto Consuelo Catalá. / EL PERIÓDICO

La ley de 1985

"Con la Transición se intentó que las mujeres no fueran a la cárcel. Abortar era delito, sí, pero acababan indultadas". Con la ley de 1985 el aborto se despenalizó en tres supuestos: si estaba en peligro la salud de la madre, si estaba en peligro la salud del bebé y en caso de violación. Es la ley a la que el PP de Pablo Casado defendió recientemente volver. "En 1981 detuvieron a Pedro Enguix, el ginecólogo del Colectivo de Salud Acuario [estuvo 20 días en prisión]", cuenta Catalá, que recuerda bien aquella época en la que, en la España democrática pero sin ley que protegiera este derecho, se detenía a mujeres y personal sanitario por abortar.

El Colectivo de Salud Acuario, en Valencia, formado por ginecólogos y enfermeras, practicaba abortos clandestinos, pero seguros

En la memoria de algunos españoles quizá permanezca el juicio de Málaga, celebrado en 1998: 12 años después de que tuviera lugar una redada policial en la clínica abortista del ginecólogo Germán Sáenz de Santamaría. La cosa acabó con 34 acusados y todos fueron finalmente absueltos al haber prescrito los supuestos delitos. 

"Desde 1985 y hasta el 2010, la percepción social era que el aborto en España ya era legal porque la seguridad social derivaba a una clínica a las mujeres que querían abortar. Sin embargo, jurídicamente seguía estando penalizado. Si al juez le llegaba cualquier denuncia, tenía la obligación de investigar si esa interrupción voluntaria del embarazo se encontraba dentro de alguno de los tres supuestos de la ley del 85", relata Catalá. "Luego la cosa se archivaba, pero hasta el 2010 se tenía que pasar por eso".

La ley del 2010

A partir del 2010 la situación cambió. España aprobó la ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, actualmente en vigor, que permite el aborto libre en las 14 primeras semanas de gestación y dentro de las primeras 22 en caso de que haya riesgos para la embarazada o el feto. Con esta norma, el aborto salió por fin del Código Penal. Catalá, que fue portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento Valenciano desde 1999 hasta el 2011, formó parte de la comisión de desarrollo de la ley del 2010. En la actualidad, está en la RedCAPS de mujeres profesionales de la salud.

En España, los abortos han descendido desde la entrada en vigor de la ley del 2010: hay 19.000 menos al año

Noticias relacionadas

"Las mujeres tenemos la capacidad de reproducción de la especie, por eso siempre ha habido quien ha cuestionado el derecho al aborto. Es, en el fondo, un intento de control del mundo", reflexiona Catalá, quien cree que "la sociedad española no entendería un retroceso en este ámbito", si bien "nunca hay que bajar la guardia". 

En España los abortos han descendido con la entrada en vigor de la ley del 2010. Si ese año hubo un total de 113.031 interrupciones voluntarias de embarazo, en el 2017 (último año del que el Ministerio de Sanidad tiene cifras) hubo 94.123. Son casi 19.000 menos. "La ley debe ser una carretera de dos vías: por un lado, debe permitir que las mujeres se sientan seguras. Por otro, implementar la prevención del aborto a través de la educación sexual".

Temas

Aborto Mujeres