Ir a contenido

ANUNCIO EN EL MWC

El largo viaje a la T-Mobilitat

El título único de transporte empezará a implantarse en Barcelona a finales del 2018

La tarjeta de plástico será recargable y personalizada y se podrá gestionar vía móvil

CARMEN JANÉ / BARCELONA

DANNY CAMINAL

El largo viaje a la T-Mobilitat
El largo viaje a la T-Mobilitat
La T-Mobilitat.
El largo viaje a la T-Mobilitat

/

La T-Mobilitat, el proyecto más ambicioso de la facturación de transporte público en Catalunya, se espera que sea finalmente una realidad a finales del 2018 en la zona 1 de Barcelona, si no vuelve a fallar el calendario de un proyecto que encadena ya numerosos retrasos. Sin ir más lejos Josep Rull, el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, anunció el pasado septiembre que se empezaría a implantar en Barcelona y las seis coronas metropolitanas en el 2017.

La "alta complejidad del proceso" de integrar todos los sistemas de transporte público en Catalunya en un único título es el principal motivo de estos retrasos, en los que también han intervenido cuestiones administrativas y la resolución de contratos previos, sobre todo por discrepancias sobre el control de la información que generará el título. Según los responsables de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), cuando concluya el proceso se habrán cambiado más de 14.000 terminales, integrado 75 empresas de transporte y se dará servicio a 5,7 millones de habitantes.

La T-Mobiltat tendrá como forma física una nueva tarjeta de plástico que usará tecnología NFC, similar a las de las tarjetas de crédito 'contactless', la tarjeta que usa el Bicing y a las que están implantadas en el acceso de muchas empresas. Y parecida también a las que existen en otros sistemas de transporte públicos europeos desde hace años, como los de París, Londres o Amsterdam. En Seúl, una tarjeta llamada T-Money permite pagar casi todo el transporte público, los taxis, los peajes y en algunas tiendas.

La T-Mobilitat catalana servirá para pagar en sistema prepago en metro, autobuses urbanos e interurbanos, trenes de Rodalies y Ferrocarrils de la Generalitat, como la actual T-10, pero, a diferencia de esta, será recargable y personalizada para los casos en que se tenga derecho a bonificaciones, como los pensionistas, las familias numerosas, menores u otros descuentos sociales.

En la primera fase, el sistema de cobro de los trayectos continuará el sistema tarifario actual de zonas y abonos, y convivirá con las actuales tarjetas de cartón con el mismo sistema de abono. Para más adelante, se prevé que pueda adoptarse otro sistema de facturación basado en kilometraje y zonas, y que se pueda suprimir el cartón. Entonces será necesario marcar a la entrada y a la salida del transporte.

NUEVOS TERMINALES

El nuevo sistema implicará la adaptación o sustitución de todos los terminales de cobro actuales para integrar un lector del chip de las tarjetas. Y la adaptación de todos los sistemas informáticos para procesarlos, así como de los sistemas de atención al cliente, que añadirán la atención telefónica. En las estaciones habrá máquinas dispensadoras y lectores especiales que permitirán leer la tarjeta y ver cuántos viajes quedan de un abono.

Pero la T-Mobilitat irá más allá y también tendrá una aplicación para móviles que permitirá al usuario conocer el estado de su cuenta, recargar el saldo y otras funcionalidades. También servirá para pagar directamente con el móvil. Si el terminal es Android usará el chip NFC presente en muchos terminales. Si es iPhone de última generación usará Apple Pay, que requiere sensor de huella digital. El sistema está previsto también para relojes inteligentes a medida que incorporen NFC (el iWatch ya lo hace).

Cuando el sistema sea solo 'plástico', quien quiera un único billete podrá pagar con tarjeta de crédito con chip directamente en la máquina. Este sistema, sin embargo, no admitirá descuentos, según el director general de la ATM, Pere Torres.

Para que los turistas no resulten agraviados, podrán adquirir (no se ha decidido si será gratis, aunque en otros países no lo es) una tarjeta de plástico y recargarla. O pagar con su tarjeta de crédito, porque admitirá cualquiera que lleve chip y siga el estándar internacional EMV.

LLEGAR A TODA CATALUNYA

El proyecto del Govern es escalar el sistema a toda Catalunya, aunque esto llevará su tiempo. El calendario planteado este miércoles es una prueba piloto a finales de este año posiblemente en la línea 9 para la conexión al aeropuerto. Se espera tener la primera corona de transporte cubierta para diciembre del 2018. A mediados del 2019 se completarían todas las zonas tarifarias actuales y para finales del 2019 se extendería al transporte público de toda Catalunya y Renfe de media distancia.

El ‘conseller’ Rull ha insistido en presentar el nuevo sistema en el Mobile World Congress por la innovación que supone y "para explicarle al mundo que Barcelona y Catalunya son capaces de proveer la mejor tecnología para mejorar la calidad de vida de la gente". Sin embargo, la propuesta pasa un tanto desapercibida tanto por la ubicación del estand, lejos de zonas de paso habituales, y en una feria que este año bate todos los récords de compañías presentes, comunicados y público.

"Vamos a títulos de transporte prácticamente personalizados, adaptados a la realidad de cada uno", ha resumido Rull. Tanto la concejala de Movilidad de Barcelona, Mercedes Vidal, como el vicepresidente de Movilidad y Transporte del AMB, Antoni Poveda, han destacado el carácter público de la propuesta tecnológica, que desearían también extender a otros organismos y regiones, así como a servicios como Bicing y Bicibox.