22 feb 2020

Ir a contenido

La cara B de la Navidad

DE LA CALLE A ASESOR MUNICIPAL

No se lo piensa dos veces. Cuando se le pregunta por cómo le va la vida, sonríe afablemente y responde: “Estoy feliz, tal cual, con sus cinco letras. Feliz”. Lo dice porque sabe lo que es no tener vida, perderlo todo, incluso la casa, y tocar fondo. También sabe lo que es salir, con esfuerzo y ayuda. A Antoni Cortiñas no le importa remover los meses en que dormía en la calle, las veces que fue insultado. Siga leyendo...


HIBA DEJÓ ATRÁS LAS CUCARACHAS

Se acabó la tormenta. Tranquila y con la mirada puesta en un esperanzador horizonte, Hiba vuelve a sonreír. Detrás queda un año "fatídico" tras una separación por malos tratos y un desahucio "vergonzoso". Madre en paro con tres hijos pequeños -"por suerte el día del desalojo estaban en el colegio y no lo vivieron"–, se instaló a finales de septiembre en un piso social cerca de la plaza de España que le ha devuelto la calma, aunque aún quedan turbulencias en el camino. Siga leyendo...


UNA MENTE DE PRIMERA

Habla en tercera persona de sí mismo, de Manuel Gómez, un octogenario dicharachero e ingenioso, de pasado futbolista y comercial, que contrataca las patologías físicas -“17 operaciones y un pulmón extirpado”- con el poder de una mente activa y privilegiada. “Sigo vivo porque utilizo mucho la cabeza. Manuel lo aguanta todo porque su cerebro trabaja mucho. Los demás se quejan y toman calmantes; yo, no". Siga leyendo...


LA SONRISA COMO MEJOR ANTÍDOTO

Hace 3 años que Ana Mourelo y Jose Brocal recibieron una noticia que amenazaba con llevar a la deriva la nave familiar: su pequeño Aitor había sido diagnosticado con el síndrome de duplicación mecp2 (el gen que regula al resto de genes), una enfermedad rara que afecta a la capacidad psicomotriz y expresiva de quienes la padecen y cuya esperanza de vida no supera los 25 años. Siga leyendo...


MUCHO MÁS QUE UN GIMNASIO

Que algunos de sus miembros tengan lazos de sangre es la anécdota. “Aquí, familia somos todos”, cuenta Tere Muñoz. El “todos” es literal. Tanto los socios de la cooperativa, como los fieles usuarios, que por “su Sant Pau” lo aguantan (casi) todo. Lo que en cualquier otro gimnasio con piscina de la ciudad sería una tragedia, un drama, en el Sant Pau es otra cosa. Siga leyendo...


CELEBRAR SIN UN DOGMA COMÚN

Sharik es musulmán. No es, pues, su religión lo que lo lleva estos días a celebrar las fiestas de Navidad. Pero motivos para celebrar, sí los tiene. Compartir comidas especiales, más variadas de lo normal, significa para él celebrar la vida, una vida que no desapareció en el mar como tantas otras. Siga leyendo...