Infección de transmisión sexual

Declarado un nuevo brote de viruela del mono en Barcelona

La Agència de Salut Pública advierte de que ya hay "transmisión comunitaria" y de un "posible infradiagnóstico", pese a que de momento ha detectado "pocos casos"

Así se transmite la viruela del mono: factores de riesgo

Viruela del mono: qué síntomas tiene y cómo se puede contagiar

Barcelona 13/09/2022 Catalunya arranca este martes la vacunación contra la viruela del mono en Fira con cita previa El Departamento de Salud pretende acelerar la inmunización a las personas con más riesgo de contraer la enfermedad Fotografia de JOAN CORTADELLAS

Barcelona 13/09/2022 Catalunya arranca este martes la vacunación contra la viruela del mono en Fira con cita previa El Departamento de Salud pretende acelerar la inmunización a las personas con más riesgo de contraer la enfermedad Fotografia de JOAN CORTADELLAS / Joan Cortadellas

Beatriz Pérez

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La Agència de Salut Pública de Barcelona (Aspb) ha declarado hoy, jueves 17 de agosto, un nuevo brote de viruela del mono (monkeypox) en la capital catalana. El organismo ha enviado un comunicado a los centros y entidades que realizan actividad asistencial, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, para pedirles que notifiquen cualquier sospecha.

El subdirector general de Vigilància i Resposta a Emergències de Salut Pública de la Generalitat, Jacobo Mendioroz, confirma a este diario el brote y detalla que, de momento, se han detectado seis casos (dos en julio y cuatro en agosto) en Barcelona, todos en hombres que tienen sexo con hombres pero que, al coincidir en un mismo espacio y tiempo, Salut Pública ha optado por declarar el brote. Es el segundo brote que declara Salut Pública desde el del año pasado, que dio por finalizado este marzo.

El organismo descarta un "vínculo epidemiológico" entre los contagios, pero trabaja con la hipótesis de que está habiendo ya "transmisión comunitaria" y un "posible infradiagnóstico". La situación coincide con la que viven otros países europeos, donde están aumentando los casos, y en especial Portugal, donde se informó de un brote de viruela del mono que, entre el 3 de mayo de 2022 y el 28 de julio de este año, ha afectado ya a 1.002 personas, según el Ministerio de Sanidad español. Salut Pública llama al colectivo de hombres que tienen sexo con hombres a vacunarse por segunda vez este año.

Mendioroz descarta que este brote, que previsiblemente irá en aumento, sea como el del año pasado, cuando la viruela del mono (España fue el país europeo con más contagios) saturó la unidad de Drassanes del Hospital de Vall d'Hebron de Barcelona, especializada en infecciones de transmisión sexual (ITS). En aquel brote, que empezó en agosto de 2022 y se cerró a finales de marzo de este año, se contagiaron un total de 2.321 personas, según cifras de Salut Pública.

"No esperamos un brote de gran magnitud, sino casos aislados o pequeños brotes como este", apunta Mendioroz. Cree que así será porque la gente ahora está vacunada pero, además, señala este epidemiólogo, porque el sistema funciona "mejor" que el año pasado y se detecta más rápido.

Por la vía sexual

La viruela del mono no se contagia solo por vía sexual, sino también a través de secreciones respiratorias, objetos o por contacto directo con los sarpullidos del infectado. Los brotes que están teniendo lugar se consideran como una infección de transmisión sexual (ITS), ya que se originan a partir del contacto físico sexual. La viruela del mono afecta, mayoritariamente, a hombres que tienen sexo con hombres, si bien el año pasado ya demostró alcanzar cada vez a más perfiles de poblaciones.

Ayer, la OMS confirmó 1.020 nuevos casos de viruela del mono, lo que supone un aumento del 1,2% del total de positivos, y tres muertes desde su último informe, fechado a 14 de julio, y hasta el 9 de agosto. En las dos últimas semanas, el informe de la OMS apunta que los casos notificados han aumentado en las regiones del Pacífico Occidental, Europa y América. Un nuevo país, Trinidad y Tobago, ha notificado sus tres primeros casos de mpox.

Aún no llegan a consulta

Entidades como CheckPoint en Barcelona, dedicadas a la detección de ITS, todavía no han diagnosticado ningún caso de viruela del mono. "Nosotros dejamos de ver viruela del mono a finales del año pasado, aunque en casos de sospecha seguimos haciendo pruebas PCR", señala a este diario el médico de CheckPoint Pep Coll. La vacuna de la viruela del mono detuvo la infección.

CheckPoint continúa vacunando de esta enfermedad a hombres que tienen sexo con hombres. "Estamos tranquilos pero con la guardia alta. No descartamos que con el Circuit [el festival LGTBI de Barcelona] empecemos a ver más casos. No creo que este brote tenga la magnitud del del verano pasado porque hay mucha más gente inmunizada, ya sea por la vacuna o por inmunidad natural", señala Coll. Los mayores de 50 años ya están inmunizados al recibir, de niños, la vacuna contra la viruela.

La vacuna contra la viruela del mono protege, el problema es que no se sabe cuánto dura la inmunidad. CheckPoint está haciendo un seguimiento para averiguarlo. Por su parte, Mendioroz hace un llamamiento a vacunarse por segunda vez a las personas que se vacunaron el año pasado, las cuales forman parte del colectivo de hombres que tienen sexo con hombres. También, a evitar las exposiciones de riesgo. Y a consultar con un centro asistencial ante la aparición de síntomas.

Los síntomas

Los síntomas de la viruela del mono son parecidos a la gripe e incluyen los típicos dolores musculares, fiebre, escalofríos, agotamiento, dolor de cabeza, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados. Y la típica erupción tan característica de la viruela, que en este caso suele comenzar por la cara para extenderse a otras zonas del cuerpo, sobre todo las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Lo más frecuente es que comience el sarpullido cuando empieza a subir la fiebre. La erupción de la viruela del mono comienza en forma de manchas planas y rojas, que luego se convierten en ampollas que se llenan de pus, formando pústulas. Y los picores pueden provocar una comezón tan fuerte que el propio paciente acabe arrancando las costras lo que luego dejará cicatrices.