A las puertas de la tercera oleada

Salut exige a Interior más vigilancia para no cerrar los bares en Catalunya

  • El Govern aplaza a este viernes el anuncio de las restricciones por falta de acuerdo
  • Una parte del Executiu pone sobre la mesa el cierre de bares. Y, de mantenerlos abiertos, exige que Interior verifique que no se vulneran las medidas de prevención,
  • Vergés explica que solo dejará salir del territorio en Navidad para ver a familiares
La ’consellera’ de Salut, Alba Vergés.

La ’consellera’ de Salut, Alba Vergés.

Se lee en minutos

El Govern vuelve a estudiar el cierre de bares y restaurantes en Catalunya, así como la limitación a seis personas de las comidas navideñas, según han confirmado fuentes del Ejecutivo catalán a EL PERIÓDICO. Tras toda una tarde de reuniones en la que estaba previsto llegar a un acuerdo, el Govern ha decidido aplazar a este viernes a las 09.00 horas el anuncio de las nuevas restricciones, debido a la falta de entendimiento en el alcance de las medidas entre los dos socios principales, según adelantó TV-3 y ha confirmado este diario.

En la negociación, Salut y una parte del Govern han puesto sobre la mesa el cierre de bares. Y, de mantenerlos abiertos, exigen que Interior verifique que no se vulneran las medidas de prevención, según ha podido saber este diario. En muchos bares y restaurantes no se respeta el aforo permitido (un 30% en el interior), la distancia entre mesas (que debe ser de dos metros), el límite máximo de personas (cuatro) o el uso de mascarilla de los comensales cuando no se está consumiendo. Todo ello mientras los indicadores de la pandemia de covid-19 siguen creciendo: este jueves se han notificado 2.269 nuevos contagios y 30 muertos. Y el índice de reproducción, que indica la expansión del virus, ha vuelto a subir y se ha situado en 1,34. Como el riesgo de rebrote, que se ha situado en los 275 puntos.

La hostelería y la restauración, así como la movilidad de la población, están en el ojo de mira. Todo indica que las medidas que se presenten mañana, sean de la magnitud que sean, irán por ahí. Algunos expertos sanitarios piden que se reduzca el aforo de los bares y que se permita el consumo solo en terrazas. El presidente del Col.legi de Metges de Barcelona (COMB), Jaume Padrós, fue más lejos y ayer reclamó directamente cerrarlos. Los cuatro principales hospitales de Barcelona han avisado que habrá que hacer "sacrificios" estas Navidades para evitar una tercera oleada letal.

Confinamiento perimetral

De momento, lo que se sabe hasta ahora es que Catalunya mantendrá su confinamiento perimetral durante las Navidades porque no avanzará de tramo en la desescalada, puesto que la situación epidemiológica del covid-19 lleva días empeorando. Así lo ha confirmado este jueves por la mañana en rueda de prensa desde el Hospital Parc Taulí de Sabadell la 'consellera' de Salut, Alba Vergés. Vergés no ha querido avanzar cuáles serán las nuevas restricciones que entrarán en vigor en el territorio "lo antes posible", después de que ayer reconociera que "habrá que dar marcha atrás sí o sí". Estaba previsto previsto que por la tarde el 'vicepresident', Pere Aragonés, y la portavoz del Govern, Meritxell Budó, anunciarían nuevas restricciones, pero no ha sido así.

"Se mantendrá el confinamiento perimetral de Catalunya en Navidades porque no pasamos de fase, y es una medida que ya se está tomando en otros territorios [de España]", ha dicho Vergés. Pero luego ha añadido: "Hay una excepción clara: los viajes que se hagan para ver a familiares".

Te puede interesar

Si la situación epidemiológica fuera buena, Catalunya llegaría al 21 de diciembre en el tramo 3 de la desescalada, que contemplaba la cancelación del confinamiento perimetral. Pero sigue en el 1 y el Ejecutivo catalán prevé endurecer restricciones antes del fin de semana. Aun así, las nuevas medidas, sean las que sean, no llegarán a cancelar el confinamiento comarcal que, por primera vez, entra en vigor este viernes a las 6 de la mañana. Antes era municipal.

Vergés no ha querido avanzar nada sobre las posibles medidas, pero territorios como las Islas Baleares han decidido mantener el toque de queda de las 22 horas también en Nochebuena y Nochevieja. Son medidas que apuntan a lo que podría ocurrir también en otras comunidades como Catalunya.