11 ago 2020

Ir a contenido

LOS ALCALDES DEL 26-M

Ana Maria Martínez: "No estoy de acuerdo con usar políticamente la deuda a Endesa"

La alcaldesa de Rubí critica la cumbre de consistorios convocada por el alcalde de Terrassa sobre la deuda contraída por las familias vulnerables con la eléctrica

La edil afirma mantener converaciones con la Generalitat por el centro de 'menas' de Rubí, aunque asegura que el 'conseller' no la quiso recibir

Àlex Rebollo

Anna Maria Martínez, alcaldesa de Rubí.

Anna Maria Martínez, alcaldesa de Rubí. / ANNA MAS

La socialista Ana Maria Martínez (Rubí, 1972) revalidó la alcaldía de Rubí en las elecciones municipales del pasado 26-M. Tras un mandato con un Pleno municipal muy dividido, PSC (10 concejales) y En Comú Podem (3 concejales) han alcanzado recientemente un pacto de gobierno para sumar mayoría absoluta en el consistorio.

-¿Cómo afronta este mandato? ¿Con menos división?

-Sí, tengo que hacer que sea un mandato más estable. Tenemos la obligación de trabajar para Rubí. Eso nos obliga a ser constructivos y a ponernos de acuerdo. Las circunstancias del Pleno actual son mucho más favorables a la estabilidad.

-¿Qué incidencia va a tener el reciente pacto de gobierno con los 'comuns'?

-Una vez conciliados nuestros programas, constatamos que la coincidencia y el interés en muchos ámbitos de ciudad eran los mismos o similares y que el camino era compartido. No queríamos un pacto de gobierno en el que dos grupos trabajaran de espaldas: la ciudad merece estabilidad en el gobierno pero, sobre todo, que la visión sea compartida en relación a todo lo que tenemos que hacer, que es muchísimo.

Ana Maria Martínez, alcaldesa de Rubí. / ANNA MAS

-¿Qué retos le esperan a Rubí este mandato?

-Terminar la transformación urbanística del centro, trabajar por el traslado de las líneas de alta tensión e iniciar las obras del Casino. También reivindicamos un hospital de referencia y los nuevos juzgados, que los tenemos en un estado lamentable. Y solo tenemos una estación de ferrocarriles: hay ciudades con una extensión similar que disponen de varias. Es incomprensible.

-El municipio también tiene un problema con los vertederos

-La aprobación del Plan de actividades de extractivas nos permite que situaciones como las de Can Carreras se puedan evitar, porque ya hemos pagado suficientes peajes ambientales. El de Can Balasch aún no tiene actividad y lo ideal sería que ésta quedase reducida a una sentencia y con una restricción sobre los residuos que se pueden verter.

-Hablemos de temas supramunicipales. En enero criticaba que no tenían en la Generalitat "ningún interlocutor".

-Así es, pero lo intento y seguiré intentándolo. Hemos encontrado alguno en Treball y Afers Socials para tratar temas como la instalación del centros de menores no acompañados. Aquí sí que hemos encontrado interlocutor en la figura de la secretaria y la directora general de Atenció a la Infància. No en el conseller, que no nos quiso recibir.

-¿Mantienen diálogo con la DGAIA?

-Sí, y agradezco la interlocución porque, después de las vacaciones, hemos podido trabajar con una visión más allá de la Generalitat. Dejaré a un lado lo que pasó antes del verano; entonces fue más complicado, ahora lo hemos podido encarrilar.

-¿En qué estado se encuentran las conversaciones?

-Estamos trabajando, si hacemos bien las cosas podemos encontrar opciones cuyo objetivo sea la integración. Catalunya no está en la situación de emergencia en que estaba hace seis meses y podemos trabajar de un modo racional.

-¿Han ofrecido alternativas para acoger a los menores?

-Sí, estamos trabajándolas conjuntamente, pero aún no estoy en condiciones de hablar de las alternativas. 

-¿Qué opina sobre que la plataforma local contraria al centro vincule en redes sociales la delincuencia con el origen migrante de los supuestos autores?

-No puedo hacerme responsable de lo que se dice en redes. Si las cosas se hacen bien, a nivel de ciudad se responde bien; si las cosas se hacen mal, se dan situaciones... que no las daré por buenas ni las suscribo.

La alcaldesa de Rubí, Ana Maria Martínez, posa para EL PERIÓDICO. / ANNA MAS

-Acudió a la convocatoria de la DIBA por la carta de Endesa que amenaza con cortar la luz a familias vulnerables. ¿Qué medidas llevarán a cabo?

-Dibujamos el inicio de una Oficina de Pobreza Energética, un espacio que dialogue directamente con aquellas personas que tengan problemas. Ahora, la Generalitat debe liderar un convenio con las grandes suministradoras para que no vuelva a pasar. Son personas que están protegidas por la Llei 24/2015 y esa es una cuestión que quisieron pasarse por el forro, y no puede ser.

-¿Son partidarios de exigir la condonación de la deuda acumulada?

-Somos partidarios, aunque se trabajará en el convenio. Hay situaciones distintas en relación a las familias que tienen una deuda. Si entramos en el matiz, en algunos casos igual sí que hay que condonar la deuda y en otros habría que ver cómo se hace.

-En cambio no asistió a la cumbre de ayuntamientos en Terrassa por el mismo tema.

-No entiendo que un alcalde haga una convocatoria aparte y plantee una situación que tiene como elemento común a las familias con dificultades para tener sus derechos básicos cubiertos. Así se le trasladó al alcalde de Terrassa en el Consell Comarcal. El tema de la condonación queda muy bien para el titular, pero es una cuestión menor.

-Pero hablamos de 21 millones de euros.

-Con lo que no estoy de acuerdo es con usar esta situación políticamente, porque al final es una utilización que se quiso hacer desde el Ayuntamiento de Terrassa y me parece que hay otras entidades encargadas de liderar la situación.