Conocido por la iniciales MCM (Mid-Century Modern), se trata de un movimiento de diseño que se aplicó tanto a interiores como a productos varios, diseño gráfico, desarrollo urbanístico y, sobre todo, arquitectura. Su periodo de vigencia fue entre 1933 y 1965 pero nunca dejó de acompañarnos, como bien afirmó en 1983 la periodista Cara Greenberg en su manual sobre los muebles creados bajo este criterio. Actualmente es fácil contemplarlos en platós de televisión, restaurantes contemporáneos, salas de coleccionistas… y unos son antiguos y otros de nueva fabricación. Las casas, sin embargo, no engañan.

Una redefinición moderna del espacio

Definido por sus espacios diáfanos, sus piscinas, sus salas de estar hundidas y sus chimeneas de mampostería, el Mid-Century Modern es uno de los estilos arquitectónicos más populares de la historia. El libro Atlas of Mid-Century Modern Houses del escritor y periodistas especializado en arquitectura, diseño y viajes Dominic Bradbury muestra detalladamente y en un recorrido por todo el mundo 400 casas de 290 arquitectos. Un viaje por cuarenta países que sitúa al lector frente a los mejores ejemplos de esta etapa dorada de la arquitectura y el diseño y que está especialmente vinculada a la Costa Oeste estadounidense pero que también tiene extraordinarios ejemplos repartidos por todo el mundo.

Esta corriente surgió como la respuesta estadounidense al International Style y al movimiento Bauhaus. Una concepción más orgánica y menos formal, muy influenciada por arquitectos escandinavos y brasileños y caracterizado por su integración en la naturaleza, su simplicidad y su limpieza. Era una arquitectura dirigida a los suburbios de la posguerra en Estados Unidos que hacía especial énfasis en la creación de grandes espacios abiertos, de amplios ventanales, con postes y vigas en lugar de voluminosas paredes. Un diseño pensando en la funcionalidad y en las necesidades de las familias de clase media estadounidenses.

El expansivo viaje del diseño

A través de 400 casas de 290 arquitectos, el libro Atlas of Mid-Century Modern Houses enseña a algunos de los mejores creadores y viviendas del siglo XX.  Como ejemplos se incluyen la Casa de Cristal del arquitecto estadounidense Philip Johnson, en New Canaan, Conneticut o la Casa Farnsworh, una vivienda unifamiliar construida en acero y vidrio proyectada por el famoso diseñador de origen prusiano Mies van der Rohe, en Rohe, Illinois. Ambos edificios llevaron los espacios diáfanos y la transparencia a nuevas fronteras.

Picasa 3.0

El libro también incluye la Kaufmann Desert House situada en Palm Springs, California, y diseñada en 1946 por arquitecto judío nacido en Austria y nacionalizado estadounidense Richard Neutra y personifica el modernismo del desierto californiano. La Casa Canoas, del brasileño Oscar Niemeyer, en Río de Janeiro, Brasil, y que, situada en un terreno en pendiente con vistas al océano, encarna el modernismo regional latinoamericano, con  y en la que su diseño antepone el ritmo y la belleza como la antítesis de la utilidad. O la Casa Muuratsalo, ubicada cerca de Helsinki y construida en 1952 por el finlandés Alvar Aalto, todo un ejemplo del `suave´ modernismo escandinavo.

Una ruta marcada por el Mid-Century Moderm

La organización geográfica del libro, que distribuye las construcciones ubicadas en esos 40 países a través de nueve regiones globales, demuestra que el Mid-Century fue, y sigue siendo hoy en día, un fenómeno internacional. Es cierto que la mayor parte de los proyectos importantes se encuentran en Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Francia, España, Italia y Alemania, hay también ejemplos menos conocidos de este movimiento en sorprendentes lugares como República Democrática de Congo, Ghana, Chipre, Sri Lanka, Tanzania, Irán o Uruguay. La publicación proporciona atractivos mapamundis que se completan con interesantes introducciones a cada uno de los capítulos que facilitan el descubrimiento de nuevas regiones del modernismo arquitectónico americano.

En total 600 fotografías, algunas son imágenes de archivo en blanco y negro y también en color de importantes fotógrafos del siglo XX especializados en arquitectura como Marvin Rand, quien documentó el modernismo de Los Ángeles como nadie, el desaparecido fotógrafo de Chicago Ezra Stoller o el neoyorquino Julius Shulman. Una serie de imágenes que ilustran tanto exteriores como interiores residenciales con mobiliario e iluminación que llevan la firma de algunos de los mejores diseñadores de la época, como el arquitecto, diseñador y director de cine Charles Eames, el diseñador industrial y publicista italiano Gio Ponti o el arquitecto estadounidense de origen finlandés Eero Saarinen.

Las imágenes se complementan con un breve y claro texto sobre la historia del edificio, su arquitecto y sus principales características. También se indica, a través de una serie de símbolos, su estado –bueno, en pie o derruido-, su uso –en uso o desconocido- y su estatus –patrimonio cultural o prevista su demolición. Algunas, por desgracia, ya no existen, es el caso de 19 de ellas, y otras dos serán derruidas en breve. Sin embargo, 62 de ellas están consideradas como patrimonio cultura, por lo que están protegidas. Además, este último dato es un indicador evidente de que el Mid-Century sigue siendo valorado y su legado preservado.

Pacopepe Gil

El autor de esta obra es Dominic Bradbury, un escritor y periodista especializado en arquitectura, diseño y viajes que ha escrito más de veinte libros y colabora con revistas y periódicos de Reino Unido, Estados Unidos, Australia y otros países, en publicaciones como The Telegraph, The Financial Times, World of Interiors, Vogue Living, House & Garden, etcétera.