El nuevo hombre fuerte del partido y relevo de Ábalos

Santos Cerdán, un piloto "tranquilo" para el PSOE

  • El dirigente navarro ya lidera la Secretaría de Organización y es el coordinador adjunto del comité organizador del 40º Congreso, en el que se espera revolución

  • Es un veterano fontanero: fue el número dos del PSN, negociador con el PNV en la moción de censura y el que ha llevado el día a día del partido desde 2018

Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE, junto con la exvicepresidenta primera Carmen Calvo, en el curso de verano de El Escorial organizado por la Fundación Pablo Iglesias, que él preside, este 14 de julio. 

Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE, junto con la exvicepresidenta primera Carmen Calvo, en el curso de verano de El Escorial organizado por la Fundación Pablo Iglesias, que él preside, este 14 de julio.  / EFE / ZIPI

9
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Cuando la derecha le pinta prácticamente como un dirigente entregado a Bildu, Santos Cerdán León (Milagro, Navarra, 1969) no puede evitar molestarse. Porque hubo un tiempo en el que iba protegido por un escolta. "Doce o trece años", recuerda, cuando era concejal en su pueblo y cuando era presidente de la Mancomunidad de la Ribera Alta de la Comunidad foral, en los que jamás arrancaba al coche con su mujer, Paqui, y su hija dentro. Ellas esperaban fuera, lejos. ETA aún mataba. Sabe lo que es y lo que fue el terrorismo pero también cree que hay que pasar página sin olvidar el pasado. Por eso empujó, y mucho, y contra el criterio inicial, para que su compañera y amiga María Chivite pudiera encabezar un Gobierno de progreso en Navarra por primera vez desde 1996, aunque necesitara la abstención, que no el apoyo, de Bildu.

El hombre que ayudó a engrasar el pacto en la comunidad y que remó para templar los territorios es el que conduce, desde este lunes, las riendas del robusto aparato socialista. Ya como titular. Él es el nuevo secretario de Organización, al menos hasta el 40º Congreso Federal, que se celebrará en València entre el 15 y el 17 de octubre. El relevo de José Luis Ábalos en el partido. El dirigente al que quienes lo conocen definen como un "hombre tranquilo, como una roca, que nunca pierde la calma, ni siquiera cuando las cosas se tambalean" o cuando reina la incertidumbre, como en las pasadas primarias andaluzas, cuando se esperaba un resultado apretado y él lo clavó: ganaría Juan Espadas por un 55%. Así fue. Él es el socialista al que "no le asustan los focos, pero no le gustan", "austero en las formas aunque muy auténtico", de un carácter bien distinto al de su antecesor. Este es más expansivo, de trato muy cercano con la prensa, afable y sin temor a los medios. "Santi no es una persona de excesos. Ni en el tono ni en las palabras. Es muy discreto y muy leal, con firmes convicciones de izquierdas. Y muy eficaz. Le importa que el trabajo salga bien", defienden en Ferraz.

"Noble. Trabajador. Fuerte de personalidad. Muy de partido. No le veo defectos", dispara un compañero de la ejecutiva federal sin titubeos. Un alto mando de una federación nada cercana a Ferraz corrobora esa impresión: "Santi siempre ha sido con nosotros un interlocutor sincero, estable y fiable. No tiene ambición de ser el protagonista de los telediarios pero sí la vocación de resolver los conflictos y los problemas en los que entra a fondo". Este cargo recalca que "desde el primer minuto Cerdán "ha ido trabajando para que todas las heridas del PSOE se cerrasen". "Si hoy hay un clima totalmente distinto en el PSOE se debe, no solo a él, pero también a su trabajo. Es una garantía para que las máquinas en Ferraz funcionen", remacha.

"Noble. Trabajador. Fuerte de personalidad. Muy de partido", define al navarro un compañero de la ejecutiva federal

Pedro Sánchez comunicó el sábado a Ábalos que sería cesado como ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y reemplazado por Raquel Sánchez, alcaldesa de Gavà. El político valenciano digirió mal el golpe. Pensó, explican en la dirección, que si era desalojado del Gobierno no tenía sentido continuar como secretario de Organización. Y él necesitaba, además, una vida "más tranquila", por razones familiares y personales.

El presidente cerró la transición en el partido durante el fin de semana. Citó en la Moncloa a la vicesecretaria general, Adriana Lastra, y a Santos Cerdán, juntos, y después se mantuvo al habla con ambos por teléfono esos dos días. Cuando se consumó la renuncia, la dirigente asturiana asumió las riendas del partido y el responsable navarro, las competencias de Organización. Ella hereda de Ábalos la coordinación general del 40º Congreso, y él la ayudará como coordinador adjunto. A portavoz del comité organizador asciende la viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados. Los tres serán los rostros de este tiempo de transición hasta que la revolución, que ha aterrizado en el Ejecutivo, se extienda al partido, como se espera.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, celebra en la sede de Ferraz su victoria en la noche electoral del 28 de abril de 2019, junto a su mujer, Begoña Gómez, y José Luis Ábalos, Carmen Calvo, Adriana Lastra y Cristina Narbona.

/ EFE / JUANJO MARTÍN

Apoyo en las primarias

Cerdán pilotará la maquinaria del PSOE hasta el cónclave de octubre. Algo que ya venía haciendo, 'de facto', en los últimos años. Técnico superior de Electrónica Industrial, socialista de cuna -su padre y su abuelo tenían carné-, muy apegado a su Milagro y a su tierra, es fontanero veterano. Ya ejerció como secretario de Organización del PSN entre 2011 y 2017. Una travesía larga en la que tuvo que digerir el fulminante freno de Ferraz, entonces gobernada por Alfredo Pérez Rubalcaba, a la moción de censura que la federación quería presentar contra la presidenta Yolanda Barcina, de UPN, y que para prosperar necesitaba los votos de Bildu. Era la segunda vez que Madrid tumbaba una operación similar, porque en el 'agostazo' de 2007 José Luis Rodríguez Zapatero paró una entente del PSN con Nafarroa Bai, la marca predecesora de Geroa Bai (que hoy forma parte del Ejecutivo de Chivite).

El fin de semana, Sánchez reunió a Lastra y Cerdán en la Moncloa para cerrar la transición en el PSOE tras la salida de Ábalos de Organización

En 2016, tras la defenestración de Sánchez por los notables del partido, Cerdán se alineó con él y no emuló al vecino PSE, que apoyó en bloque a su candidato, Patxi López. El navarro se responsabilizó de los avales. Urdió una estrategia que cambió las tornas de la contienda interna. El madrileño recabó 53.692 firmas, solo 6.539 menos que la gran favorita, Susana Díaz. Sorprendió, mostró que estaba más fuerte de lo que sostenían los aparatos y los patricios del PSOE. Cerdán pronosticó que Sánchez acabaría imponiéndose por 16.000 votos en las urnas. Se equivocó por poco: fueron 15.413 los que sacó a la baronesa andaluza. Con el 39º Congreso, en 2017, el secretario general le designó secretario de Coordinación Territorial. O sea, mano derecha de Ábalos en el manejo del aparato.

Ambos fueron claves en la moción de censura que tumbó a Mariano Rajoy un año más tarde. El número tres dialogó con los grupos, pero del PNV se encargó Cerdán, a cuyos dirigentes conocía bien. Sánchez, al llegar a la Moncloa, nombró a Ábalos ministro de Fomento (luego Transportes), y a Lastra, la número dos, le encargó llevar las riendas del grupo parlamentario. El navarro asumiría así el día a día de la organización. La interlocución con los territorios, apagar los fuegos internos, apretar para las listas. Cerdán se integró en el círculo íntimo del presidente, con Ábalos, Lastra y Carmen Calvo, además del ya caído Iván Redondo. Él sería el enlace entre partido y Gobierno, en concreto con Félix Bolaños, hasta ahora el secretario general de Presidencia. El responsable de Coordinación Territorial mantiene una relación "fluidísima" con la vicesecretaria general, "se ha compenetrado bien con Ábalos", y se apoya en su coordinador, Julio Navalpotro, y en el equipo de Organización.

La presidenta navarra, María Chivite, acompañada por Santos Cerdán (i) y su sucesor en la Secretaría de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, el 2 de agosto de 2019, cuando fue investida por el Parlamento foral. 

/ EFE / VILLAR LÓPEZ

Menos "peso político" que Ábalos o Calvo

En estos años, Cerdán ha desempeñado una labor fundamental, pero callada. "Conoce como nadie los territorios, se los ha pateado. Y es de fiar. Quien negocia con él sabe que es de palabra. No vende motos, no es un charlatán. Lo que ves es lo que hay", dicen de él. Otros dirigentes subrayan que su perfil es más gris, que tanto él como Lastra son "gregarios", de mucho menor "peso político" que Calvo o Ábalos, dirigentes con trayectoria, personalidad y focos propios.

¿Será revalidado en el cargo tras el cónclave federal de octubre? “Paso a paso y mirada corta”, asegura. Sánchez decide

A Cerdán se le ha endosado como borrón principal el gatillazo de la moción de Murcia, aunque la condujeron básicamente Ábalos y Bolaños, hoy titular de la Presidencia. Ellos pilotaron las negociaciones con Ciudadanos. El dirigente navarro, sin embargo, sí reconoció en una entrevista que participó de las negociaciones, y que no fue una moción "fallida", sino "necesaria", y que el PSOE confió en la palabra dada de los naranjas y en las firmas de los seis diputados regionales. Él es "de equipos", de "asumir culpas" también cuando toca, esgrimen quienes le conocen. Cerdán sí ayudó a que Paco Cuenca recuperara la alcaldía de Granada, la semana pasada.

Ahora será titular en el equipo de Organización. Este miércoles, se estrenó en el curso de verano que ha organizado la Fundación Pablo Iglesias, que él preside, en San Lorenzo de El Escorial, en Madrid, donde arropó a Calvo y donde aseguró que el PP está "desnortado" si cree que ha conseguido "destituir a siete ministros". Los focos volverán sobre él. Quiera o no. Su estilo es "diferente" al de Ábalos, con el que no ha perdido relación (estuvo el domingo en su casa, en la resaca de su cese), pese a que ni él ni Lastra le arroparon en su despedida el lunes en el ministerio.

Noticias relacionadas

¿Y después, será revalidado en el cargo, como se cree en el partido? "Paso a paso y mirada corta", asegura Cerdán. Ya se verá. Porque con Sánchez nunca se sabe. Ya lo ha demostrado.

El PSC se cuela en el comité organizador del 40º Congreso

El comité federal del pasado 3 de julio aprobó la convocatoria formal del 40º Congreso (15-17 de octubre de 2021, València) y la composición del comité organizador: José Luis Ábalos como coordinador general, Adriana Lastra como coordinadora adjunta política, Santos Cerdán como adjunto en planificación, y Milagros Tolón, Paco Salazar, Begoña García Retegui, Mariano Moreno y Maritcha Ruiz como vocales.


Tras la renuncia de Ábalos como secretario de Organización, la cúpula se ha reestructurado (Cerdán asume la cartera) y además se adapta la estructura del comité organizador del cónclave de octubre. La coordinación general recae en Lastra, y Cerdán es el coordinador adjunto. Se nombra una portavoz del órgano (cargo que no existía): Eva Granados, viceprimera secretaria del PSC. O sea, la número dos del ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta.


Permanecen como miembros del comité que preparará el 40º Congreso Mariano Moreno, director gerente del PSOE; Begoña García Retegui, secretaria ejecutiva de Servicios Sociales, Dependencia y Discapacidad; Paco Salazar, responsable de Acción Electoral; Milagros Tolón, secretaria de Economía de las Ciudades de la dirección y alcaldesa de Toledo, y Maritcha Ruiz Mateos, directora de Comunicación del partido.