Primarias del PSOE andaluz

Espadas se impone a Díaz con claridad y salva a Sánchez de un nuevo golpe

  • El alcalde de Sevilla, ungido por Ferraz, logra el 55% de los votos y hace innecesaria una segunda vuelta al sumar la mayoría absoluta de los sufragios

  • La expresidenta da un "paso al lado" en 'diferido': no dimite, pero no se presentará al próximo congreso regional. Ferraz podría activar una gestora

Juan Espadas gana las elecciones primarias del PSOE-A, con un apoyo del 55%. En la foto, Espadas celebra su victoria con su equipo en la sede regional del partido en Sevilla. / EFE / RAÚL CARO / VÍDEO: EFE

9
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, será el encargado de intentar recuperar el otrora feudo inexpugnable de la Junta de Andalucía para el PSOE y hoy en manos del PP y Ciudadanos y con el apoyo de Vox. Espadas se impuso en las primarias socialistas a la que fuera jefa del Gobierno autonómico y todavía secretaria general, Susana Díaz, en un triunfo de amplias repercusiones internas, en el seno del PSOE, y externas, en la política andaluza y nacional. De hecho, el 55,05% de voto alcanzado (18.751 sufragios) hace innecesaria la celebración de una segunda vuelta, ya que logró superar la barrera del 50% de los apoyos. Díaz obtuvo el 38,76% (13.202 papeletas) y el tercer candidato, el economista Luis Ángel Hierro, un 5,33%. Datos con el 99,8% escrutado y una participación altísima, el 75,29% de los más de 45.374 militantes.

Documento

Resultados de las primarias del PSOE de Andalucía, al 99,8% escrutado

Resultados de las primarias del PSOE de Andalucía, al 99,8% escrutado

Un triunfo que fortalece a Pedro Sánchez, su principal valedor, por cuanto demuestra que el ascendente con que cuenta sobre la militancia, el que le permitió resurgir de las cenizas y hacerse de nuevo con la secretaría general, tras su forzada dimisión de 2016, sigue incólume. Y nada menos que en la principal federación socialista, la más numerosa y el principal granero de votos que Ferraz insistía en que no podía perder. Un ascendente que se mantiene a pesar de defender, abiertamente y sin ambages, una medida tan polémica en muchas partes de España como es la concesión de los indultos a los presos independentistas. 

El doble desenlace, Colón y la votación en Andalucía, deja expedito el camino a Sánchez para que el Consejo de Ministros apruebe los indultos

El mensaje es que las bases andaluzas han decidido abrir una etapa de "cambio", como preconizaba Espadas, y eran plenamente conscientes de que en estas primarias se ventilaba la fortaleza del presidente, pues en las últimas semanas se había reiterado que un nuevo golpe, tras el fracaso de la moción de censura en Murcia y el derrumbe del PSOE en Madrid, podría tener imprevisibles "consecuencias". El PSOE-A pasa página de Díaz, su líder desde 2013 y que ya no volverá a repetir en el cargo, aunque no se va ya. Sánchez obtiene así las llaves y el control de la federación más poderosa de todo el partido, la que se le resistía desde que en 2014 accediera por primera vez a la secretaría general.

Y aquí se enlaza con el influjo en la política española. Este 13 de junio fue marcado hace semanas como clave para que, a partir de ahora, el Consejo de Ministros decida cuándo proceder a la medida de gracia con los presos, que será parcial tras el dictamen del Tribunal Supremo. Pero llegarán "pronto", como ha reiterado la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

Y el doble desenlace, el de las primarias y el pinchazo de las derechas en la manifestación contra los indultos de la plaza de Colón de Madrid dejan expedito el camino de Sánchez, no solo para tratar de desinflamar el conflicto con Catalunya, sino para mirar con mayor tranquilidad los dos años restantes de legislatura.

El futuro de Díaz

Una victoria, la de Espadas, conseguida contra la que fuera rival del propio Sánchez en las primarias de 2017 al liderazgo del partido. Y que, por tanto, asestó una estocada política definitiva a la todavía secretaria general del PSOE-A, que no dimite de inmediato pero si anunció, en su intervención de aceptación de la derrota, en la sede regional, que daba "un paso al lado" y que no "optaría" a la secretaría general de la federación regional. "Se abre un periodo transitorio hasta que se celebre el congreso, que ya está convocado", señaló, aun cuando no sea así, por cuanto los cónclaves regionales suceden al federal, que se convocará en julio. Con todo, Díaz prometió "no estorbar" a Espadas, a quien reconoció el mando "de la política autonómica" en Andalucía. "Haremos lo que él desee hacer", sentenció.

Unas intenciones, las de Díaz, que visiblemente no encajaron con las del vencedor. Espadas, tras inaugurar el "inicio de una nueva etapa" aseveró que no tenía ninguna duda de que "todos" habían entendido el mensaje de la militancia y de un resultado tan claro. Posteriormente, y por si no era diáfano el mensaje, afirmó que "la lucha contra la derecha y por volver" a presidir la Junta de Andalucía obligaba a emitir ya "desde mañana, una única voz en la oposición" al actual Gobierno de Juanma Moreno (PP), y por eso anticipó que "lógicamente" habrá cambios en el grupo parlamentario, que hasta ahora presidía la baronesa y del que era portavoz el exconsejero Pepe Fiscal. Espadas no tiene escaño en la Cámara autonómica y no podrá reemplazarla allí de momento. De hecho, reiteró que liderará la oposición a Moreno desde su Ayuntamiento de Sevilla hasta que el jefe de la Junta convoque las siguientes elecciones.

Asimismo, el regidor hispalense negó que hubiera "ninguna bicefalia" en ciernes, siquiera hasta la celebración de ese congreso regional. "El resultado ha sido contundente", remachó Espadas, empujando un poquito más a Díaz hasta la puerta de salida. Y de paso confirmó que se presentará al próximo cónclave autonómico para conquistar las riendas del PSOE-A.

Espadas no admite "bicefalias". Para montar una cúpula interina, recuerdan en Ferraz, haría falta que Díaz dimitiera primero, y no lo ha hecho

La intervención del alcalde de Sevilla fue un continuo reproche encubierto a la expresidenta andaluza, por la vía de expresarlo en positivo: "Me voy a emplear a fondo para que el PSOE-A vuelva a ser el corazón del socialismo federal", dijo, antes de alinearse plenamente con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y prometerle que lucharía "contra el acoso y derribo al que le está sometiendo la derecha". El PSOE-A podrá sincronizarse con Ferraz después de años de desconfianza y de darse la espalda.

La carta del nombramiento de una gestora por parte de Ferraz sigue encima de la mesa, pero como recordaban desde el cuartel general, no es tan fácil, ya que el artículo 344 del reglamento que desarrolla los estatutos impone la designación de una dirección provisional cuando renuncia el líder. Ya no existe la disposición que permitía la entrada de una gestora cuando dimitían la mitad más uno de los miembros de la ejecutiva. Esa opción saltó en el congreso de 2017, precisamente para acabar con la fórmula que empujó a Sánchez a su descabalgamiento del trono del PSOE. Pero en Ferraz sí se vio con frustración la resistencia numantina de Díaz -no sorprendió, dado su carácter-, pese a su humillante derrota. Los pasos siguientes pueden venir en los próximos días. Porque, con su gesto, dio a entender que no está dispuesta a cerrar la puerta tan rápidamente, aunque su fin sea ya inexorable. Y eso puede ser un dolor de cabeza para el vencedor y para el equipo del presidente del Gobierno.

El alcalde de Sevilla y próximo candidato socialista a la Junta, Juan Espadas, es felicitado por su rival, Susana Díaz, secretaria general del PSOE-A, tras vencer en las primarias del partido, este 13 de junio en la sede regional de la federación, en Sevilla.

/ EFE / RAÚL CARO

Victoria diáfana

La victoria de Espadas, aunque durante el día no se percibiera así, fue diáfana y contundente. Las tornas habían cambiado si se miraba lo que ocurrió cuatro años atrás, cuando Díaz solo ganó a Sánchez en una federación, la suya, y por alrededor de un 63%. Lejísimos del 38,76% cosechado en este aciago día para ella. La participación global fue muy alta, del 75,29% (en las primarias federales de 2017 fue poco mayor, del 79,83%). La militancia del PSOE-A se movilizó y a las 14 horas ya había hecho acto de presencia en las casas del pueblo, lugares de votación, el 46,93% de los 45.374 afiliados, cuatro horas después de abiertas las urnas de las mayores agrupaciones. Al final de la jornada destacaba la afluencia en Huelva (81,65%) y Sevilla (79,31%) -la cuna política de Díaz- y la menor implicación de las bases en Cádiz (70,61%) y Jaén (69,36%).

Espadas vence en cinco provincias, y de manera arrolladora en Cádiz y Jaén. Ella solo se impone con más margen en Almería y pierde su cuna, Sevilla

Espadas se impuso en un total de cinco provincias. Es decir, en todas excepto Córdoba, Málaga -en ambas la diferencia fue corta, 48,84%-44,70% en la primera, y de 48,50%-46,38% en la segunda)- y Almería (56,60%-40,72%), que fueron a parar a manos de Díaz. Eso sí, el vencedor mantuvo mayor regularidad, no bajando del 40,72%, en Almería, mientras que su antagonista, en Jaén, corazón del socialismo andaluz, apenas logró un 18,87% (muy poco por encima de Hierro, que cosechó allí un 13,32%) y un 28,54% en Cádiz. Así, las provincias más espadistas fueron, precisamente, y como se esperaba, Jaén (66,85%) y Cádiz (66,80%), mientras que Almería se reveló como principal feudo de la expresidenta andaluza. La derrota sonó más dolorosa para Díaz al perder en su tierra, Sevilla, y de forma nítida: recabó el 41,35% de las papeletas, por el 54,53% de su rival.

Noticias relacionadas

El PSOE andaluz cambia de ciclo y este 13-J marcó el fin del tiempo de Díaz en el poder. Una líder correosa, que deslumbró tras ser designada por José Antonio Griñán como su sucesora, que aupó a Ferraz a Sánchez en 2014 con la esperanza de que le calentase la silla hasta su llegada a Madrid, y que encabezó la revuelta contra él para destronarlo. Su ocaso arrancaría en aquellas primarias que perdió de forma indiscutible frente al hoy presidente (50,26% frente al 39,90%), porque luego cedió el poder de la Junta al PP y desde entonces su desgaste sería imparable. Confiaba en que aún tenía fuerza orgánica, y en el PSOE-A reconocían que era una rival temible. Pero al final las bases la condenaron una vez más. Quizá de manera definitiva. Porque desde este domingo Díaz ocupa un lugar en el pasado del partido. Salvo vueltas del destino, que haberlas, las hay.