Golpe de efecto del presidente

Sánchez revoluciona el Gobierno y prescinde de su núcleo duro al sacar a Calvo, Ábalos y Redondo

Nadia Calviño, José Manuel Albares, Raquel Sánchez, Pilar Llop, Pilar Alegría, Isabel Rodríguez, Diana Morant y Félix Bolaños.

Nadia Calviño, José Manuel Albares, Raquel Sánchez, Pilar Llop, Pilar Alegría, Isabel Rodríguez, Diana Morant y Félix Bolaños.

9
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Finalmente, fue este 10 de julio el día elegido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para acometer una profundísima remodelación del ala socialista de su Ejecutivo, al que imprime un marcado carácter político, con mucha más presencia del partido y más peso. El primer mensaje es que prescinde de su núcleo duro político, el que estaba a su vera desde 2010: caen la vicepresidenta primera, ministra de la Presidencia y Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo; el titular de Transportes, José Luis Ábalos (que podría ceder asimismo las riendas del aparato del PSOE), y su director de Gabinete en la Moncloa, Iván Redondo. El puesto de vicepresidenta primera será ocupado por Nadia Calviño, actual vicepresidenta segunda y titular de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Sánchez deja caer a los que eran sus pilares, rejuvenece su Gabinete, introduce muchas caras nuevas, mujeres procedentes del municipalismo -entre ellas, la nueva portavoz, la castellanomanchega Isabel Rodríguez-, mantiene a los ministros de Unidas Podemos y preserva a los dos titulares de dos carteras de Estado, Fernando Grande-Marlaska en Interior y Margarita Robles en Defensa.

La labor de coordinación del Ejecutivo recaerá en uno de los hombres fuertes de Sánchez en la Moncloa, Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Gobierno. Él ha sido la persona clave en todos los asuntos importantes que ha despachado el Gobierno, en quien Sánchez se fía plenamente. Pero otro de los hombres del círculo del jefe del Ejecutivo, su director de Gabinete, el todopoderoso Iván Redondo, en cambio sale, por voluntad propia, según él mismo afirmó en un mensaje que escribió a sus colaboradores.

El PSOE tenía muy enfilado a Redondo, que era sentido como un cuerpo extraño y al que se achacó el fiasco de la campaña de las elecciones madrileñas tras marcarse un tanto en las catalanas de febrero. Él estaba muy enfrentado a Calvo y aunque acumulaba algunas medallas en su trayectoria, también estaba manchada por borrones. Ahora, los dos salen del Ejecutivo. A Redondo le sustituye Óscar López, secretario de Organización del PSOE con Alfredo Pérez Rubalcaba, antiguo amigo de Sánchez (aunque no le apoyó en las primarias de 2017) y actual presidente de Paradores de Turismo. Es previsible que López asuma un rol distinto al de Redondo, más de jefe de Gabinete al uso y menos de 'supergurú'.

Sánchez rejuvenece su Gobierno, le da más peso político, incorpora nuevas caras y mujeres procedentes del municipalismo. Salen siete ministros (Calvo, Ábalos, Laya, Campo, Celaá, Duque y Uribes)

Igual que la salida de Calvo sí que estaba en los mentideros, no se contaba con la de Ábalos, dirigente que confió en Sánchez desde el primer día, junto con la hasta ahora vicepresidenta y la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra. Era uno de los hombres del círculo más íntimo del presidente, su fontanero político, pero ahora "pidió al presidente que le dejara irse". Se marcha no solo del Gabinete: también deja la poderosa Secretaría de Organización del PSOE, aunque en su entorno señalan que esa decisión "la tomará esta semana". Es cierto que el 40º Congreso está a la vuelta de la esquina -15, 16 y 17 de octubre- y se esperaba también una renovación profunda, aunque no la caída de Ábalos.

Pilar Llop, quien accedió a la presidencia del Senado en diciembre de 2019, pasa a ocupar la cartera de Justicia, que estaba en manos de Juan Carlos Campo desde enero de 2020. Él ha sido uno de los muñidores de los indultos del 'procés', junto a Calvo y Bolaños. Llop, jueza experta en violencia de género, será reemplazada en la presidencia de la Cámara alta por el actual portavoz socialista, el burgalés Ander Gil.

Los titulares de Exteriores, Arancha González Laya -una fija en las quinielas por el incendio con Marruecos-; Ciencia, Pedro Duque, y Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, también salen del Ejecutivo. Laya será reemplazada por el embajador en París desde el año pasado, José Manuel Albares, otro de los hombres fuertes del presidente. Diplomático de carrera, fue secretario general de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global en la Moncloa -es decir, el primer 'sherpa' de Sánchez-, y ahora es premiado con la cartera que siempre ambicionó, Exteriores.

Entran en el Gabinete José Manuel Albares (Exteriores), Pilar Llop (Justicia), Pilar Alegría (Educación), Félix Bolaños (Presidencia) y las alcaldesas Isabel Rodríguez (Política Territorial y nueva portavoz), Diana Morant (Ciencia) y Raquel Sánchez (Transportes)

Miquel Iceta deja Política Territorial, departamento que cede a la alcaldesa de Puertollano (Ciudad Real), Isabel Rodríguez, que también asumirá la portavocía del Gabinete, en sustitución de la titular de Hacienda, María Jesús Montero. Rodríguez fue diputada en el Congreso y presidenta de la Comisión de Justicia, y antes, portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha con José María Barreda de presidente. Iceta, primer secretario del PSC dirigirá a partir de ahora Cultura y Deporte. Otras dos regidoras se suman al Gabinete: la de Gavà (Barcelona), Raquel Sánchez, en Transportes, y la de Gandia (València), Diana Morant, en Ciencia. En Educación sale Isabel Celaá, quien se sumó al equipo de Sánchez desde el principio, y la reemplaza Pilar Alegría, delegada del Gobierno en Aragón.

Lunes, toma de posesión

Sánchez asciende a Calviño (y sube un peldaño Yolanda Díaz) y resguarda al motor económico de su equipo ahora que la recuperación empieza a atisbarse y empezarán a llegar los fondos europeos. Además, de cuatro vicepresidentas pasa a un Ejecutivo con solo tres: Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera, que continúa en Transición Ecológica y Reto Demográfico. Siguen Reyes Maroto en Industria, José Luis Escrivá en Inclusión y Luis Planas en Agricultura.

El jefe del Gobierno ya había comunicado la reestructuración a Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera y titular de Trabajo y Economía Social y cabeza visible de Unidas Podemos en el Ejecutivo. Los ministros de la formación morada quedan al margen de esta reestructuración y continúan en sus cargos.

Sánchez se trasladó sobre la una de la tarde al palacio de la Zarzuela para informar al Rey de la composición de su nuevo Gabinete. Los nuevos ministros tomarán posesión de sus cargos el lunes, y ya el martes se celebrará el primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno.

El área económica no queda afectada: Calviño, Díaz y Ribera ascienden un peldaño en las vicepresidencias, y siguen Maroto (Industria), Escrivá (Inclusión) y Planas (Agricultura)

Este diario y otros medios ya adelantaron hace más de un mes los planes de Sánchez de acometer una profunda remodelación del Gobierno. La idea del presidente es reforzar el peso político de su Ejecutivo y de su cúpula en el PSOE. Pero en cuanto salieron esas informaciones, Sánchez contestó en todo momento que esa no era su "prioridad" en este momento, que estaba centrado en la vacunación y la recuperación económica. La última vez que fue preguntado por ello por los periodistas fue este jueves pasado, en Vilna, junto a la primera ministra lituana. En ese momento, se le inquirió si podía asegurar la continuidad de su vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y se limitó a dar la respuesta de manual. "Lo he dicho en otras muchas ocasiones, la prioridad es la que es, recuperación y vacunación y nada nuevo que añadir al respecto".

Lo que hizo el presidente fue enfriar para acelerar. Pilotar él solo, con muy pocos colaboradores, una reestructuración ministerial que le sirve para tomar impulso en la segunda parte de la legislatura, después de la decisión trascendental de la concesión de los indultos y con el final de la pandemia en el horizonte, así como los primeros síntomas de reanimación de la economía. En el PSOE, dirigentes de primer nivel veían inminente la remodelación, y la aconsejaban para julio, antes del arranque del proceso congresual. Sin embargo, que Sánchez se colocara este mes dos giras internacionales importantes, la báltica que culminó el jueves y la que emprenderá en EEUU el día 20, solo dejaba como ventana disponible esta misma semana, para garantizarse foco mediático antes de las vacaciones de verano. El presidente se canceló un acto de partido programado en principio para este sábado: la presentación de la ponencia marco del 40º Congreso. Ahora la razón de por qué hizo ese movimiento a mitad de semana es evidente. El presidente pretende recobrar el pulso político y copar la actualidad informativa del fin de semana.

No a la reducción de ministerios

En Podemos esgrimían que la distribución que hicieron Sánchez e Iglesias recogían su peso en el Gabinete y no debía tocarse sin negociación

El sector morado del Gobierno queda finalmente al margen de esta remodelación después de que Sánchez y Díaz acordaran mantener en sus ministerios a Irene Montero (Igualdad), Ione Belarra (Derechos Sociales y Agenda 2030), Alberto Garzón (Consumo) y Manuel Castells (Universidades). Fuentes conocedoras de estas conversaciones relatan que a lo largo de esta semana el presidente del Gobierno informó a la vicepresidente tercera de su intención de hacer cambios en el Ejecutivo y que Díaz negoció la permanencia de todos los miembros de su formación.

Ante los continuos murmullos de una posible crisis de Gobierno, en las filas moradas llevaban semanas esgrimiendo que el acuerdo que alcanzaron Sánchez y Pablo Iglesias para conformar el Ejecutivo de coalición hace casi dos años recogía el peso que tendría Unidas Podemos dentro del Gabinete. En este sentido, esgrimían que solo se reduciría el número de ministerios que controlan si también ocurría lo mismo con el sector socialista. 

Desde enero de 2020, Sánchez solo hizo reajustes mínimos: Darias en Sanidad, Iceta en Política Territorial, Belarra en Derechos Sociales y Díaz como vicepresidenta

En cuanto a los nombres, en Unidas Podemos siempre han asegurado que era Iglesias y ahora Díaz quienes eligen a los ministros morados, pese a que la potestad le corresponde a Sánchez. Esta posición quedó clara cuando el exvicepresidente segundo abandonó el Ejecutivo y señaló a Díaz como vicepresidenta y a Belarra como futura ministra, avisando minutos antes a Sánchez.

Noticias relacionadas

Este 2021 Sánchez acometió reajustes mínimos en su Ejecutivo obligados por los dos procesos electorales celebrados. A principios de año, cuando Salvador Illa se convirtió en candidato del PSC en las elecciones catalanas del 14-F y fue relevado por Carolina Darias en Sanidad, y esta a su vez cedió Política Territorial a Miquel Iceta. Y de cara a las elecciones madrileñas, Belarra reemplazó a Iglesias en Derechos Sociales, y Díaz ascendió a la vicepresidencia tercera, un peldaño menos que el que tenía el exlíder morado.