Cambio de Gobierno

Félix Bolaños: el hombre del presidente

Félix Bolaños, en la exhumación del cadáver del dictador Franco

Félix Bolaños, en la exhumación del cadáver del dictador Franco / POOL (Reuters)

3
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Es y seguirá siendo uno de los hombres del presidente. Discreto, fiel y experto en peliagudos asuntos jurídicos. Félix Bolaños García (Madrid, 1975), un hombre de partido y una de las personas de máxima confianza de Pedro Sánchez, es el nuevo ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática. Coordinará a todos los ministros del nuevo Ejecutivo, una labor que hasta ahora hacía Carmen Calvo. Algo fallaba con la vicepresidenta primera y el jefe del Ejecutivo ha optado por sustituirla y nombrar para el cargo a Bolaños, uno de sus principales apoyos desde las primarias de 2017 en las que se enfrentó a Susana Díaz. Entonces, él era un absoluto desconocido. Era secretario de la comisión federal de ética y garantías del PSOE (cargo que sigue ejerciendo), pero siempre supo que, pese a que todos los notables del partido se habían decantado por la baronesa andaluza, él seguiría del lado de Sánchez. Ocurriera lo que ocurriera.

Tras ganar las primarias, Bolaños fue designado coordinador del nuevo reglamento de desarrollo de los estatutos federales del PSOE, texto que se aprobó en febrero de 2018, apenas unos meses antes de la moción de censura que llevaría a Sánchez al poder. El dirigente madrileño preparó papeles aquellos días y fue de los primeros en aterrizar a la Moncloa, junto con Iván Redondo. Este sería el director de Gabinete, y Bolaños, el secretario general de la Presidencia. La mano derecha y la mano izquierda del presidente. Un tándem que parecía imbatible y engrasado. Sin embargo, en los últimos meses la relación entre Bolaños y Redondo -que no es un hombre de partido, a diferencia del nuevo ministro- se había enfriado. El congelamiento fue palpable en las últimas elecciones a la presidencia de la Comunidad de Madrid, en las que la candidata del PP, Isabel Diaz Ayuso, salió victoriosa. Bolaños se alineó con la cúpula del partido, mientras Redondo dirigía una campaña que resultó ser un fiasco.

Sánchez le definió como un hombre "preparado, tenaz y eficaz", "que conoce como pocos las estructuras y el funcionamiento del Gobierno"

Sánchez aprecia la absoluta discreción de Bolaños, su arquitecto jurídico. Le considera un profesional muy solvente y de máxima confianza. Le ha tenido a su lado en la batalla de los indultos a los presos del ‘procés’, igual que ocurrió con la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos. Bolaños realizó con éxito todas las labores de fontanería y logística con la familia del dictador y llevó a buen término la operación. También fue el muñidor del ordenamiento jurídico del primer estado de alarma. Un hombre "preparado, tenaz y eficaz", como le definió Sánchez este sábado, "que conoce como pocos las estructuras y el funcionamiento del Gobierno". Un trabajador incansable, como le reconocen en su equipo. Hasta ahora se situaba en la sombra. Ahora ganará luz. Focos. Pero quizá no más poder del que ya tenía.

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense, fue número uno de su promoción, tanto en el curso especial de Abogacía como en el de Derecho Laboral, impartidos por la Escuela de Práctica Jurídica. Bolaños ha ejercido como abogado en el Departamento Laboral de Uría Menéndez y dentro del equipo jurídico del Banco de España, donde ha sido jefe de la división de Asesoría Jurídica Laboral y Documentación Jurídica. También ha sido profesor de Programa de Gestión Estratégica de Relaciones Laborales en el Instituto de Empresa.

Noticias relacionadas

Es también el coordinador de la ponencia 'PSOE 2030' en el marco de los trabajos del 40º Congreso

Su ascenso en el partido y en el Ejecutivo ha sido sostenido. La ejecutiva ya le nombró coordinador de la ponencia 'PSOE 2030, un partido de futuro', uno de los pilares del documento que se discutirá en el 40º Congreso Federal, en octubre. Ahora le llega su salto definitivo en el Gobierno, siempre muy cerca de Sánchez y ya definitivamente lejos del caído Redondo.