31 oct 2020

Ir a contenido

Entrevista en 'La hora de La 1'

Sánchez contactará con el PDECat para los Presupuestos si se consuma la ruptura con JxCat en el Congreso

El presidente llamará esta semana a Torra para ver si es posible reunir la mesa de diálogo

Apunta que tenía cerrada con Casado "al 99%" la renovación del Consejo del Poder Judicial

Juanma Romero

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la entrevista en ’La hora de La 1’ de TVE, este 7 de septiembre.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la entrevista en ’La hora de La 1’ de TVE, este 7 de septiembre.

Pedro Sánchez ambiciona unos Presupuestos Generales del Estado que tengan un gran apoyo, incluso por encima del listón de la mayoría absoluta, 176 diputados. Y por eso no tendrá reparos en contactar con los cuatro diputados del PDECat en el Congreso si finalmente estos consuman la ruptura con Junts per Catalunya. El abanico se abre y puede facilitar al Ejecutivo de coalición que saque sus primeras cuentas adelante. 

El presidente del Gobierno acudió este lunes a primera hora al plató de 'La hora de La 1', el nuevo contenedor matinal que estrenaba TVE y presentado por Mònica López. Era su primera entrevista en televisión del curso político, tras la que la semana pasada concedió en la SER, y fue muy cauto en sus declaraciones. Especialmente respecto a la negociación presupuestaria, aún muy verde. Además, el jefe del Ejecutivo avanzó que llamará esta semana al 'president', Quim Torra, para intentar reunir la mesa de diálogo en los próximos días, dio su plácet a la fusión de CaixaBank y Bankia —"es una operación con aspectos muy positivos"— y defendió que la información sobre las conversaciones, "muy sensible", solo la conocía Economía, por lo que no dio cuenta de ellas a su socio de coalición, Pablo Iglesias. Operación que ha reabierto las tensiones internas dentro del Gobierno. En cuanto a la renovación institucional, aseguró que tenía "al 99%" el acuerdo con el PP, pero este, "inexplicablemente", rompió el pacto en agosto. 

Sánchez aseguró que espera tener los Presupuestos aprobados "antes de finales de año". ¿Y tendrán subidas de impuestos? El líder socialista buscó ser deliberadamente inconcreto, dando a entender que puede haber algunas alzas pero no una reforma fiscal progresiva, como le exige ya para este primer año Iglesias. Sí admitió que "es un hecho" que España recauda menos que la media de la UE", por lo que hay "un problema en cuanto a la recaudación de impuestos". Si algo ha demostrado la pandemia, dijo, es que de la crisis se ha de salir con un "Estado del bienestar mucho más fuerte" en áreas como sanidad, ciencia o educación. Pero, al tiempo, el coronavirus ha hecho que el PIB vaya a caer, en el conjunto del año, como nunca antes lo había hecho. 

Sánchez avisa de que la reforma fiscal ha de "amoldarse" a la situación económica

"Lo que tenemos que hacer es amoldar nuestros objetivos políticos y económicos, como es por ejemplo una reforma fiscal que necesita nuestro país, a la situación económica. El objetivo en el cortísimo plazo, durante el próximo año, tiene que ser la recuperación económica y la creación de empleo y no dejar a nadie atrás", enfatizó. Es la tesis del Gobierno: primero, Presupuestos del Estado para el 2021, y más a medio y largo plazo, modificación fiscal progresiva. 

En todo caso, Sánchez no espera que la negociación de los Presupuestos rompa su Gabinete. El acuerdo "sigue vigente" y "la coalición está fuerte y firme", señaló. Y no prevé ningún tipo de cambios en la composición de su Ejecutivo. "Somos [PSOE y Unidas Podemos] dos partidos distintos, tenemos un acuerdo que nos ata y nos compromete", y ambos quieren que los acuerdos sean "influyentes, no excluyentes", lo que supone "mirar más allá de los bloques ideológicos". El Gobierno, señaló, hará un "esfuerzo" por que los PGE recaben un apoyo lo más "transversal" posible. 

"Empáticos" y "mirar a Europa"

En esa búsqueda de respaldos, Sánchez persigue el sí de Ciudadanos, el socio al que más se ha acercado en estos últimos meses, aunque sin renunciar a ERC e incluso al PDECat, el partido que ya ha roto con Carles Puigdemont y que este lunes podría confirmar su escisión en el Congreso, donde dispone de cuatro de los ocho diputados que consiguió la lista encabezada por Laura Borràs —Sergi Miquel, Ferran Bel, Concepció Cañadell y Genís Boadella—. 

Sánchez, así, aseguró que el Gobierno contactará "con todos los grupos", y también con el PDECat, "si se produce la escisión" con JxCat en la Cámara baja, porque su "ambición" es una mayoría que rebase los 176 diputados. Ahora mismo, señaló, no se pone en situación de tener que convocar elecciones por no tener unos nuevos Presupuestos. Es decir, que el Ejecutivo da por hecho que sacará adelante las cuentas, de una manera o de otra. 

No obstante, el jefe del Ejecutivo recordó un compromiso de investidura que "sigue firme": la reforma del Código Penal para revisar el delito de sedición, por el que fueron condenados los líderes del 'procés' hace casi un año por el Tribunal Supremo. Un poderoso atractivo para las formaciones independentistas, ERC y el PDECat. Sánchez defendió que hay que "sacar muchas lecciones" del 'procés', "no solo desde el punto de vista del incumplimiento legal, sino por la ruptura emocional de parte de la sociedad catalana".

Hace un guiño al soberanismo: su compromiso de revisar la sedición es "firme"

"Tenemos que ser empáticos, sensibles, y mirar a Europa, que en algunas de las sentencias ha dicho claramente cuáles son los déficits que tiene nuestro Código Penal cuando estamos hablando de este tipo de delitos, incluso la propia sentencia del Supremo hace una referencia a ello —sostuvo—. El objetivo del Gobierno, efectivamente, se mantiene. Nuestro compromiso es actualizar, modernizar, revisar vía modificación del Código Penal, estos delitos. Es un compromiso de investidura y que voy a mantener". El presidente aclaró que aún no hay fecha para sacar adelante esa reforma, porque el Ministerio de Justicia que dirige Juan Carlos Campo está trabajando en ella. 

Automáticamente, las palabras de Sánchez fueron aplaudidas por el presidente del grupo confederal de Unidas Podemos, Jaume Asens, a través de Twitter: "Celebramos las palabras del presidente Sánchez. Sin esa reforma, el derecho de protesta seguirá amenazado y difícilmente habrá solución al conflicto político en Catalunya. No hay tiempo que perder".

En rueda de prensa posterior en Ferraz, tras la reunión de la ejecutiva, tampoco el secretario de Organización y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, adelantó fechas. El número tres de la nomenclatura socialista sí precisó que la reforma de la sedición "no se va a utilizar como un elemento de negociación en absoluto", porque es un compromiso de investidura y, como tal, hay que "cumplirlo". También recordó que la pandemia del covid ha hecho que iniciativas como esta no hayan podido ser tramitadas por las urgencias impuestas por la crisis sanitaria. El ministro apuntó que la revisión seguirá adelante guste o no a Cs porque es una promesa del Ejecutivo. 

Respecto a la mesa de diálogo con la Generalitat, el líder socialista no adelantó día durante su entrevista en TVE: "Esta semana hablaré con el 'president' Torra y espero que podamos tenerla en los próximos días". 

Acuerdos hechos "prácticamente al 99%"

Otra cuestión pendiente, que trató la semana pasada con los grupos, fue la renovación institucional, atascada por la negativa del PP, que alega que no facilitará el desbloqueo en tanto siga Iglesias en el Gobierno. Sánchez advirtió a los populares de que buscará mayorías alternativas sin contar con el PP. El problema es que en muchos casos la Constitución exige mayorías cualificadas que exigen el concurso de los populares. 

Sánchez confirmó que en agosto los contactos con el PP para el relevo en el Consejo General del Poder Judicial y de otros órganos estaban muy avanzados y "fructificaron en acuerdos prácticamente al 99%", pero de forma "inexplicable" la dirección de Pablo Casado "los rompió". "Eso tendrá que explicarlo el PP", apuntó, deslizando de manera indirecta que la negociación saltó por los aires después de que la exportavoz conservadora en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, aludiera a ese pacto con el Ejecutivo como motivo para su cese. Sin embargo, el PP lanzó este lunes un comunicado, tras la entrevista de Sánchez en TVE, en el que insiste en que su negativa a consensuar los órganos institucionales se debió a las críticas de Unidas Podemos a la monarquía y a su "imputación por financiación irregular". Antes, por tanto, de la caída de Álvarez de Toledo. Por eso rompió los contactos, que según Génova no estaban tan avanzados. 

El presidente mantuvo que, en tiempos de emergencia sanitaria, las instituciones necesitan una "dosis extra de legitimidad", y ya va para casi dos años que el CGPJ sigue sin renovarse, y un año el Tribunal Constitucional. El PP, "que tanto habla" de la Carta Magna, denunció, "debería cumplirla" y no bloquear el funcionamiento de órganos "tan importantes". 

Advierte al PP de que buscará en el Parlamento "mayorías" para salvar el bloqueo institucional

En ese punto, el líder socialista informó de que en sus contactos con la oposición de la semana pasada instó a los partidos a articuyar "mayorías parlamentarias" alternativas que permitan el desbloqueo de instituciones. "No vamos a aceptar el bloqueo institucional", avisó, para reprochar al PP que no haya aceptado su resultado electoral, su hundimiento en las generales del 28 de abril y del 10 de noviembre. Sin embargo, ese propósito del Gobierno es difícil de cumplir: para renovar el CGPJ hace falta una mayoría de tres quintos (210 diputados) y ya solo PP y Vox suman los 140 restantes. 

Sí lo tendría más sencillo con RTVE: los letrados apuntaron que una salida es llamar a todos los candidatos que se presentaron, para de entre ellos seleccionar a los diez que compongan el nuevo consejo de administración. La renovación de la cúpula de la corporación requiere de dos tercios en prmera vuelta, pero en segunda basta la mayoría absoluta y que la candidatura sea propuesta por, al menos, la mitad de los grupos de la Cámara correspondiente.

Solo RTVE y el Consejo de Transparencia

También podría intentar designar la presidencia del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), vacante desde el fallecimiento, en noviembre de 2017, de la que había sido su titular, nombrada por el PP, Esther Arizmendi. En este caso, es el Ejecutivo quien postula un candidato y el Congreso lo refrenda por mayoría absoluta. En el caso del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el candidato propuesto por Economía ha de comparecer ante el Congreso, pero no requiere del aval parlamentario para que el Ejecutivo formalice su designación, informa Europa Press. Los mandatos del presidente y la vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) vencen en noviembre, y son aupados por el Ejecutivo. Pero para el CGPJ, el Tribunal Constitucional o el Defensor del Pueblo la Constitución exige mayorías cualificadas, inviables sin el PP. 

Desde Ferraz, Ábalos apretó más aún al PP, y denunció su comportamiento "obstruccionista" y "genuinamente antidemocrático". El número tres calificó las excusas del PP para no proceder al relevo en los órganos de "peregrinas", porque fue Casado quien, en las negociaciones de investidura, empujó a Sánchez a mirar a Unidas Podemos para recabar apoyos y, ahora que está en el Gobierno, se escuda en su presencia para no desatascar las instituciones. 

Ábalos aprieta más al PP y subraya que es sobre todo una "advertencia" a la responsabilidad del PP

El ministro reconoció que las palabras de Sánchez en TVE eran sobre todo una "advertencia", un gesto para "apelar a la responsabilidad del PP", para que, "más allá" de las vías de construcción de mayorías alternativas, la formación conservadora "no se quede al margen". 

También Ábalos reclamó al PP que apoye los Presupuestos, "que recapacite y rectifique", que "no desprestigie las instituciones" y haga más caso a sus barones, que prometen colaborar con el Ejecutivo, y "menos" a la ultraderecha. Que "arrime el hombro" y no ponga "palos en las ruedas". Y ahora que pueden ser imputados por la 'operación Kitchen' los exministros Jorge Fernández Díaz y María Dolores de Cospedal, el PP, señaló el titular de Transportes, tiene una oportunidad de "redimirse de su pasado inmediato", apostando por la "transparencia interna" y ayudando a sacar a España de la crisis". Si lo hace, dijo, encontrará "mano tendida" del Gobierno. Si opta por "tapar las cloacas" y "boicotear" la salida de la crisis, remachó, el futuro de Casado quedará "muy en duda". 

El secretario de Organización dio por hecho que habrá acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos a la hora de elaborar los PGE. E indicó que la prioridad serán los partidos que han mostrado "disposición a colaborar" y "ánimo cooperativo". No detalló si el orden que ha de seguirse es el que quieren los podemistas (primero los que votaron a favor de la investidura, luego los que se abstuvieron, caso de ERC, y por último los que se opusieron, como fue el caso de Cs). Pero aunque "siempre es preferible" contar con las formaciones que avalaron al presidente, el PSOE no se cerrará puertas. Y menos a los naranjas, con quien cree que es más posible consensuar la ley que dará al Gobierno la llave de la legislatura.