El PP insiste en que rompió la negociación para renovar los órganos judiciales por Podemos

Los conservadores ustifican su 'no' en las crítica de Iglesias a la monarquía y en la imputación del partido

En un comunicado revelan que en agosto aceptaron por whatsapp dialogar con el PSOE sobre este asunto

El presidente, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, se saludan a la entrada del palacio de la Moncloa antes de su reunión, este 2 de septiembre.

El presidente, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, se saludan a la entrada del palacio de la Moncloa antes de su reunión, este 2 de septiembre. / Fernando Villar (EFE)

Se lee en minutos

La renovación de algunos órganos judiciales es una tarea pendiente desde hace años en la que PSOE PP no logran ponerse de acuerdo. Un asunto que en los últimos meses ha estado en el candelero por la falta de entendimiento entre los dos grandes partidos para encarlarlo. Para evitar falsas conjeturas sobre los entresijos de la negociación, los de Pablo Casado han emitido este lunes un comunicado en el que subrayan en varias ocasiones que la imposibilidad para alcanzar acuerdos con los socialistas se debe a la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno y nada más. Momentos antes, Pedro Sánchez había señalado que en agosto se llegaron a pactos "prácticamente al 99%",  pero que, de forma "inexplicable", se derrumbaron. 

En el escrito, los consevadores detallan de manera cronológica los pasos que se han dado en las conversaciones con el PSOE para renovar estos órganos. Un diálogo que, apuntan, solo se planteó imposible tras un "intolerable ataque" por parte Pablo Iglesias a Felipe VI tras conocerse la salida de Juan Carlos I de España. A esto, los populares añaden que a los pocos días se conoció la imputación a Podemos como partido y a tres de sus dirigentes por posibles irregularidades en su contabilidad. 

"Por todo ello, -se puede leer en el documento- el 14 de agosto Pablo Casado transmitió al Gobierno, a través de una reunión presencial de sus interlocutores, que no se podía acordar la renovación de las instituciones del Estado si Podemos tenía cualquier papel en ella". Una posición que, subrayan, el líder del PP también puso sobre la mesa en su reunión con Sánchez la pasada semana. 

Los conservadores han hecho público este texto después de que el diario El Mundo apuntara a unas declaraciones de Cayetana Álvarez de Toledo, cuando aún era portavoz parlamentaria del PP, como detonante para que Casado se echara atrás en la negociación que había abierto con el PSOE para renovar, entre otros, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Constitucional. "Ante las filtraciones manipuladas, comunicado del PP", señala el vicesecretario de Comunicación popular, Pablo Montesinos, en Twitter.

 

Además, Sánchez ha confirmado este lunes que durante el pasado mes de agosto las negociaciones avanzaron mucho y "fructificaron en acuerdos prácticamente al 99%", pero de forma "inexplicable" la dirección Casado "los rompió". "Eso tendrá que explicarlo el PP". 

Desde julio

Los populares explican que las conversaciones empezaron el 6 de julio, cuando la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, solicitaron a Casado tratar la renovación de estos órganos. El líder conservador, indica, "encomendó las conversaciones al secretario de Justicia del PP, Enrique López, que durante el mes de julio avanzó en la elaboración de una 'Ley para el reforzamiento de la independencia de la Justicia', como paso previo a las negociaciones". 

Dos semanas después, el 22 de julio, según la versión del PP, fue cuando Casado recibió un 'whatsapp' del presidente del Gobierno proponiéndole los interlocutores socialistas que llevarían la negociación. "Fueron aceptados con una escueta respuesta, sin entrar a valorar ni siquiera el fondo de la cuestión", hace hincapié el comunicado. No obstante, la marcha del rey emérito y las críticas de los morados a la monarquía precipitaron el fin del diálogo. "El pacto de renovación institucional no podía avanzar con el Gobierno arremetiendo contra la Jefatura del Estado", argumentan.  

Te puede interesar

"El 11 de agosto, Podemos fue imputado por financiación irregular mientras intensificaba sus críticas al Poder Judicial, a la Monarquía, y pedía un gobierno con Bildu en el País Vasco y un pacto presupuestario con Esquerra a cambio de retomar la mesa de autodeterminación de Catalunya", concluyen sobre los impedimentos que encuentran en sentarse a negociar con el Ejecutivo de coalición.

Para finalizar el escrito, los populares defienden que su posición es "firme y coherente" y que se han guiado por la "transparencia y la responsabilidad" durante todas las negociaciones, "a pesar de las insólitas filtraciones manipuladas en los medios de comunicación".