Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

Iceta: "¿Aplicar el 155? Ahora mismo, no"

Advierte que si se rompe la legalidad la suspensión del autogobierno tendría "el apoyo total y absoluto" del PSC

Roger Pascual

Miquel Iceta interviene en un desayuno informativo del Foro Nueva Economía, en el que es presentado por Meritxell Batet. 

Miquel Iceta interviene en un desayuno informativo del Foro Nueva Economía, en el que es presentado por Meritxell Batet.  / JOSE LUIS ROCA

A un mes de la repetición electoral y a las puertas de la sentencia llamada a marcar la próxima década de la política catalana, Miquel Iceta ha hecho este jueves una conferencia en clave electoral, aunque pensando más en su candidatura a unas catalanas que se atisban a renglón seguido del 10-N. "Yo quiero ser 'president' para hacer honor a dos compromisos: no dividir más a los catalanes y no mentir para no levantar falsas expectativas". Falsas expectativas como una amnistía a los presos del 'procés', algo que ha reiterado "que no se corresponde a la realidad política y legal de nuestro país". Y, con la amenaza de otro 155 circulando en el ambiente, ha sentenciado que ahora mismo no hay motivos para volver a aplicarlo.

"¿Hoy se tiene que aplicar el 155 o la ley de seguridad nacional? Ahora mismo no. Si se vuelve a romper con la legalidad el Gobierno estaría obligado a contemplar y aplicar medidas que permitan un retorno a la legalidad. Y tendría el apoyo total y absoluto del PSC", ha advertido ante la mirada de José Montilla, que se abstuvo de avalar la suspensión del autogobierno en la votación del Senado de hace dos años.

Meritxell Batet, que repetirá como cabeza de lista del PSC al Congreso, ha hecho de telonera de Iceta en el desayuno informativo del Foro Nueva Economía. Ha defendido la apuesta del líder del PSC de "integrar de nuevo la sociedad catalana y también dentro de España". En este sentido, la presidenta del Congreso en funciones ha blandido la propuesta de Iceta frente a "las soluciones soberanistas o de los partidarios 155 permanente". 

Cuando ha llegado su turno, Iceta ha cargado contra el Govern de Quim Torra, señalando que "está dividido" y que "no ha renunciado explícitamente a la unilateralidad ni a la ilegalidad". Ha aprovechado para hacer una radiografía de las carencias que hay en Catalunya en materia de políticas públicas, mientras se sigue hablando de desobediencia. Ironizando, ha aconsejado a los partidos independentistas que una forma de "desobediencia institucional podría ser renunciar a los sueldos y coches oficiales". En una cosa sí que ha coincidido con Torra, recordando cuando este dijo en la Universitat Catalana d'Estiu "no soy 'president' para gestionar una autonomía". "Ciertamente, no es 'president' para gestionar una autonomía. Quizá quisiera ser el 'president' de la República Catalana, pero no es el 'president' que conviene a la Generalitat de Catalunya".

Recordando las intervenciones de Torra en Prada de Conflent, le ha afeado que abogara por la confrontación. "Nos equivocamos buscando un conflicto externo cuando no tenemos resuelto todavía un debate interno (...). La confrontación en los términos que la plantea el 'president' Torra solo tiene el apoyo del 9,1% de los catalanes. Es temerario tomar como hoja de ruta un planteamiento con un apoyo tan pequeño (...). Una mala interpretación del "apretad" puede servir para justificar lo injustificable". En este sentido le ha instado a "trazar una línea clara entre proyectos legítimos y cualquier forma de violencia". "Ninguna persona que pretenda planificar o realizar acciones violentas debe encontrar ningún tipo de amparo en ningún responsable político", ha dicho, antes de señalar que no cree que haya terrorismo en Catalunya, aunque ha pedido respeto para la investigación policial. "Tampoco creo que la fabricación de explosivos sea algo común ni deseable".

De cara al 10-N ha pedido concentrar el voto en la papeleta socialista. "Repetir elecciones es arriesgado, pero aún era más arriesgado formar un gobierno que no diera suficientes garantías de estabilidad y coherencia ante retos tan importantes como el territorial, el enfriamiento económico, el Brexit o la necesidad de fortalecer la Unión Europea".