Ir a contenido

Aznar bendice a Casado como el único líder que puede salvar a España

El expresidente pide aglutinar el voto de derechas en las siglas del PP ante el auge de Vox y Cs

Denuncia que el diálogo de Sánchez con Torra supone la "rendición" de la democracia

Pilar Santos / Gemma Robles

Aznar ve a Casado un líder como un castillo sin tutelas, ni tutías. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EFE)

Nunca se le habían escuchado palabras así de elogiosas en público de ningún otro político español. José María Aznar encumbró este sábado a Pablo Casado como nuevo dirigente del PP y pidió el voto para él y para esas siglas, las mismas que hace solo seis meses, en junio, se quejaba de que no le “representaban”. Ahora, el expresidente ha completado su rehabilitación como voz autorizada en un partido del que se alejó en la etapa de Mariano Rajoy por considerar que no defendía las esencias conservadoras. Con Casado, Aznar se siente cómodo y aprovechó su invitación a la convención nacional para hacerse oír. El auditorio lo hizo encantado, entregado a un fervor sin parangón en el cónclave popular.

El expresidente logró que los casi 7.000 militantes y dirigentes convocados en la Feria de Madrid le aplaudieran, se levantaran y le agradecieran esa inyección de optimismo que tanto necesitan en estos tiempos de la “derecha troceada”, con Vox y Ciudadanos amenazando su posición privilegiada de las tres últimas décadas. Aznar habló a los de dentro y también a los de fuera, a los que se han ido a esas dos formaciones. A esos votantes de derechas tentados por apoyar a Santiago Abascal o a Albert Rivera les dijo que el PP es el único que puede “responder con éxito" al "separatismo catalán" que, en su opinión, amenaza la "continuidad histórica" de España.

Según el exjefe del Ejecutivo, Casado y no Abascal (al que conoce por ser exdirigente del PP vasco), Casado y no Rivera (al que llegó a alabar en público por encima de lo políticamente correcto) es el que “puede, quiere y sabe unir y sumar" a todos esos electores que se pueden ver arrastrados por "las modas políticas estridentes" y el "griterío de los alborotadores".

Casado llega con Aznar a la convención del PP. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Aznar admitió que los populares han podido "hacer algunas cosas mejor", pero saben "gobernar" y siempre han acertado "en lo importante". Reivindicó la "vocación mayoritaria" del PP y aconsejó a Casado que abra "aún más las puertas de esa casa común" y "escuche" a los que ahora prefieren otro techo. "Solo si los escuchamos, nosotros podremos pedirles que nos escuchen", afirmó. Aunque eso, dio a entender entre líneas, suponga tener que readaptar el ideario del partido. No citó en ningún momento a Vox o a Ciudadanos, pero no hizo falta. 

El "desafío existencial" del independentismo

Y esos miles de votantes han huido, considera Aznar, por miedo al "desafío existencial" que plantea el independentismo catalán y que amenaza, subrayó, la "historia de éxito" de España. "Los votos para responder con éxito a este desafío contra su continuidad histórica y contra su futuro son los votos que deben ir al PP y que desde ahora pido para el PP", declaró. El público le ovacionó y se puso en pie. Ana Botella, en primera fila, aplaudía con los ojos llorosos. 

El exdirigente popular recordó el periplo de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, cuando fue descabalgado por temor a que pactara con los independentistas tras las generales del 2016. "Eso es lo que está ocurriendo", denunció. Aznar lamentó que el Gobierno sea tratado "como extranjero" en "cumbres bilaterales en una comunidad autónoma", en referencia a la reunión del 20 de diciembre en Barcelona. Y lanzó múltiples preguntas: "¿Cuánto tiempo tenemos que soportar que el separatismo catalán amenace un día sí y otro también con el desacato, la desobediencia a las leyes y la deslealtad? (...) ¿Cuánto tiempo tenemos que esperar para que se desarticule el golpe de Estado, el golpe contra la Constitución y la democracia; cuánto tendremos que esperar para que se desarticulen sus tramas y se garantice que las instituciones de Catalunya sirvan a todos los catalanes?", inquirió al auditorio. Más aplausos.

El exjefe del Ejecutivo denunció que los Presupuestos del 2019 dependan de "un prófugo de la Justicia", en referencia a Carles Puigdemont, y "un preso preventivo por delito de rebelión", por Oriol Junqueras. "Eso no es dialogar. Eso es rendir la democracia y traicionar el compromiso más elemental de un gobernante ", remató.

Aznar se despidió del escenario diciendo que Casado es "mucho más listo y sabe mucho más de política" que él a su edad. “Tenemos un gran líder, un líder ‘sin tutelas ni tutías’, un líder como un castillo”, proclamó.

Ganar a la primera

“Parece que algunos se han olvidado de cómo es Aznar”, bromeó con indisimulada felicidad Casado al comentar su discurso. “Lo ha dicho el presidente. Después de las primarias, en este partido no hay ‘tutelas ni tutías’ y tenemos que estar fuertes para poder coser”, continuó el actual líder en referencia a los votantes que en las últimas elecciones cogieron la papeleta de Ciudadanos o Vox. “Ha dicho muchas cosas, como dijo ayer [Mariano] Rajoy. Creo que lo que queda claro es que el partido está unido, está fuerte”, afirmó, mostrando su interés en demostrar que está haciendo un esfuerzo por combinar las dos almas del partido. La más moderada, que representaron Rajoy y Alberto Núñez Feijóo el viernes, y la de Aznar.

El presidente de los conservadores, empujado por la euforia del momento, auguró que su victoria no será “a la tercera”, como la de Aznar o Rajoy, sino “a la primera”.

"Rescatar" a la "provinciana" Barcelona

Además de Aznar, el invitado estrella de la convención, la jornada incluyó coloquios y conferencias. La protagonizada por el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa tuvo como hilo conductor las críticas al nacionalismo, la "peste". El escritor agradeció irónicamente a Torra que en sus textos, antes de ser 'president', expresara "la verdad discriminatoria" de los nacionalistas. Vargas Llosa recordó que vivió cinco años en Barcelona, una ciudad que ahora ve "provinciana" y cree que hay que "rescatar".

En la mesa sobre la violencia contra las mujeres, la exdelegada del Gobierno para la violencia de género Blanca Hernández (lo fue entre 2016 y junio del 2018) se mostró muy dura contra los que, como Vox, niegan la existencia de esa lacra social. Ve "peligroso" el discurso de Abascal de que coloca a las mujeres "como lagartas que se aprovechan del sistema". 

La declaración de Hernández sigue la línea que marcó horas antes el vicesecretario de Organización, Javier Maroto. Tras mantener el PP un discurso cercano a Vox en las últimas semanas en este asunto, Maroto dijo que daba una "posición definitiva". "A las mujeres en esa ley se les protege porque hay violencia contra ellas por el hecho de serlo. Y eso no se produce con nadie más", sentenció.

Sin Rajoy el día grande

Habrá que ver si Casado se refiere a este asunto en su discurso del domingo. El líder del PP clausurará la convención acompañado por Aznar. Rajoy no estará. "Se excusó por tener un viaje personal", dicen en Génova. El exjefe del Ejecutivo cree que ya ha cumplido con su partido aunque no esté en el día grande, en el que Casado explicará su "proyecto" para España. La foto volverá a ser con Aznar. El nuevo PP, de Casado y de Aznar.