Ir a contenido

ENTREVISTA AL EXMINISTRO DEL INTERIOR

Juan Ignacio Zoido: "Es Puigdemont quien debe disculparse por el 1-O"

Gemma Robles Pilar Santos

Entrevista a Juan Ignacio Zoido, exministro de Interior / JOSÉ LUIS ROCA

Hace un año el ahora diputado Juan Ignacio Zoido era ministro de Interior. El paso de los meses apenas le ha hecho cambiar su criterio sobre el 1-O, incluidas las cargas policiales, pese a que ahora revela más detalles.

El 1-O hubo una actuación policial cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo. Como exministro del Interior ¿algo de autocrítica?

Es costumbre que las Fuerzas de seguridad hagan evaluaciones de dispositivos para ver qué fue bien; qué se puede mejorar. Estoy seguro de que también lo harían los Mossos, porque la actitud que mantuvieron tiene que ver con lo que se vivió a partir de las nueve de la mañana.

¿A la actuación de la policía no le pone un ‘pero’?

Fueron circunstancias muy difíciles. Actuaron en condiciones muy lamentables por la resistencia activa y organizada. En algún caso, se tuvo que hacer uso proporcionado de la fuerza.

Emocionalmente, el 1-O fue duro para muchos catalanes. El Gobierno no se disculpó por las cargas. ¿No faltó empatía?

Tuve que visitar a muchos guardias civiles y policías lesionados. A quienes hay que exigirles responsabilidad y son los que tienen que pedir disculpas, insisto, son los que promovieron, dirigieron y auspiciaron esos actos.

48 horas antes del 1-O se sabía que habría urnas, ¿por qué el Gobierno no evitó la respuesta policial y se centró en desprestigiar el referéndum por falta de garantías?

Los únicos responsables son quienes lo promovieron: el señor [Carles] Puigdemont tiene responsabilidad directa en todo lo sucedido. Él es el que tiene que pedir disculpas. El Gobierno no podía tolerar un referéndum ilegal.

¿Dónde estuvo el 1-O?

En el Ministerio, conectado por videocámara con la delegación del Gobierno y Moncloa, con varias televisiones y con mi equipo. En Barcelona estaba el secretario de Estado de Seguridad y conmigo estaban el director general de la Policía y de la Guardia Civil. Y en Moncloa estaba el presidente, informado de primera mano, y la vicepresidenta.  Fue un día muy largo y no dejé de pensar cómo de una manera irracional se pudo llegar a esa circunstancia.

El 1-O, ¿quién da las órdenes al operativo?

Los propios profesionales deciden.

¿Cree que la operación Copérnico era adecuada?

 Sí, era lo mejor que se podía hacer. Respaldo a los profesionales que la diseñaron. Respaldo a las Fuerzas de Seguridad porque pusieron lo mejor que tenían. Su profesionalidad quedó demostrada. No entraron en provocaciones y por regla general el resultado fue bastante satisfactorio. Insisto: Ojalá no se hubiera producido algunas intervenciones que hubo fruto del cumplimiento de su obligación, pero los que tendrán que responder y lo harán son los que lo propiciaron.

A las nueve de la mañana del 1-0 hubo cargas. A mediodía, terminan. Durante la tarde, se puede votar sin interrupción…

Pero ya estaban desactivados los sistemas informáticos. Allí no hubo recuento. La Guardia civil a lo largo de toda la mañana estuvo desactivando sistemas que se reactivaban desde distintos servidores.

¿Truncar el sistema informático fue el criterio para terminar con las cargas?

Los hombres y mujeres que participaban tenían que descansar. Empezaron muy pronto y tenían un horario. Las unidades especiales van con equipamentos muy pesados y no pueden estar más de determinadas horas. Como los Mossos no habían intervenido la noche anterior, esa mañana tuvieron que intervenir casi todas las unidades de Policía Y Guardia Civil y no pudo haber relevos.

¿Es de los que cree que el 155 debió llegar antes?

A toro pasado…no me atrevería a decirlo. Pero sí creo que aquello fue un detonante. Se puso de manifiesto una auténtica rebeldía. Nos dimos cuenta [el 1-O] de que en los Mossos, que hasta entonces había colaboración, se entró en una dejadez evidente por parte de muchos. El que los Mossos no estuvieran a la altura -soy respetuoso pero fue una evidencia- fue determinante para el 155. Y sirvió para mucho. Los Mossos sufrieron una transformación con pocas medidas.

¿Es el 1-O cuando pierden la confianza en Trapero? ¿Antes?

Todos los informes que tengo en mi poder decían que los Mossos cumplirían y que se veía buena disposición por su parte.

¿Informes de quién? ¿internos?

Internos y oficiales. Es verdad es que dijeron que harían una cosa y no la hicieron. Y no avisaron de que no lo podían hacer para actuar antes Policía y Guardia Civil. Ni lo comunicaron a autoridad judicial. Eso sucedió así. Llegó el 155 y el señor Trapero fue sustituido por el señor Ferran. He de decir que cumplió el señor Ferran y los Mossos bajo su mandato. Lamento que lo hayan cesado inmediatamente porque cumplió como un profesional.

Hubo urnas. ¿Qué falló en Fuerzas de seguridad y CNI?

 Yo no sé quién falló. Pero lo que está claro es que hubo urnas y que se utilizaron muchos mecanismos para ocultarlas. El movimiento independentista no hizo nada con transparencia. Ha sido todo mintiendo, ocultando y utilizaron distintas vías. No voy a profundizar. Ya se verá.

Para usted, personalmente, ¿ fue una frustración?

Sí. No me gustó que aparecieran. La Guardia Civil encontró algunas urnas pero no eran esas… estaban disfrazadas bajo cajones. La verdad cuando se vieron las primeras imágenes, no me gustó.

¿Nadie pagó por ese fracaso?

No, no. Se hizo lo posible porque se encontraran las urnas y… (silencio). A ellos también le ha salido algo bien. Eran instrumentos para cometer delitos, pero eso les salió bien.