Ir a contenido

CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno se burla de la DUI "simbólica"

Rajoy considera "una buena noticia" la caída del apoyo al independentismo que indica el sondeo del CEO

Méndez de Vigo denuncia el "esperpéntico" episodio de Gabriel en el "país capitalista por excelencia"

Pilar Santos / Silvia Martínez

Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda del Consejo de Ministros de este viernes.

Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda del Consejo de Ministros de este viernes. / JOSE LUIS ROCA

El Gobierno se burló este viernes de que varios líderes independentistas, entre ellos el expresidente Artur Mas, hayan admitido ante el juez del Tribunal Supremo que investiga el procés que la declaración unilateral de independencia (DUI) fue solo "simbólica". El portavoz gubernamental, Íñigo Méndez de Vigo, se preguntó si "merecía la pena" hacer algo que es solo "simbólico" y por el camino romper "la convivencia" e incumplir las sentencias judiciales. "Creo que hay muchos catalanes que se están preguntando qué ha pasado estos años, dónde está la república y dónde está esa gran mentira de los secesionistas", comentó Méndez de Vigo cuando se le pidió su análisis sobre la última encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), que señala el aumento del rechazo a la independencia.  

Los contrarios a la secesión han escalado 10 puntos hasta alcanzar el 53,9%, mientras que en octubre eran el 43,6%, "una buena noticia", según Mariano Rajoy. Tras la cumbre europea de Bruselas, el jefe del Ejecutivo considera que Carles Puigdemont no puede ser el próximo president por sus cargas judiciales y pidió que deje de "perjudicar" a "siete millones de catalanes".   

Comportamiento "valleinclanesco"

Méndez de Vigo señaló que no le sorprende la tendencia de la encuesta viendo el comportamiento "valleinclanesco" y "esperpéntico" de algunos dirigentes soberanistas. "Lo último ha sido lo de Anna Gabriel [exdiputada de la CUP], una representante anticapitalista en el país capitalista por excelencia", añadió.  

Castellano-catalán

Respecto a la voluntad del Ejecutivo central de dar libertad a las familias para elegir el castellano en las escuelas catalanas, Méndez de Vigo, también ministro de Educación, se limitó a decir que el Gobierno se ha dado más tiempo para estudiar una solución a la que quiere llegar "trabajando con el resto de partidos y la comunidad educativa"