22 feb 2020

Ir a contenido

Al contado

 Reunión en el IESE en defensa de El Prat, en marzo del 2007.

EFE

El 'sorpasso' de Madrid a Catalunya como aviso

Agustí Sala

El empresariado, que aplaude que ERC gane influencia en la política nacional, se mueve para reivindicar más infraestructuras y recuperar terreno perdido

No seré catastrofista, pero que la Comunidad de Madrid supere a Catalunya en peso en el PIB es un aviso. No es la primera vez. Ya que se vio en el 2012. Solo son unas décimas, pero son sintomáticas de que Catalunya pierde una fuerza que gana Madrid. Es cierto en parte que la capital es casi un paraíso fiscal, pero no de todo se puede echar la culpa a los demás.

El empresariado catalán está preocupado por esa pérdida de fuelle. Esta semana, el Círculo Ecuestre, uno de los clubs influyentes de la ciudad, presentaba un programa de debates bajo el título 'Foro Barcelona Capital". Se trata, dicen, de que la ciudad "recupere posiciones". Tal como dijo un colega periodista, era casi más destacable lo que se callaron que lo que dijeron en la presentación el presidente del club, Antonio Delgado; y el vicepresidente primero, Enrique Lacalle.

Y es que en Catalunya ya es habitual en los últimos años decir unas cosas en público, más mesuradas, y otras más sinceras en privado. Pero este entorno, el mundo empresarial empieza a moverse para organizar un gran encuentro para reivindicar las infraestructuras pendientes, como el que se hizo en el IESE hace ya más de una década sobre el aeropuerto.

Pimec y Foment del Treball no descartan participar en un acto de esta naturaleza, sugerido por una Cambra de Comerç de Barcelona dominada por una mayoría independentista. Pero la idea es despolitizar la iniciativa y extenderla al Cercle d'EconomiaRACCBarcelona Global... para que haya la máxima transversalidad y que los políticos tomen nota. "La inejecución presupuestaria y las obras pendientes son cifras, datos indiscutibles", dicen los empresarios. En eso hay acuerdo, pero no tanto en la manera de reclamarlo.

En unos momentos en los que el unilateralismo que llevó a líderes políticos a la cárcel está adormecido, hay quien reivindica volver a correr campo a través, echarse al monte porque no ven otra solución que la independencia. Como un desaliñado se someteria a una cirugía estética integral en vez de a una mejora de su higiene y vestimenta.

Pero también hay empresarios que buscan rebajar el suflé 'procesista' y regresar al trazado de la carretera, sin atajos inciertos, pese a los pobres resultados cosechados hasta ahora. Por eso aplauden a una ERC que negociaba la investidura con el PSOE, hasta el terremoto judicial europeo de los últimos días. Un mundo económico que ya ha demostrado ser capaz de unir su voz para lo esencial, como Foment y Pimec y también UGT y CCOO, sigue deseoso de recuperar en Madrid una fuerza catalana con influencia similar o parecida a la que tenía la antigua CiU para mejorar las infraestructuras y la financiación autonómica, entre otras cosas. Y en esa línea trabajan para que el 'sorpasso' de Madrid se quede en mera anécdota.