Ir a contenido

LA CLAVE

Puigdemont participa, de forma virtual, en la primera asamblea del PDECAT, este domingo.

RICARD CUGAT

Augurio de doble adelanto electoral

Luis Mauri

El golpe de mano de Puigdemont en el PDECat y la debilidad parlamentaria de Sánchez hacen prever elecciones anticipadas al Parlament y al Congreso

El aire del verano vibra. Tiembla el aire en Catalunya y tiembla en España entera augurando un doble adelanto electoral.

La moderada Pascal acaba de ser pasada por la quilla del PDECat. Eliminada la defensora del pragmatismo, Puigdemont tiene vía libre para diluir el partido en su movimiento populista y caudillista, valga la redundancia. Con el presupuesto y los derechos electorales del PDECat bajo su control, el adelanto de las elecciones catalanas está servido.

Los comicios no pueden celebrarse hasta transcurrido un año de los anteriores, el 21 de diciembre. A partir de ahí, Puigdemont elegirá y dictará al presidentQuim Torra, el momento que mejor le convenga.

En la elección de la fecha pesarán al menos dos factores. El aprovechamiento del impacto emocional de los juicios del procésque podrían comenzar antes de fin de año. Y el ascenso de ERC que indican los últimos sondeos de opinión. Puigdemont ha levantado con urgencia su Crida para librar la batalla antes de que Esquerra pueda consolidar la posición en las municipales de mayo próximo. Se augura uno de los asaltos más duros de la larga guerra por la hegemonía dentro del nacionalismo catalán.

El terror de ERC

Las encuestas también indican que los catalanes partidarios de una negociación para mejorar el autogobierno (62%) triplican a los que insisten en la vía independentista (21,5%). Puigdemont deberá golpear con rapidez en el talón de Aquiles de los republicanosel terror atávico a ser señalados como independentistas templados. ¿Resistirá ERC en la actual línea pragmática de Oriol Junqueras?

En España, no es imaginable que el Congreso apruebe este otoño ni el techo de gasto ni los Presupuestos del Gobierno. La precaria mayoría que aupó a Pedro Sánchez ya no es tal: Puigdemont ha tomado el mando sobre los diputados posconvergentes. Y aunque no fuera así, el pronóstico no variaría. Sánchez deberá decidir entre perder el apresto en una legislatura agónica, trufada de derrotas parlamentarias, o convocar a los ciudadanos en busca de una mayoría suficiente para sacar adelante las propuestas que ha anunciado.

¿Notan cómo vibra el aire este verano?

   

0 Comentarios
cargando