Firmas

Los autores de EL PERIÓDICO en Sant Jordi: una escudería para presumir

  • 19 de los 33 redactores y colaboradores del diario que tienen libro en Sant Jordi comparecen para hacerse una foto de grupo que quita el hipo

  • Repasamos la excelente cosecha libresca de redactores y colaboradores del diario

Empezando por arriba y de izquierda a derecha, Jenn Díaz y Josep Maria Fonalleras; Quim Casas, Albert Soler, Miqui Otero y Juan Soto Ivars; Ana Sánchez, Jordi Bianciotto y Eva Arderius; Rosa Ribas, Guillem Sánchez, Joan Cañete Bayle, Jordi Serrallonga y Olga Merino; Maria Rubert, Pau Arenós, Emma Riverola, Jordi Mercader y Ferran Sendra.

Empezando por arriba y de izquierda a derecha, Jenn Díaz y Josep Maria Fonalleras; Quim Casas, Albert Soler, Miqui Otero y Juan Soto Ivars; Ana Sánchez, Jordi Bianciotto y Eva Arderius; Rosa Ribas, Guillem Sánchez, Joan Cañete Bayle, Jordi Serrallonga y Olga Merino; Maria Rubert, Pau Arenós, Emma Riverola, Jordi Mercader y Ferran Sendra. / Ferran Nadeu

Se lee en minutos

Coloristas pintadas en la calzada a modo de vudú contra el coche al margen, en el cruce de Rocafort con Consell de Cent hay, en sus cuatro chaflanes: una floristería, tres bares, una ferretería, una joyería, una charcutería-vinatería, un concesionario de motos y… un Sandwichez, único establecimiento comercial que nos recuerda, mecachis, que estamos en una gran ciudad empeñada en ser como cualquier otra gran ciudad.

La ferretería se llama Andreu y tiene un rótulo setentero que da más vidilla y sensación de pertenencia que cualquier obra de arte público de Barcelona. Bien es cierto que el arte público es una causa abocada al fracaso (por no hablar de su potencial atracador de las arcas públicas). El rótulo de marras tiene los días contados, dicen en la ferretería, porque no se ajusta a la normativa municipal y con la restauración de la fachada de la finca pues ya no hay tu tía, parece. Razones municipales habrá. Uno menos, de todas maneras, y cada vez más parecida Barcelona a cualquier otra gran ciudad.

Un naturalista a mano

En este cruce de la Nova Esquerra de l’Eixample también hay árboles de Judea (‘Cercis siliquastrum’). Floridos, que por algo es primavera, aunque haga frío. En una horqueta de un árbol de Judea hay un pichón, seguramente caído del nido, intentando trepar para salvar la vida. En media hora estará en medio de una rama, tres palmos más allá de la horqueta inicial; pinta de callejón sin salida, pichón.

De que es un pichón seguramente caído del nido informa el naturalista Jordi Serrallonga; por el plumaje muy blanco el resto pensábamos que era un ejemplar de una especie invasora.

Los periodistas de El Periódico presentan sus novedades en Sant Jordi.

Serrallonga, que en su último y divertidísimo artículo para EL PERIÓDICO confiesa que se ha fisurado la nariz en un "accidente ornitológico" (nada más que decir, léanlo), no pasaba por allí: está en Rocafort con Consell de Cent porque aquí se hace una fotografía de redactores y colaboradores de EL PERIÓDICO que tienen libro vivo en este Sant Jordi a medio gas, pandemia obliga.

Son exactamente 33 los que lo tienen, pero solo han podido asistir 19. Unos ausentes viven en Madrid o el País Vasco, o en Inglaterra, otros tenían citas previas (cita previa: es la vida que nos espera) ineludibles. Como Desirée de Fez, a cuyo inflexible ginecólogo maldecimos por habernos privado de la presencia de la autora de ‘La reina del grito’, un chorro de sol incluso en el más tenebroso de los miedos que analiza en su ensayo autobiográfico. Pero lo primero es lo primero.

Joan Cañete, Jordi Mercader, Juan Soto Ivars y Emma Riverola en la reunión de escritores antes de la foto por Sant Jordi / Ferran Nadeu

Hasta con 14 ausencias la escudería reunida quita el hipo.

A por el premio Vargas Llosa

Hola, Miqui Otero, autor de ‘Simón’, la novela independiente de la temporada, sin duda. Va camino de los 25.000 ejemplares vendidos, cifra nada ‘indie’ y muy justiciera.

Hola, Olga Merino. Ojalá mandes en septiembre desde Guadalajara, México una botella de tequila. Significará que has ganado el IV Premio Bienal de Novela Vargas Llosa. Es Merino una de los 12 finalistas del galardón por ‘La forastera’.

Hola, Rosa Ribas, y bienvenida de nuevo a Barcelona tras años de frío y civilización en Fráncfort, queremos más de los detectives Hernández, ya, aunque acabe de salir ‘Los buenos hijos’, segunda entrega de la adictiva y turbia saga; esto parece ‘Mystic river’ en Sant Andreu.

Hola, Ferran Sendra, seguramente el único tipo en el mundo dispuesto a ir a Canvey Island para documentar fotográficamente el entorno de Dr. Feelgood, solo un episodio de la alianza de territorio y artista que es ‘Rocks on the road’.

Hola, Guillem Sánchez, un periodista capaz de reescribir de pe a pa un libro terminado, tal como suena, porque una de las bastantes víctimas de un malnacido a las que había entrevistado se echó atrás a ultimísima hora. Legítima reculada. Admirable ‘volver a empezar’. El resultado de la reescritura integral es ‘El estafador’. El respeto por los pringados, en este caso pringadas, es lo que hace de Sánchez un periodista de sucesos sin par.

Noticias relacionadas

Hola al resto, que de lo contrario no acabamos.

Una serie de fotos la hace Ferran Nadeu desde un balcón y la otra, desde una escalera que les ceden en la ferretería Andreu. Tienen más recursos estos fotógrafos callejeros que una navaja suiza.