Cambridge Analytica

Washington denuncia a Mark Zuckerberg por permitir el robo de datos de millones de usuarios de Facebook

La Fiscalía del Distrito de Columbia acusa al máximo responsable de la red social de su "participación directa" en la violación de la privacidad de los usuarios, usada en una campaña de manipulación política a favor de Trump

Un centenar de figuras de cartón del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, frente al Capitolio en Washington.

Un centenar de figuras de cartón del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, frente al Capitolio en Washington. / AFP / SAUL LOEB

2
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

El año 2016, la campaña presidencial de Donald Trump contrató los servicios de Cambridge Analytica, una opaca consultoría que robó los datos de hasta 87 millones de usuarios de Facebook para crear perfiles psicológicos y bombardearlos con un alud de propaganda personalizada, un escándalo mayúsculo de manipulación política que, tras destaparse en 2018, puso al gigante de las redes sociales contra las cuerdas. Después de cuatro años de investigaciones, la Fiscalía del Distrito de Columbia, donde se encuentra Washington, ha denunciado al director ejecutivo de la compañía, Mark Zuckerberg, al considerar que tuvo una "participación directa" en la violación de la privacidad de los usuarios.

“Demandamos a Mark Zuckerberg por su papel en las engañosas prácticas de privacidad de Facebook y por su incapacidad para proteger los datos de millones de usuarios”, ha indicado este lunes el fiscal general, Karl Racine, tras presentar la querella contra el magnate tecnológico. En esta, se acusa al mandamás de Meta (la empresa matriz también propietaria de Instagram y WhatsApp) de contribuir al escándalo con una supervisión poco estricta de los datos de los usuarios, así como por ser responsable de acuerdos de privacidad descritos como engañosos.

La decisión del fiscal de incluir a Zuckerberg en la demanda se arrastra desde 2018, cuando su petición de personalizar la acusación fue rechazada como "casi mala fe" por el juez que supervisaba el caso, que estimó que responsabilizar al director ejecutivo de Facebook en el caso no aportaba "más alivio" para las víctimas. Sin embargo, Zuckerberg admitió su responsabilidad personal en la filtración masiva de esos datos. "El error fue mío y lo siento", confesó ante el Senado de Estados Unidos.

La querella señala el "nivel de control sin precedentes" que Zuckerberg tiene sobre Facebook. Y es que, a diferencia de lo que sucede en otras grandes compañías tecnológicas, el empresario controla casi el 60% de las acciones con derecho a voto de la compañía y supervisa todas las grandes decisiones.

Racine, quien ha descrito el caso como "el mayor escándalo de privacidad del consumidor en la historia de la nación", vuelve ahora a la carga. Su demanda ha sido presentada ya ante la Corte Superior del Distrito de Columbia, que decidirá si señala directamente a uno de los hombres más influyentes de las últimas dos décadas.

Sucesión de escándalos

Tras destaparse el escándalo y las malas praxis de Cambridge Analytica, que utilizaba la extorsión con prostitutas para manipular campañas políticas y apoyar a sus clientes, la firma terminó declarándose en bancarrota. Forzada, Facebook terminó reforzando sus políticas de privacidad.

Noticias relacionadas

Sin embargo, el año pasado le estalló otro escándalo en las narices del gigante social cuando una exempleada denunció, aportando documentos internos de la compañía, que se anteponen los beneficios a la seguridad de los usuarios o el daño psicológico que plataformas como Instagram causan en las adolescentes.

Cambridge Analytica fue fundada en 2013 por el empresario Robert Mercer, uno de los principales financieros de políticos republicanos ultraconservadores como Ted Cruz o Ben Carson, candidatos a los que también apoyó con sus tácticas de desinformación. A pesar de que la firma terminó desapareciendo, desde entonces el negocio de la guerra sucia en internet ha proliferado en todo el mundo.