El futuro de Internet

Facebook pasa a llamarse Meta

  • El cambio no afecta a la red social, que mantendrá su nombre, sino a la empresa propietaria de la plataforma y de Instagram o WhatsApp

  • Zuckerberg anuncia una batería de novedades enfocadas a la realidad virtual en medio de un gran escándalo por la toxicidad de la compañía

Mark Zuckerberg presenta Meta, el nuevo nombre para la compañía propietaria de Facebook

Mark Zuckerberg presenta Meta, el nuevo nombre para la compañía propietaria de Facebook / Facebook

3
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

Meta. Ese será el nuevo nombre de Facebook, pero no de la red social, sino de la empresa matriz que también es propietaria de otras plataformas como Instagram, WhatsApp o Messenger.

Así lo ha anunciado este jueves el director ejecutivo y fundador del gigante social, Mark Zuckerberg, en una esperada presentación en la que ha certificado la apuesta de la compañía por el llamado Metaverso. Facebook lleva años trabajando en la investigación y desarrollo de la realidad virtual para crear algo así como un universo paralelo al que conectarnos como si fuese un videojuego.

Facebook inició en 2014 su apuesta por este nuevo mundo digital -que sus promotores pretenden convertir en el futuro de Internet- cuando compró por 2.000 millones de dólares la compañía de realidad virtual Oculus. "Con el tiempo, espero que se nos conozca como una compañía de Metaverso", ha explicado Zuckerberg. El desarrollo de esa visión futurista podría cambiar el rumbo de Silicon Valley en la próxima década.

Al cambio de nombre le acompaña un nuevo logo en forma de símbolo infinito, como pretende ser el Metaverso. Ese anuncio no es casual. Facebook se encuentra inmersa en una de las peores crisis de su historia después que la exingeniera de la plataforma Frances Haugen filtrase al 'Wall Street Journal' cientos de documentos internos que prueban la toxicidad del imperio social de Zuckerberg. Entre esas revelaciones destacan que Instagram acentúa la depresión y el malestar de las adolescentes con su cuerpo, que el algoritmo de Facebook recompensa el contenido más incendiario y polémico, que grupos criminales usan la red social para propagar sus ideas y que durante años su directiva permitió que famosos violasen sus políticas de contenido.

El Facebook del futuro

Sin embargo, el cambio de nombre también remarca la apuesta de Facebook por un futuro que va más allá de las redes sociales. En 2015, Google ya hizo lo mismo y rebautizó como Alphabet la compañía paraguas propietaria del famoso buscador pero también de otras divisiones como Youtube. Para dejar clara esa apuesta, Zuckerberg ha presentado una batería de novedades que incluyen Facebook Horizon, un espacio multijugador donde los usuarios podrán vivir una vida paralela con sus avatares, como pasaba con el videojuego 'Second Life'.

Zuckerberg también ha anunciado Horizon Workrooms, un producto de conferencias virtuales que pretende convertirse en el futuro de un teletrabajo más interconectado y realista, o que Oculus Quest 2, las gafas de realidad virtual desarrolladas por la compañía, está trabajando en una nueva versión del famoso videojuego 'Grand Theft Auto: San Andreas'.

Noticias relacionadas

El Metaverso es más una idea en construcción que no algo concreto. Es como pensar en los teléfonos inteligentes de la actualidad cuando aún usábamos un Nokia 3310. Eso hace que, a pesar de parecer ciencia ficción, pueda tener el potencial de convertirse en una innovación transformadora. Un estudio de Bloomberg ha calculado que esta realidad virtual podría generar un negocio de hasta 800.000 millones de dólares en 2024. El auge del mundo de los videojuegos, en el que ya ha aflorado una potente economía digital, es prueba de ello. Y Facebook va a por todas. Zuckerberg ha explicado que espera que en la próxima década más de 1.000 millones de usuarios den el salto al Metaverso. No son pocos quienes desconfían de que sea una compañía tan señalada por las violaciones de la privacidad como la ahora rebautizada Meta quien gestione el que puede ser el ecosistema del futuro.