"Amenaza para Israel"

Cuando el amor es revolucionario: matrimonios entre mujeres judías y hombres árabes en la Palestina histórica

  • Un nuevo estudio desempolva historias de estas uniones que han sido enterradas durante décadas y de las que las familias se avergüenzan

  • Durante el mandato británico de Palestina, el amor entre una mujer judía y un hombre árabe era un gran "tabú nacional, religioso y social"

Chaia y Emile Tuma con sus hijos

Chaia y Emile Tuma con sus hijos

3
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Un puñado de recortes de periódicos antiguos recogen los últimos rastros de mujeres revolucionarias. Historias de amor e historias de violencia son el relato de vida de las mujeres judías que rompieron con todo. Durante el mandato británico de Palestina, sus matrimonios con hombres árabes eran vistos como una amenaza existencial para el futuro de Israel. "Estas mujeres tuvieron que luchar contra la familia y la sociedad poniendo por delante su felicidad antes que la causa nacional, y lo hicieron", afirma Idit Erez, experta en el tema.

Chaia Karberg era una joven judía que venía de su kibbutz a enseñar danza a jóvenes árabes en las oficinas del Partido Comunista. Cuando el periodista palestino Emile Tuma la vio, quedó prendado de la artista. Pero Chaia se marchó a servir en el ejército, donde se casó con un joven judío. Dos años después, se divorció para volver a ese amor que bebía de compartir unas mismas ideas. Emile y Chaia pasaron diez años juntos antes de ser los Tuma. "Se amaron el uno a la otra hasta el final", cuenta Erez a EL PERIÓDICO.

"Quiero estar cerca de mi Emil", repetía a menudo Chaia. Su historia es solo una entre las 2.000 vidas condicionadas por uniones que no debían ser. "Como única investigadora del fenómeno, he descubierto que no hay registros sobre el total de mujeres judías que mantuvieron relaciones con hombres árabes", lamenta Erez. Involucrarse con la población autóctona tuvo graves consecuencias para estas jóvenes que, a menudo, habían emigrado recientemente a la Palestina colonial

Tabú religioso, social y nacional

Los archivos de las organizaciones clandestinas pre-estatales judías recogen registros de la vigilancia a la que estaban sometidas estas mujeres. "Si era adulta, directamente era sospechosa de ser una traidora y muchas fueron duramente castigadas por estos grupos", explica Erez. El "tabú religioso, social y nacional" de su relación impregnó cada aspecto de sus vidas en la primera mitad del siglo XX. 

Sus familias cortaron cualquier tipo de contacto con ellas y en algunos casos muy extremos, los hermanos mataban a sus hermanas por haberse ido con un árabe. "Pagaron por sus relaciones con la vergüenza y el estigma hasta el día de hoy", denuncia la investigadora. Solo una de las decenas de familias conocidas aceptó hablar con Erez para su estudio sobre los "caminos espinosos del amor" en la Palestina histórica. "Hay una mancha en estas familias", explica. 

"Feministas inconscientes"

Pero no todas estas historias venían del amor. Algunas de estas relaciones se basaban en el negocio sexual ya que se daban entre hombres árabes y prostitutas judías. En otros casos, el vínculo se construía a partir del secuestro de niñas judías menores de 12 años para casarse con ellas tras un par de años. Los periódicos hebreos recogen historias de rabinos topándose con estas mujeres en campos de refugiados en Jordania, el Líbano o Cisjordania y devolviéndolas a su familia en el ya consolidado estado de Israel. 

"Estas mujeres eran feministas inconscientes de alguna manera porque no les importaba lo que la sociedad creyera", reconoce Erez. Jóvenes y de distintas clases sociales, estas mujeres judías se creían con el derecho de escoger con quien casarse y escapar del imaginario hebreo que las quería sometidas a la identidad nacional. Erez ha desempolvado viejos archivos para desenterrar sus historias. Sus voces llevan décadas acalladas ya que no dejaron ningún tipo de memorias de esta vida de ostracismo y rechazo

¿Y las mujeres árabes?

Noticias relacionadas

A su vez, apenas hay relatos de las otras mujeres enamorándose de los otros hombres. "No era posible que una árabe estuviera con un judío ya que durante esos tiempos, las mujeres árabes se quedaban en casa bajo control de sus familiares varones en un hogar muy conservador y patriarcal", declara Erez. Estas uniones ponían en grave riesgo la vida de ellas. Si de las judías, con su futuro nacional victorioso, no han llegado apenas testimonios, ¿cómo confiar en que algunas árabes no amaron también pese a todo? 

Incluso a día de hoy, la mayoría de las familias mixtas siguen estando compuestas entre hombres árabes y mujeres judías. "No creo que mucho haya cambiado", lamenta Erez. "Claro que hoy tenemos parejas mixtas pero aún así no es fácil involucrarse en una relación de este tipo ya que la sociedad en Israel no lo suele aceptar", añade. A estas parejas les quedan estas historias del amor pese a todo. Del amor como otro camino para la revolución.