Tecnología y manipulación

Engañan a políticos europeos con un vídeo deepfake que se hacía pasar por un opositor ruso

  • Varios eurodiputados denuncian haber participado en una videollamada manipulada y acusan al Kremlin de estar detrás

Imagen del opositor ruso Leonid Volkov y de su supuesta manipulación digital

Imagen del opositor ruso Leonid Volkov y de su supuesta manipulación digital / Twitter

Se lee en minutos

La semana pasada un grupo de eurodiputados recibieron en sus correos electrónicos una citación para conectarse a una videollamada con Leonid Volkov, político ruso y jefe de campaña del encarcelado líder opositor Alekséi Navalny. No fue hasta después de su charla política cuando se dieron cuenta que no habían hablado con Volkov, sino con un ‘deepfake’, un vídeo manipulado digitalmente que suplantaba su identidad.

Los propios eurodiputados afectados lo denunciaron en sus cuentas de Twitter. “El Kremlin de Putin es tan débil y tiene tanto miedo de Navalny que están llevando a cabo reuniones falsas para desacreditar su equipo”, explicó el conservador británico Tom Tugendhat. El letón Richard Kols, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores y miembro del partido ultraderechista Alianza Nacional, también aseguró haber ser víctima del ataque y difundió una imagen del supuesto vídeo manipulado.

Tugendhat explicó que durante la videollamada hablaron sobre el encarcelamiento de políticos y activistas opositores al Moscú de Vladímir Putin así como de la anexión rusa de Crimea. Volkov aseguró que detrás de este engaño estaban Vladimir Kuznetsov and Alexei Stolyarov, un duo cómico conocido como Vovan y Lexus que desde hace años realizan distintos tipos de bromas telefónicas en los que se hacen pasar por otras personas. Entre sus célebres objetivos han estado Elton John, Juan Guaidó o el Príncipe Harry de Inglaterra. Sus críticos apuntan que podrían estar vinculados a los servicios secretos rusos.

Acusan al Kremlin

Noticias relacionadas

Sin embargo, unos días después Volkov aseguró que más que una broma la videollamada en cuestión era una técnica de Putin para desacreditar a los europarlamentarios críticos con el Kremlin. “Estamos hablando de empleados bien pagados del Gobierno ruso. Es más serio de lo que parece”, explicó al diario neerlandés VOS. Sin embargo, no aportó pruebas de que se trate de una estrategia de guerra psicológica y de desinformación rusa.

Los ‘deepfakes’ son vídeos manipulados que utilizan sistemas de Inteligencia Artificial (IA) para poder suplantar la identidad de otras personas. Ese software utiliza imágenes anteriores de la víctima para poder recrear su rostro. En los últimos años han crecido las aplicaciones móviles que, de forma más o menos elaborada, realizan esas manipulaciones. La mala calidad de la videollamada y la poca preparación técnica de los eurodiputados podría explicar el engaño. Aunque se ha alertado del uso de ‘deepfakes’ para la manipulación política, actualmente su principal amenaza y daño social está en su uso para la pornografía no consentida y el acoso.