21 sep 2020

Ir a contenido

ALARMA EN LÍBANO

Gran incendio entre las ruinas del puerto de Beirut

Las llamas han consumido gran parte del espacio donde se estaba llevando a cabo la investigación sobre la explosión del cuatro de agosto

El fuego en el almacén de la Cruz Roja donde había alimentos y aceites pone en riesgo su operación humanitaria

Andrea López-Tomàs

Varias columnas de humo negro se elevan sobre el puerto de Beirut tras declararse este jueves un incendio en el lugar donde hace poco más de un mes tuvo lugar la devastadora explosión que acabó con la vida de al menos 190 personas y que dejó más de 6.000 heridos. / EFE VÍDEO

El cielo de Beirut vuelve a teñirse de negro. Un cruel déjà vu a modo de incendio en el puerto de la ciudad alarma a los libaneses un mes después de la explosión que acabó con casi 200 vidas, dejó más de 6.000 heridos y 300.000 personas sin hogar en la capital del Líbano. Llamas de elevada altura y una gran humareda negra han reavivado el trauma vivido el pasado 4 de agosto. Fuentes del Ejército y de defensa civil han declarado que el incendio está bajo control, y que se trataría de un almacén que contiene aceite y neumáticos. Helicópteros militares han estado extinguiendo el fuego en el mismo lugar donde hasta ahora, se estaba llevando a cabo la investigación de la reciente tragedia. 

"¡Abrid las ventanas!", han recomendado en redes sociales los ciudadanos libaneses como recuerdo del trauma vivido por la reciente explosión. Muchos se han refugiados en los pasillos y las habitaciones sin ventanas ya como experimentados en la tarea de salvar sus vidas. Mientras las labores de reconstrucción siguen en las calles contiguas al puerto, la ciudad se enfrenta al segundo incendio de la semana en el lugar de la explosión. La oscura humareda ha cubierto durante todo el jueves el cielo de Beirut ante los ojos atónitos de una población que desea recuperarse a contracorriente. 

"Aún no se ha establecido la magnitud del daño; nuestra operación humanitaria corre el riesgo de verse seriamente interrumpida", ha reconocido el director regional de la Cruz Roja en Oriente Próximo.  Fabrizio Carboni ha declarado que en el lugar del incendio se encontraba un almacén de la organización con miles de paquetes de alimentos y medio millón de litros de aceite. "Ya no es aceptable que errores de este tipo lleven a un incendio de estas dimensiones, especialmente después del desastre causado por el primer fuego", ha dicho el presidente del Líbano, Michel Aoun. Aún no ha aclrado las causas del incendio que podrían ser el sabotaje, un error técnico, otra negligencia o la simple ignorancia.

El director general del puerto, Bassem Al-Qaisim, ha rechazado cualquier implicación directa de las autoridades que controlan la infraestructura portuaria. "Creo que el incendio en el puerto de Beirut fue causado por la ignición de aceites de fritura, pero no sabemos si la causa fue la alta temperatura o un error humano", ha dicho Al-Qaisim, en declaraciones a la televisión 'MTV'. El funcionario ha alegado que el almacén donde se produjo el incendio es privado y que no disponía de servicios de seguridad presentes. Además, también ha confirmado que se estaban llevando a cabo trabajos de construcción en la zona y que las alarmas y los extintores de incendios habían sido destruidos durante la explosión del 4 de agosto. 

Medidas tardías

La ironía que viene caracterizando a la incompetente clase política libanesa ha hecho que Al-Qaisim decidiera anunciar durante la tarde de este jueves, mientras el puerto seguía en llamas, una nueva medida para evitar este tipo de incidentes. "Mañana [el próximo viernes 11 de septiembre], se emitirá una circular dirigida a todos los comerciantes e importadores pidiéndoles que no importen o almacenen materiales o mercancías inflamables que representen una amenaza para la seguridad pública, sin el permiso previo de todas las autoridades competentes", ha anunciado por sus canales oficiales.

Rápidamente los vídeos de la impresionante explosión han empezado a circular por las redes sociales. Las imágenes muestran a trabajadores del puerto escapando de la zona del incendio, donde se está llevando a cabo la investigación por la explosión causada por 2.750 toneladas de nitrato de armonio almacenadas sin las medidas de seguridad adecuadas. Estos recientes incendios llegan la misma semana que se encontraron al menos cuatro toneladas más de la sustancia que provocó la explosión hace un mes.

Desconfianza popular

Ante el desconocimiento de lo que ha ocurrido en la zona, la desconfianza de la población hacia las autoridades sigue creciendo. El presidente del Líbano, Michel Aoun, ha convocado al Consejo Supremo de Defensa a reunirse para discutir el tema del incendio del puerto. Las autoridades libanesas prometieron resultados de la investigación hace quince días y la ciudadanía aún sigue a la espera mientras llevan cuarenta días dedicando todos sus esfuerzos a reconstruir la ciudad. Una ciudad que se ha tenido que enfrentar a sus fantasmas sin haberlos enterrado aún.

Además, el Ejército libanés ha anunciado este jueves que sus unidades han derribado un dron israelí que violaba el espacio áereo del país de los cedros por su frontera sur. Este incidente es el primero en tres semanas cuando Hizbulá alcanzó otra aeronave no tripulada. 

Temas Beirut Líbano