Ir a contenido

decisió militar

EEUU refuerza con misiles su fuerza militar en el Golfo por la crisis con Irán

El Pentágono enviará a la región un busque de guerra con vehículos anfibios y proyectiles Patriot

Ricardo Mir de Francia

El USS Arlington como los misiles fueron solicitados por las tropas desplegadas en Oriente Medio.

El USS Arlington como los misiles fueron solicitados por las tropas desplegadas en Oriente Medio.

Los neoconservadores que pilotaron la política exterior de la Administración Bush, nunca llegaron a consumar sus planes para bombardear Irán, pero con Donald Trump en el poder están teniendo una segunda oportunidad. Finiquitado el período de distensión de la era Obama, Washington sigue dando pasos para provocar una confrontación con el régimen de los ayatolás. Después de haber roto el acuerdo nuclear de forma unilateral, reimpuesto las sanciones y designado a la Guardia Revolucionaria iraní como grupo terrorista, el Pentágono está amasando fuerzas militares en Oriente Próximo. Este sábado se ha anunciado el envío a la región del buque de guerra USS Arlington, provisto con vehículos anfibios, aviones caza y baterías de misiles Patriot. Se unirá al grupo de ataque USS Abraham Lincoln, desplazado recientemente.

Estados Unidos sostiene que estos últimos movimientos de fuerzas navales son puramente “defensivos” y responden al “incremento de la preparación iraní para llevar a cabo operaciones ofensivas” contra los intereses estadounidenses en la región. Sus militares no han especificado en qué consistiría la renovada amenaza iraní, aunque la CNN especula con que podría tratarse del despliegue de misiles de crucero y misiles balísticos de corto alcance en barcos iranís apostados en el Golfo Pérsico, por donde transita una parte significativa del petróleo mundial. Hace unos días, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, quien ya abanderó la línea dura en los años de Bush, envió varias advertencias a Teherán.

“Cualquier ataque sobre los intereses de EEUU o sus aliados será respondido con una fuerza implacable”, dijo Bolton. “EEUU no busca la guerra con el régimen iraní, pero está totalmente preparado para responder a un ataque”. El envió de fuerzas navales al Golfo ha ido acompañado por la llegada de cazabombarderos B-52 con capacidad nuclear a la base militar que el Pentágono tiene en Catar. Los Patriot están diseñados para destruir misiles de corto alcance y de crucero.

Resto de suscriptores

Irán ha respondido negando maniobras inusuales entre sus fuerzas y acusando a EEUU de haberse embarcado en una “guerra psicológica”. La reimposición de las sanciones ha hundido el valor del rial respecto al dólar y ha disparado la inflación, sumiendo a la economía iraní en una nueva crisis. Hace unos días el Gobierno de Hassan Rohaní anunció que suspende algunos de los compromisos adquiridos en el acuerdo nuclear del 2015 y que, hasta ahora, había cumplido escrupulosamente. El órdago busca presionar al resto de suscriptores del acuerdo (Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania) para que encuentren una fórmula que permita a Irán seguir vendiendo petróleo y llevar a cabo transacciones económicas internacionales. Ambas capacidades están en duda por la presión que EE UU está ejerciendo sobre sus aliados europeos para que corten las relaciones con Teherán y se ajusten a su programa de sanciones.