Ir a contenido

TENSIÓN EN ORIENTE PRÓXIMO

Trump señala a Irán como "Estado terrorista" y rompe el acuerdo nuclear

El presidente de los EEUU anuncia la vuelta a las saciones a Teherán

La decisión reaviva la posibilidad de un conflicto directo en la región

Ricardo Mir de Francia

 Donald Trump, en rueda de prensa, en los jardines de la Casa Blanca, este lunes. / Carolyn Kaster (AP)

 Donald Trump, en rueda de prensa, en los jardines de la Casa Blanca, este lunes.
Una decisión que decepcionó a sus aliados en Europa y propinó un nuevo golpe al legado de su predecesor, Barack Obama.

/

El mundo es un poco más inestable desde hace unos minutos. Donald Trump ha anunciado la ruptura del acuerdo nuclear con Irán, una decisión que llevaba mucho tiempo telegrafiándose pese a los intentos europeos de preservar el pacto. El presidente de Estados Unidos ha asegurado que su país reimpondrá las sanciones contra Teherán, una medida que sirve formalmente para acabar con la adhesión al pacto firmado en el 2015 entre Irán y las grandes potencias mundiales tras un largo tira y afloja salpicado de amenazas de guerra. Por más que fuera esperada, la espantada de Trump supone un nuevo golpe al multilateralismo, ahonda la brecha con sus aliados europeos y reaviva la posibilidad de un conflicto directo en Oriente Próximo. El criterio de los halcones en Washington ha acabado imponiéndose. 

De nada han servido las gestiones europeas de las últimas semanas ni las conclusiones de los inspectores de Naciones Unidas, que insisten en que Irán ha cumplido escrupulosamente su parte del pacto, que sirvió para restringir el programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales. “Está claro para mí que no podemos prevenir la bomba nuclear iraní bajo la estructura decadente y podrida del acuerdo actual”, ha dicho Trump en un discurso desde la Casa Blanca en el que ha acusado a la teocracia iraní de ser un “régimen asesino” y “terrorista”. “Estados Unidos ya no hace amenazas vacías. Cuando hago promesas las cumplo”, ha apostillado el líder estadounidense. 

Peligroso unilateralismo

Como ya hizo con el Acuerdo del Clima de París o el tratado Transpacífico de Libre Comercio, Trump prefiere ir por libre, una senda que aleja a EEUU del liderazgo en los foros internacionales y marca una vuelta al peligroso unilateralismo de la Administración Bush. No solo eso. También abre la puerta para que Irán dé por muerto el acuerdo y decida reanudar el proyecto secreto que mantuvo hasta 2003 para desarrollar armas atómicas, las mismas que tienen algunos de sus vecinos (Israel, India y Pakistán). Es lo que quieren los sectores más duros en Teherán, que ven en las armas atómicas el único seguro de vida contra el cambio de régimen que los halcones en Washington, Tel Aviv y Riad sueñan con forzar.  

El tono del discurso de Trump ha sido extraordinariamente beligerante y sombrío, por más que no cerrara la puerta a una hipotética renegociación del acuerdo, toda una quimera en estos momentos. “No permitiremos que Irán amenace con destruir las ciudades de EE UU”, ha llegado a decir como si fuera un escenario factible. O que Irán apoya a Al Qaeda, cuando son enemigos encarnizados. Lo más probable, sin embargo, es que suceda lo contrario, es decir, que las sanciones vuelvan a hundir la economía iraní. La Casa Blanca ha anunciado que se reimpondrán las sanciones sobre “sectores críticos” como la energía, el petroquímico y el financiero, medidas que entrarán en vigor en un plazo de entre 90 y 180 días. Trump también ha dejado claro que se castigará a las compañías extranjeras que quieran seguir haciendo negocios con el país asiático, como hace con el bloqueo en Cuba. “Si el régimen continúa con sus aspiraciones nucleares, tendrá mayores problemas de los que nunca ha tenido”, ha dicho a modo de amenaza.

Victoria para Riad y Tel Aviv

La decisión del líder estadounidense es una gran victoria para Israel y Arabia Saudí, dos países que ven amenazada su hegemonía en Oriente Próximo por la ascendencia iraní y llevan años presionando para que se rompa el acuerdo. Ambos quieren ajustar cuentas con Teherán, que ha aprovechado el caos de la invasión estadounidense en Irak para ganar una enorme influencia en la región, principalmente en los países de mayoría chií, pero no solo). Ya no están huérfanos porque los últimos cambios en la Administración Trump han aupado a varios dirigentes partidarios de acabar a la fuerza con el régimen iraní.

El nuevo escenario está llamado también a acelerar la carrera armamentística que se vive en la región, como ha advertido el exsecretario de Estado estadounidense John Kerry, el hombre que negoció el acuerdo cuando Barack Obama mandaba en la Casa Blanca.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.