Ir a contenido

El posible asesinato del periodista Khashoggi erosiona la imagen de Arabia Saudí

La bolsa saudí se desploma hasta el 7% por los temores a un boicot económico internacional liderado por Trump

Mohamed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí. 

Mohamed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí.  / ARCHIVO / AP

El mercado de valores saudí se desplomó este domingo hasta el 7% ante los temores a sanciones de EEUU por la desaparición y posible asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado  del país árabe en Estambul. 

La caída de la bolsa se produce después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, advirtiese de un "severo castigo" en caso de que se confirme que el periodista saudí, desaparecido desde el pasado día 2 en Estambul, fue asesinado en el consulado saudí en esa ciudad turca.

Arabia Saudí ha contestado hoy que habrá represalias si resulta sancionada. "El reino asegura que en caso de ser objeto de alguna medida, responderá con mayores acciones", ha dicho una fuente del reino saudí, bajo el anonimato, a la agencia SPA.

El Gobierno saudí está seriamente salpicado y la comunidad internacional parece dispuesta a ajustar cuentas con un Estado desbocado y que no aplica las cartas internacionales de derechos humanos.

La desaparición del periodista ha conmocionado a gran parte de la comunidad internacional en un momento en el que Arabia Saudí se prepara también para albergar un foro económico, que se desarrollará en el reino entre el 23 y 25 de octubre y es considerado como el 'Davos del desierto'.

Desde hace dos días, varios patrocinadores e invitados han cancelado sus asistencia a la conferencia Future Investment Initiative (Iniciativa de Inversión Futura). Nadie quiere relacionarse con un Estado desacreditado y bajo la sospecha de crímenes institucionalizados.

Boicot internacional 

Entre los ausentes el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, así como otros medios de comunicación que iban a participar, como la cadena estadounidense CNBC, CNN y la agencia de noticias Bloomberg. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, aseveró que mantendrá su viaje al foro económico, aunque dejó claro que se encuentra "horrorizada" por las últimas informaciones de lo que podría haber sucedido.

Los hechos

Khashoggi, columnista del diario estadounidense 'The Washington Post', desapareció el pasado día 2 tras entrar en el consulado saudí en Estambul para recoger unos documentos oficiales necesarios para su boda con su novia turca. Las investigaciones apuntan a que fue asesinado y descuartizado en la propia embajada por agentes gubernamentales. Antiguamente cercano a la monarquía saudí, el periodista se distanció de ella el verano pasado, cuando el actual príncipe heredero, Mohamed bin Salman, ascendió a posiciones de poder.  

Presión interna a Trump

Un grupo de senadores, liderado por el republicano Bob Corker y el demócrata Robert Menéndez, dio el miércoles a Trump un plazo de 120 días para decidir si EEUU debe imponer sanciones contra cualquier funcionario saudí que pueda estar implicado en la desaparición o muerte de Khashoggi.

Venta de armas

Hasta ahora, Trump ha manifestado reticencias a la imposición de sanciones y tampoco se ha mostrado dispuesto a suspender la venta de armas al reino, el mayor cliente de la industria armamentística estadounidense y que, solo en el 2017, acordó la compra de armamento por valor de 18.000 millones de dólares.

Preguntado al respecto, Trump explicó que otros países, como Rusia y China, han tratando de conseguir contratos armamentísticos con Arabia Saudí y argumentó que terminar con ese abundante flujo comercial podría perjudicar a la economía estadounidense. "Están ordenando equipos militares. Todo el mundo quería ese pedido (de Arabia Saudí). Rusia lo quería, China lo quería, nosotros lo queríamos. Y nosotros lo conseguimos, conseguimos todo. Y le diré lo que no queremos (...), no queremos perjudicar al empleo. No queremos perder un pedido como ese", dijo Trump a la periodista que le entrevistaba.

Mohamed bin Salman

El Gobierno saudí niega haber dado la orden de matar a Khashoggi. Pero las sospechas parecen cada vez más fundadas sobre un caso que apunta directamente al actual príncipe heredero, Mohamed bin Salman, en el epicentro de la polémica.

El Ejecutivo turco ha dicho a funcionarios estadounidenses que tiene vídeos y grabaciones de audio que demuestran que Khashoggi fue asesinado en el interior del consulado saudí en Estambul por un equipo de seguridad, que posteriormente desmembró su cuerpo.

El mismo Trump ha reconocido este domingo que las autoridades saudíes podrían estar detrás del crimen. "Se está investigando, se está analizando con mucha fuerza. Y si eso fuera así, estaríamos muy molestos y enojados. Por ahora, ellos lo niegan vehementemente. ¿Podrían ser ellos? Sí", concedió Trump, quien posteriormente aseguró: "En un futuro no muy lejano, creo que sabremos una repuesta".